lunes, 31 de enero de 2011

Al asalto del Khili-Khili, W.E. Bowman

Ficha: W.E. Bowman. Al asalto del Khili-Khili. Editorial Barrabés. Huesca. 2001. 197 páginas. ISBN:84-95744-06-6.

Este fin de semana ha hecho malo y he estado terminando algunas lecturas pendientes. Una de ellas es este curioso libro. Me lo recomendó el amigo Tente. Tiene una historia divertida detrás y todo. El pasado mes de octubre, estuvimos juntos en el Himalaya, los asiduos recordarán sin duda la ya mítica ascensión que llevamos a cabo allí: el Paldor Peak. El caso es que Tente rebautizó a Lucman, nuestro cocinero, con el nombre de Pong y nos explicó que era un personaje de un libro muy divertido.
El libro es este Al asalto del Khili-Khili, "The ascent of the Rum Doodle" en la versión original. Fue escrito en 1957, en plena época de las grandes expediciones nacionales que trataban de conquistar las montañas más altas de la Tierra. Pues bien, basándose en ese contexto el autor narra las peripecias de una cuanto menos singular expedición británica que intenta subir a la ficticia montaña más alta del mundo, el Khili-Khili, que tiene más de 13.000 metros de altura.
El relato sigue la estructura de clásicos como "Annapurna, primer ochomil", de Maurcie Herzog, (que reseñaré por aquí cuando acabe de leerlo, cosa que va para rato porque lo estoy haciendo en francés...) Primero presenta los personajes, luego la larga marcha de aproximación, después la exploración y ascenso de la montaña.
Narrado con fino humor inglés, las situaciones surrealistas se suceden hasta la chorrada final. La lectura es amena y siempre con una sonrisa en la boca, que se convertirá en carcajada a la menor ocasión.
Sólo un pero. El texto está repleto de erratas de imprenta.
Al leerlo, me acordé de este sketch de Monty Python que ya he puesto por aquí, pero que no tengo ningún inconveniente en repetir.



Una risa, ¿eh? Pues con el libro, más risas de este tipo.
Recomendado: Para los que ya hayan leído los clásicos del género, para ver aquellas aventuras desde un punto de vista... distinto y para los que simplemente disfruten con la literatura humorística.
Si no lo tienes y te apetece comprarlo, puedes hacerlo en la página web de Barrabés: Sólo tienes que pinchar aquí.

miércoles, 26 de enero de 2011

Nisios en Ladakh, segunda temporada: En busca del Shyok II

Viene de aquí

Amanece un día más en nuestro periplo por Ladakh. En el plan del día se encontraba como actividad estrella cruzar un turbulento río de aguas gélidas, según nos habían contado... ¿Cómo salvaríamos el obstáculo? En zapatillas, descalzos…sólo recordar otros momentos similares me provocaba escalofríos fulminantes, en una de mis pesadillas recurrentes aparezco cruzando el río Polone otra vez…En éstas estábamos cuando apareció un aldeano muy majete al que no entendíamos nada, pero como nos hacía gestos para que le siguiéramos, lo hicimos. Nos señaló, en un alto, las típicas banderas que indican la presencia de un monasterio. Allí fuimos mientras el hombre, corrió a buscar la llave, según entendimos. Al poco estábamos dentro curioseando entre viejas figuras de Buda.




Nos mostró orgulloso los recovecos del pequeño monasterio. Dejaba en nuestras fotos su aspecto de buena gente. Teníamos que continuar nuestro camino, nos despedimos, comenzamos a caminar y él se quedó contemplando como nos alejábamos siempre con su sonrisa.



Momentos después caminábamos junto al río. No parece que tenga mucho caudal…



Habíamos caminado poco más de un kilómetro cuando nos topamos de bruces con un nutrido rebaño de bharales o corderos azules del Himalaya. Allí estaban tan tranquilos, nos acercamos a ellos fácilmente, tanto que llegamos a sospechar que los zoólogos tienen un serio problema con los colores. Si se enterara Peter Matthiessen de nuestros encuentros con la fauna local…



Una mirada atrás nos muestra el espectacular lugar del que venimos.



