martes, 24 de noviembre de 2009

Circular a Lois o caminando bajo la lluvia.

Últimamente hemos recibido algunas quejas de nuestro pequeño grupo de lectores, nuestras actividades no son tan Nisias como antaño. ¿Quizá el valorado espíritu Nisio se esté perdiendo bajo el peso competitivo que marca la sociedad en la que nos ha tocado vivir? El fin de semana pasado sentimos nuevamente que no era así. Los partes meteorológicos indicaban un altísimo porcentaje de precipitación en toda la Cordillera Cantábrica. Informados de todo esto, pensamos, con sentido común, que lo más lógico era encaminar nuestro pasos hacia la serranía Segoviana. Pero una fuerza interior nos llevó una vez más a mirar hacia el norte, lo llevamos dentro. Así bajo una cortina de agua que nos acompañó casi desde el momento en el que nos subimos a la furgoneta haciéndonos sentir un tanto gilipollas, porque no decirlo, llegamos a Lois. Hacía tiempo que Jorgito y yo (Mr Churches) teníamos ganas de conocer la famosa Catedral de la Montaña, una enorme iglesia de Mármol Rosado cuya construcción data del año 1764, y que, por su grandiosidad y monumentalidad bien merece ese nombre.



Así pensando que llovería todo el rato, o quizá pararía, o bien las lluvias serían más intensas, o puede que disminuyeran convirtiéndose en un pequeño chubasco, o incluso que un golpe de viento se llevara las nubes dejándonos al sol…vamos que analizando el tiempo con el mismo criterio que los expertos bursátiles analizan la bolsa en estos tiempos de crisis, comenzamos nuestra caminata. Pese a la lluvia, el lugar como veis era muy bonito.



Nuestra intención era dar un paseo circular, que pasando por el prado de Demedios y las minas de Llorada nos devolviera a Lois cruzando el collado de Cerezales 1574m. Nada más comenzar la caminata nos topamos con unas vacas que parecían decir “ni en días así nos dejan tranquilas…”



El comienzo del camino sigue el GR 1, una ruta que lleva desde Ampurias a Finisterre, vamos un paseo…en este punto coincide con el viejo camino que lleva desde Lois a Liegos.



Era un día de perros, pero la pista que seguíamos era bastante cómoda, con poco desnivel. A nuestro lado el Arroyo de Llorada dejaba alguna que otra estampa.



Pronto llegamos al prado de Demedios, en el que se encuentra una bifurcación bien marcada, a la derecha la pista que nos llevaría a Liegos (llevo varios meses poniéndole los dientes largos a Picni para hacerla en bici), a la izquierda la pista que lleva a Llorada y Acevedo.



Y llegamos a las abandonadas minas que, parece ser, ya los romanos explotaban en tiempos pretéritos. Como en Llorada el valle se estrecha, el viento aumenta por elementales procesos físicos que no viene al caso explicar. El cubremochilas de Jorgito había desaparecido, nos tocaba volver en su búsqueda y la suerte hizo que diéramos con él. Al volver observamos un cartel y la nueva bifurcación que indicaba el camino hacia Lois, por supuesto era el cartel que estaba en el suelo, pero fácilmente dedujimos que era a la izquierda.



El otro camino, nos llevaría por la collada de Lois hasta Acevedo. Según los carteles, nos quedaban dos horas y media para regresar por el alto de Cerezales, y según los carteles había hora y media hasta allí.



Quizá caminábamos rápido por la lluvia, pero incluso con la búsqueda del cubremochilas no creo que lleváramos tanto rato. A estas alturas ya estábamos lo suficientemente calados como para que nos diera igual mojarnos más, por tanto tiramos hacia el collado de Cerezales.



El hayedo y la lluvia nos daban una bonita imagen otoñal.



El camino entre árboles, se hacía más interesante.



Pronto empezamos a coger altura, aunque la lluvia nos quitaba la visibilidad.



El último tramo de la ascensión se interna en el bosque.



Aquí, como dice el dicho nos mojamos dos veces. Llevábamos bastante rato bajo la incesante lluvia, una vez más se demostró que el gore-tex no tiene nada que hacer frente a un paraguas, estábamos calados.



Una vez alcanzado el collado de Cerezales, el bosque se despeja y una portera nos da acceso al denominado puerto de Llorada, en seguida la pista comienza un descenso hacia el valle del río Dueñas y su pequeña hoz. Aún quedaba cruzar este pequeño puente.



Un camino que sube hacia la derecha nos hace dudar, pero continuamos por la izquierda hacia la estrecha hoz y casi sin darnos cuenta aparecieron los primeros tejados de Lois.



Habíamos completado el recorrido, como dicen los expertos… "sacado unas cuantas horas de actividad", según la guía 4, pero o se me hicieron cortas o yo diría que se hace en menos tiempo. Todavía queda espacio para una foto más…



La catedral de la montaña entre el vaho…Esta foto tiene un significado especial…amigos, creo que es la última que ha podido hacer mi pobre cámara, desde entonces no se ha vuelto a encender, es un momento triste…perdonadme, pero la emoción me embarga…

7 comentarios:

Borja dijo...

Pero, qué pluma tienes bandido!

Borja dijo...

Vale, tras leer mi comentario anterior, formularé mi afirmación de otra manera:
Pero, qué bien escibes amigo!

Cienfuegos dijo...

Bonita mojadura, digo actividad. Y acertada aprecicación, Borja.
Un saludo

Anónimo dijo...

Hola compañero, soy Mari. Anda, mira a ver si consigues que lea tu relato algún fabricante de Gore-tex y te regalan alguna prenda para convencerte de que no, de que no cala, que fué sólo una apreciación errónea.

Pablo dijo...

Que San Venturi te proteja, oh gran fotógafo!

vidal dijo...

Y de paso, que algún fabricante de cámaras fotográficas se apiade y arregle el tremendo vacío que te ha dejado tu pobre cámara!!!... Enhorabuena por la ruta, y por salir con la que caía!!!... No dudeis en hacer la ruta en bici desde Liegos, muy guapa!!!... Saludos Esgalleros!!!

Gordonés dijo...

Muy buena ruta. La PR-51 circular desde Lois la realicé calsualmente el pasado domingo y la verdad es que me lo pasé en grande. Solo le pongo 2 peros. El primero es que justo en los puntos clave (los 2 desvios que hay que tomar) en uno la señal estaba rota (en el suelo, concretamente) y en el otro como bien explicas en el blog de los 3 indicadores justo el que va a Liegos está en el suelo. Pero no tiene pérdida y la intuición montañera hace pensar que si es una circular justo los desvios tienen que estar ahí.
Por cierto... La ruta es mucho más corta de lo que pone. No se tarda 4 horas ni de coña, aunque te pares a hacer numerosas fotos y pares a disfrutar de las vistas. Eso si, más vale que pequen de excesos de horas a no lo contrario.
La ruta merece muy mucho la pena... Aconsejable para la gente que quiere iniciarse en la montaña.
Saludos.