jueves, 9 de julio de 2009

El Cuernón de Peña Sagra (2.047m) Ascenso a ciegas, descenso a lo Forrest Gump (Habrá que entrenarse para el Himalaya)

Bueno, pues, como había dejado ya caer por aquí, el 26 de julio un selecto grupo de The South Face Extreme Nisio Team nos vamos al Himalaya, concretamente a la región del Ladakh, en la India. La idea es hacer un trekking para intentar subir una montaña de 6.000 metros que, según nos dicen, no se ha subido nunca. No está mal como alternativa al plan de ir a los Alpes.
Y para variar, éstas son las fechas en las que ni hemos hecho unas sesiones de entrenamiento en condiciones ni nada que se le parezca, así que ayer, miércoles, según salí del curro a las 14,00h me comí un bocadillo en el bar de abajo y tiré hacia Polaciones, con la idea de subir al Cuernón de Peña Sagra, unos mil metros de desnivel.
Con la idea de hacer el entrenamiento en las condiciones más parecidas a las que nos encontraremos allí, la noche antes estuve bebiéndome unas cervezas hasta un poco tarde para garantizarme un buen dolor de cabeza, que si aquía será consecuencia de la resaca, allí será propio de la altitud. Por supuesto, apenas domrí cuatro horas, que por la experiencia vivida en el este invierno en el Atlas será lo más normal. Además, me pasé toda la mañana frente al ordenador lo que me produjo una pertinaz empanada mental. Así, conduje los casi 80 kilómetros hasta el pueblo de San Mamés, antes pasé por este bonito paraje camino de Puentenansa... venga, vamos a poner un poco de música


...y tras pertrecharme con mis nuevos pantalones pirata, que por cierto en esta foto no hacen justicia al culito respingón que me marcan, empecé a caminar. Lo hice a fuerte ritmo desde el primer paso para simular otra de las sensaciones que experimentaré en las alturas himaláyicas: ir todo el día con la lengua fuera.


Mirando hacia los montes de alrededor, todo hacía presagiar que no me libraría de meterme en la niebla, aunque albergaba la esperanza de que, con un poco de suerte, con la altura, sobrepasara las nubes quedando bajo mis pies un bonito mar de idem.



El primer objetivo del entranamiento, conseguido, a los tres minutos ya iba con la lengua fuera. Así que me paré a hacer una foto a estas campanillas de San Juan, cuyo nombre científico ignoro y no me patece andar buscando por la wikipedia.



A pesar de que llevo una buena reseña, bajada como siempre de Mendikat, me parece que la cosa no tendrá mucha pérdida. La ruta que recorreré se conoce como "Las Altas Crestas" que deben andar pr ahí arriba.


El camino, una buena pista, va ganando altura poco a poco. Me viene bien para ir calentando, de momento se va a gusto en camiseta de manga corta.



A derecha e izquierda van apareciendo casas de los ganaderos de la zona. No, no es que haya sobreexpuesto el fondo, es que el cielo, más bien, la nube que lo cubría, era así de blanco.

El camino empieza a descender ligermanete cuando me encuentro esta portilla que franqueo sin problemas. Barajo la posibilidad de hacerlo al estilo Fosbury, pero finalmente me quito la idea de la cabeza, no vayamos a tener una lesión tonta que me impida ir al Himalaya.

Como digo, todos los cruces están perfectamente indicados. La ruta no tiene pérdida.



Yo sigo caminando a buen ritmo hacia el Collado de las Invernillas o Invernaillas, bueno más bien camino hacia la niebla. Me encuentro fuerte, tal vez debería anudarme fuerte un pañuelo al cuello para simular las condicoines de falta de oxígeno... bueno, tal vez más adelante.



En los prados pastan y se recuestan las vacas, tudancas creo que son éstas. Vaya, si estuviera en la India, a lo mejor no me dejaban hacerles fotos...


...pues nada, voy a aprovechar para sacar también unos terneros...


...en homanej al compañero Beltri.

Nuevo cruce y menos mal que está indicado porque yo ya pensaba que era hacia la izquierda...


...pues nada, vamos hacia arriba.



Por fin empiezo a entrar en la niebla...

...que ofrece estampas bonitas...



...pero de película de miedo...


Gracias a los fondos Leader, han colocado aquí este panel que habla de las "estructuras vegetales dominantes", que si acebos, que si abedules... y yo toda la vida pensando que eso eran árboles...

Sigo andando en la niebla. No conozco nada la zona y la visibilidad es muy escasa. Pero el hecho de caminar por pista, la buena señalización y que voy marcando el track con el gps me dan la confianza necesaria para seguir adelante. si no, creo que me hubiera dado la vuelta. Por favor, que mi madre y mi mujer vuelvan a leer este párrafo para que vean lo prudente que soy. Gracias.