Poco a poco el camino se va encajonando.



El terreno era bastante inestable, y el sendero se acercaba algunas veces a la orilla del río, pero los desprendimientos lo cortaban en algunos puntos obligándonos a tomar algo de altura, así, en continuos dientes de sierra, transcurría nuestro día.



Otra vez a la vera del río.



Como veis el paisaje es espectacular. Con una foto, tan árida, el sombrero de Manuel, y teniendo en cuenta que vamos a cruzar un río bravo, cómo no pensar en un western de Howard Hawks!!!



La verdad es que la senda era realmente buena y estaba bastante pisada por las gentes de estos lugares, por ello no me sorprendió en absoluto que justo en el momento de tener que cruzar el río…apareciera un puente.



A los caballos el agua no les llegó a mojar la caña. A nuestra pregunta sobre el peligroso río de temibles rápidos por el que tuvimos que parar el día anterior, le siguió unas risas como respuesta. ¿Supongo que sabíais que había un puente? Más risas… Evidentemente así no hay quién discuta, miremos el paisaje pues…



Volvíamos a tomar altura, y con ella otra perspectiva. Según nuestros mapas, el sendero que discurre por la derecha nos llevaría a la aldea de Shyok.



Teníamos que ascender un pequeño collado, para bajar después al valle de Tangtse en el que se encontraba el pequeño pueblo de Darbuk.



Allí llegaba la carretera por la que Phunchok aparecería unas horas más tarde. Al fondo se distingue un campamento militar. Mallas de pinchos aparecían en las laderas, incluso algún cartel indicaba que se habían retirado minas antipersona (“antipersona” vendrá por quien las pone…). Todo eso nos recordaba que por aquí habían andado a palos Indios, Pakistaníes y Chinos.



La idea de la nueva ruta por las montañas de Shyok era que Sanga pudiera hacer un trekking en el futuro por allí. Pero comenzar un trekking rodeado de militares no nos pareció adecuado. Además las jornadas que estábamos haciendo no llegaban a las tres horas. Nadie sabía que camino teníamos que seguir, ni si los caballos encontrarían pastos con los que alimentarse por el camino. Las cosas no pintaban bien. Nos dimos cuenta de que nuestro caballista cojeaba bastante, se había hecho daño en un pie, eso terminó por aclarar nuestras ideas. Hasta aquí habíamos llegado… en esas apareció Phunchok con su buen humor…



Con los pies metidos en el agua del río y el mapa en las manos, pronto elaboramos el plan alternativo… Volveríamos a Leh en el coche con Phunchok y después de la ducha correspondiente, organizaríamos todo para ir al valle de Markha, para intentar un seismil al que Manuel había puesto el ojo cuando estuvo por ahí subiendo el Stock Kangri, se trata del Kang Yatze así veríamos las posibilidades que tiene la zona. Sólo quedaba celebrar la decisión tomada con unas Kingfisher que nos había traído Phunchok… Abrazos, más risas y despedidas… volvíamos a la carretera, una carretera que nos mostraba unas vistas que hablan por sí solas…



Volveríamos a Leh por el Chang La, pero antes atravesaríamos pequeños collados con sus banderas de oración.



Según nuestros cálculos, los montes del fondo eran nuestro objetivo… Bueno de ahí no se moverán, quién sabe…



Aunque ahora con las posibilidades que nos da el Google Earth, veo que nuestro objetivo estaba más a la izquierda… aún así me gustaba lo que veía.



Cerca del Chang La aparecen los prados de nuevo y con ellos el ganado. Multitud de puntitos blancos.



Encontramos un buen lugar en el que parar y refrescarnos un poco. Como se puede observar por el cartel, es un hotel.



Y llegamos al collado… Borja subió el Kardhung la en moto y se sacó la foto… El Chang la en coche no es lo mismo, pero siempre hubo clases… aún así, ahí va mi foto.



Pero desde el collado, teníamos una buena imagen de nuestro siguiente objetivo, el Kang Yatze, es el monte que se encuentra más a la derecha. Y si nos daba tiempo, miraríamos que se podía hacer en los que se encuentran más a la izquierda.



Teníamos que resolver unas cuestiones en Leh, además de conseguir caballos y demás parafernalia. Pero entre unas cosas y otras nos dio tiempo a bajar un buen trozo del río Zanskar haciendo rafting… experiencia altamente recomendable por lo divertido y las bellezas que guardan sus cañones… No llevé cámara, por tanto pondré una foto bajada de Internet, esperando que no se me enfaden los de la nueva ley de descargas…

lunes, 24 de enero de 2011

Bajo los cielos de Asia, Iñaki Ochoa de Olza

Ficha: Iñaki Ochoa de Olza. Bajo los cielos de Asia. Saga Editorial. Pamplona. 2010. 2ªEdición. 356 páginas. ISBN: 978-84-937704-1-9.

Llevaba tiempo queriendo comprarme este libro y el otro día me lo encontré, por casualidad, en un kiosko de prensa y revistas. No lo dudé. Me lo llevé a casa y en cuanto empecé a leerlo ya no pude parar.
El libro es una recopilación de los escritos del autor, el alpinista navarro Iñaki Ochoa de Olza, quien narra en una sincera y directa primera persona sus expediciones en el Himalaya y el Karakorum (también una en Yosemite) intentando escalar las montañas más altas del Mundo, fiel a su estilo y a su forma de entender el alpinismo y también la vida.
Así, podemos seguirle desde que escalaba con sus amigos, pasando por su etapa copn "Al filo de lo imposible", hasta que se convirtió en uno de los himalayistas más respetados del mundo.
Libros en los que un montañero nos cuenta cómo subió a tal o cuál montaña hay muchos. Cualquier clásico del género nos servirá mejor que éste para conocer los pormenores de una ascensión al Everest o al Makalu. "Bajo los cielos de Asia", nos servirá para conocer al extraordinario ser humano que fue Iñaki Ochoa de Olza. Digo fue porque si has llegado hasta aquí por casualidad y no conoces la historia de Iñaki, debes saber que murió en el Annapurna en mayo de 2008 haciendo lo que más e gustaba: subir montañas.
Este magnífico reportaje del programa Informe Robinson es una buena forma de enterarse de lo que pasó. Es la primera de tres partes.


Seguro que si has leído esta reseña y has visto este vídeo, no vas a poder evitar comprarlo. Si no tienes una librería de cabecera, pinchando aquí entrarás en la web de la Editorial Saga, donde encontrarás una mejor reseña sobre el libro y también puedes adquirirlo. Además, una parte de los benefricios va para la Fundación SOS Himalaya, fundada por el propio Iñaki y que ayuda a niños que viven junto a las montañas que tanto amó.

Recomendado: Para los que sigan sin entender por qué subimos montañas. Lo más probable es que después de leer este libro la mayoría continúen sin comprenderlo, pero lo que no podrán evitar es sentirse fascinados por este hombre que subía montañas.

lunes, 17 de enero de 2011

Canal de los Hermanitos buscando el hielo y vuelta al Circo de Hoyamoros: ¡Así se empieza el año!

No sé cuántas veces hemos venido a Hoyamoros. La primera fue hace muuuchos años, allá por 1991 y la última esta otra de diciembre de 2008. El caso es que al empezar la ruta siempre acabamos metidos entre los piornos. Este sábado no iba a ser una excepción y comenzamos cumpliendo con la tradición, que siempre nos ha traído buena suerte aunque no seamos supersticiosos. En esta ocasión The South Face Extreme Nisio Team estaba compuesto por Andrés, Gaspi, Jorgito y un servidor.
Photobucket
Como la idea era hacer la Canal de los Hermanitos, así que intentamos madrugar. De hecho lo hicimos, cuando salía de casa de mi madre, en Salamanca, a las ocho menos cuarto, mi sobrina Uxúe, que tiene tres años, me preguntó: "Pero, ¿a dónde vas?, si es de noche...". Pues va a ser que tiene razón... El caso es que, no sé cómo, cuando empezamos a andar eran las diezy media. Yo tenía unas ganas terribles de ir al monte con mis amigos y caminar feliz mientras en mi cabeza sonaba la música del último disco que me he comprado.