Poco después encuentro marcas de GR...



...pero yo sigo hacia arriba, por la pista.


Debido a la humedad ya tengo el pelo, el poco pelo que me queda, empapado. Hace un poco de frío 10 grados pero la sensación térmica es bastante menor. Es el momento de ponerme un forro polar. En la pista me encuentro con estos caballos.



Por fin llego al punto en el que debo abandonar la pista para seguir por un camino. Aquí, una mesa de interpretación me informa sobre las vistas. Como éstas son nulas, habrá que echarle imaginación.


Venga, vamos a por el sendero.


Al principio pierde un poco de altura. Eso me mosquea. Llego a este punto donde sale un sendero más estrecho y parece haber un mojón. Tiro de intuición y sigo por la derecha...


...sin que sirva de precedente, mi intuición es buena, y no tardo en encontrar hitos en el camino. Vamos bien.


Aunque el sendero se medio poierde en ocasiones, no tardo en llegar a un pequeño collado donde sopla un poco el viento.



Me dejaba los ojos para encontrar el siguiente hito por las poco marcadas trazas de sendero. Pero al final, más que nada por la referencia del altímetro, creo que rodeé la Mesa Juncá, "un cerro formado por grandes bloques rocosos", como dice la reseña de Mendikat. El caso es que me planté en este tramo en el que había que empezar a echar las manos y deduje que me estaba acercando al tramo final de la ascensión, donde unos hitos te llevan hasta la trepada final.


Entre las rocas encuentro muchas telas de araña que, con la niebla se llenan de gotitas. A la trigésimocuarta, logro sacar una foto decente.



Los hitos me llevan hasta esta trapada. ¿Será la famosa chimenea que conduce a la cima? No lo creo.. esto no llega ni a grado I...


...el caso es que me enrisco un poco, me desenrisco y, por fin encuentro la chimena buena. Al hacer el paso más curiosillo, el pantalón nuevo me tira de la sisa, ¡vaya hombre! con lo contento que iba yo en plan pirata por la vida.


La trepada no tiene nada y le da un peuqeño aliciente a la excursión. Ahora sólo falta recorrer la cresta con cuidadito... que por ahí debe de estar la cima del Cuernón...


...pues sí. ¡Yupi!

La foto oficial, que podía estar sacada en cualquier sitio, pero apelo a mi trayectoria de honradez en este tipo de cosas. Son casi las siete de la tarde. Al final, he tardado casi tres horas. Bueno, teniendo en cuenta el factor niebla...


En el descenso, me pongo a seguir hitos tratando de no repetir el enriscamiento de la subida, pero en un momento dado...

...pues eso que tiro de experiencia, de sentido de la orientación, le echo un ojo al GPS y... ¡ale hop! Un hito y el sendero. He perdido mucho tiempo y no es precisamente pronto, así que tras recorrer con duidadito el flanqueo de la Mesa Juncá, que es herboso y con algunas rocas lisas y mojaditas...
...cuando llego al sendero bueno, decido correr un poco...


...corro por el bosque...


...corro como hay que hacerlo en estas fechas: detrás del ganado vacuno... o era delante... bueno... ¡que viva San Fermín!



...corro hasta que me entra el flato...


...corro campo a través...


...a veces paro a descansar y a hacer alguna foto de amiguitos de Beltri, les di recuerdos de tu parte, compañero..



...a veces hasta corro cuesta arriba...


...y al final corro hasta el pueblo y hasta el coche.


Como entrenamiento no está nada mal.

Aquí os dejo el mapa de wikiloc y el track, que seguro que si os pilla un día de niebla como a mí os será muy útil.

4 comentarios:

Kunzuilh dijo...

Oye oye, no está mal para un entrenamiento... Pero bueno, esperaremos ansiosos el regreso glorioso del Himalaya y el reportaje extenso de vuestra ascensión!!!

Saludos.

PD: también espero ansioso la continuación de la ascensión al Spantik, que estamos en vilo...

Raúl dijo...

Jajaja, qué bueno, te ha salido muy original ( y muy nisio, como mandan los cánones) el repor.
Mola.
Pasadlo bien por La India, ¡Qué envidia!

Zieft dijo...

Himalaya... que envidia!!!

Por cierto la foto de la tela de araña se sale.

Álvaro dijo...

Una pena lo de la niebla porque las vistas desde arriba son espectaculares con todo el Valle de Polaciones a tus pies. Ya tienes una excusa para volver. Que vaya todo bien por ese 6.000 y a echar muchas fotos.
¡Buen Viaje!