Chet Baker - Time After Time








Photobucket
No tardamos en llegar al Cascanueces...
Photobucket
...y pronto pasamos junto a los meandros del río Cuerpo de Hombre...
Photobucket
...vamos muy a gusto y el día es espléndido aquí arriba mientras al fondo, en Salamanca, la niebla lo cubre todo.
Photobucket
Tras una breve parada para comer un poco de chocolate y ponernos las polainas llegamos al río, buscamos el sitio por donde cruzar...
Photobucket
...y caminamos bajo la imponente mole de Los Hermanitos...
Photobucket
...allá vamos...
Photobucket
...ahora toca sortear los grandes bloques de piedra que jalonan esta parte del valle glaciar...
Photobucket
...esta rampa, bellamente retratada por Andrés, nos permitirá coger altura para colocarnos en la entrada de la canal...
Photobucket
...aunque antes tendremos que flanquear un poco los contrafuertes de la montaña.
Photobucket
Ahora sí. Cambiamos los bastones por los piolets, nos calzamos los crampones,,nos ponemos el casco (bueno, menos yo que me lo he olvidado en casa) y Gaspi se encomienda a sus herramientas antes de tirar para arriba.
Photobucket
Allá va. Así que vamos a darle un poco de ritmo. Esto escuchábamos en la furgo de camino a la Sierra de Béjar.

Ramones - Hey ho, Let´s go








Photobucket
Yo le sigo y detrás vienen Jorgito y Andrés...
Photobucket
...la nieve está perfecta y avanzamos clavando las punteras de nuestros crampones. La pendiente es mantenida, unos 45º...
Photobucket
...aunque si buscas un poco los resaltes la cosa da más juego... vaya, parece que Andrés giró un poquito la cámara aquí...
Photobucket
...pues venga, vamos a hacer unas risas. Ahí está Jorgito, dándolo todo cuando la cosa se puso un poco más pindia, 137º le calculo yo así a ojo... y puestos a reírnos, que no pare la música ni la juerga.
Homenaje a Los Ramones - Los Petersellers








Photobucket
Venga, vamos a poner la cámara bien y a darle al botón de grabar. Aquí va un vídeo.
video
Bueno, que la cosa se pone seria. Gaspi se acerca para asomarse a ese muro de hielo. A ver en qué condiciones está mientras Jorgito le observa...
Photobucket
...se pone a darle y cuando quiero llegar a un sitio cómodo para afotar, ya está el tío saliendo por arriba...
Photobucket
...ahí lo tienes...
Photobucket
...le miro a Andrés y le informo de que Gaspi nos ha hecho la faena, ahora no se puede salir por la vía "normal" porque quedaríamos como gallinas, así que habrá que acercarse al muro de hielo por lo menos para hacer el paripe...
Photobucket
...Pues nada, allá vamos. Me acerco mientras Andrés me retrata y Gaspi observa desde arriba... a ver cómo era esto... parece que el hielo está bueno...
Photobucket
...vaya parece que esto se pone un poco vertical... venga, esas puntas, talones abajo...
Photobucket
...poco a poco... que parece que esto va saliendo...
Photobucket
...y tras un rato con momentos de sufrir y de disfrutar, la cosa tumba un poquito y puedo relajarme un poco. El grito que solté para liberar adrelanina ha desviado la órbita de varios cometas....¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡yupiiiiiiii!!!!!!!!!!!
Photobucket
Un poco más arriba, ya en una posición cómoda, veo a mi hermano Jorgito que ha salido derecho, buscando un corredorcito y currándose un bonito final...
Photobucket
Gaspi, lo grabó con su teléfono móvil, por eso la calidad es la que es. Además, son seis minutos, pero si tienes un rato, merece la pena verlo...
video
Pues nada, ya estamos todos arriba. Sólo falta Andrés, que ha decidido seguir mis pasos en la cascadita de hielo. Pero cuando puedo asomarme a un lugar desde el que tirarle una foto, ya está saliendo del tramo más vertical. Aún así, la foto es espectacular. ¡Jopelines! ¿¿Y por ahí he subido yo??
Photobucket
Embobado sigo haciéndole fotos y él, piti piti, se sale de la huella de Gaspi que seguí yo y tira recto hacia arriba...
Photobucket
...abro un poco el zoom...
Photobucket
...ahora una vertical...
Photobucket
...y ahí está, henchido de orgullo nisio, acude a reunirse con el resto de la tropa...
Photobucket
...foto en el buzón del primer Hermanito...
Photobucket
...y a caminar, a ver quién nos hace sombra hoy... nos apetece darle la vuelta al circo, así que después volveremos de bajada por esa loma nevada de enfrente.
Photobucket
Cambiamos otra vez piolets por bastones y hacia el Torreón.
Photobucket
...es cuestión de veinte minutos...
Photobucket
...Gaspi y Andrés ya llegan...
Photobucket
...y ahí viene también Jorgito, con Extremadura a sus espaldas.
Photobucket
Llegamos al Torreón, la cima más alta de Cáceres y también de Extremadura. Por cierto, que tenemos un poco abandonado nuestro proyecto de 50 provincias-50 montañas. Por aquí también hemos estado unas cuantas veces. Por ejemplo, esta.
Photobucket
La foto de cima es una idea original de Andrés, un auténtico rapsoda de la fotografía.
Photobucket
Mientras comemos, nos deleitamos con las vistas: Gredos y el Almanzor.
Photobucket
Venga, seguimos la marcha, que ya son más de las tres...
Photobucket
...Gaspi y Jorgito salvan este "obstáculo" por esa línea de nieve...
Photobucket
...mientras que Andrés y yo preferimos el clásico Paso del Diablo...
Photobucket
...con su cadena y todo...
Photobucket
Seguimos, ahora perdiendo altura, hasta el collado donde nos asomaremos para ver si se puede hacer otra canal en este lado del circo. El horizonte se redondea con la forma de El Canchal de la Ceja.
Photobucket
Gaspi y Jorgito se asoman al circo y a la provincia de Salamanca que al fondo sigue tapada por la niebla...
Photobucket
...y mientras Jorgito dice que ya tiene bastante canal por hoy, el resto buscamos otro aliciente para acabar bien el día...
Photobucket
...a la derecha se abre esta canal, que Gaspi hace con los bastones. La verdad es que no tiene nada...
Photobucket
...salvo que por la hora que es y la orientación que tiene la nieve ya no está tan bien y caen piedras de hielo de arriba...
Photobucket
...lo mejor, como hace Gaspar, es salir por arriba cuanto antes...
Photobucket
...dicho y hecho, ya estamos de nuevo reunidos. Subimos esta loma...
Photobucket
...y, ahora sí, empezamos el descenso...
Photobucket
...al otro lado del circo vemos los Hermanitos...
Photobucket
...con su canal en medio. Por ahí hemos subido hace unas pocas horas...
Photobucket
...y tirando de zoom , se puede trazar la vía que hizo cada uno. la de Gaspi en rojo, la mía en verde, la de Andrés en azul y la de Jorgito en amarillo, aunque ahora que me fijo creo que salió más a la derecha pero lo tapa la roca... bueno, más o menos.
Photobucket
En fin, que contentos y felices por nuestra pequeña hazaña montañera, seguimos nuestro camino a toda leche, no siendo que en el bar de abajo se queden sin cervezas...
Photobucket
...un rato después ya caminamos de nuevo entre piornos...
Photobucket
.. mientras en sol cae y la nuebla vuelve a serpentear entre los valles...
Photobucket
Ya siento tener que poner otra foto, con lo bonito que hubiera quedado cerrar esto así, pero la de la Mahou es obligada. Nos fuimos al Tolo en Candelario donde ya no ponen porrones de vino. Una pena.
Photobucket
Bueno, que esto es todo. Que esta vez si que he soltado una buena chapa. Aquí está el mapita con el track, que en la canal de Los Hermanitos es un desastre, no sé a lo mejor se perdían los satélites... Por si alguno lo quiere, que una vez en la canal, no hay pérdisa, se sale por arriba, aquí se puede descargar.