lunes, 12 de marzo de 2012

Monte de la Ermita de la Virgen: bautismo montañeril para la última incorporación nisia

Los lectores habituales habrá tenido un dejà vu al ver la fotografía que abre este reportaje. Pero no, no es un error, ni estamos atrapados en el tiempo y hemos vuelto al 13 de agosto de 2011 cuando ascendimos al monte Cerredo. Es sólo que desde el balcón de casa, además del Cerredo al fondo, también se ve un poco antes la estatua de la Virgen que hay sobre la ermita. Desde que llegamos a vivir a Castro Urdiales, dentro de poco hace ya dos años, tempus fugit, siempre había pensado, sobre todo cuando se ilumina por la noche, que algún día habría que subir allí. Pues bien ese día fue este sábado. Hacía bueno y ya era hora de que Álvaro subiera su primer monte. Y como Bernardo me ha recordado esta canción por la mañana y me viene pintiparada, pues aquí la pongo

 
Así que pidiendo perdón por la escasa calidad de las fotos hechas con el móvil...
Photobucket
...vamos allá. Bajamos hasta la playa de Brazomar...
Photobucket
...y remontamos el río del mismo nombre. Álvaro está dormido hace un rato, éste va a ser un gran nisio, eso sí que es tomarse las cosas con calma, ¡calcadito a su tío Andrés!
Photobucket
Pasamos junto a la fábrica de Lolín, ¡qué anchoas oiga!
Photobucket
Y tras pasar bajo el puente de la autovía tomamos esta carreteruca para subir a la ermita de La Virgen.
Photobucket
La carretera pronto se transforma en pista de cemento que gana en pendiente....
Photobucket
...caminamos a buen ritmo entre eucaliptos...
Photobucket
...y con Álvaro ya despierto y mirando al tendido nos paramos a contemplar las vistas...
Photobucket
...éstas, hacia Castro, con nuestro barrio de Cotolino en primer término, el monte Cueto sobre él y al fondo el rompeolas del superpuerto de Bilbao.
Photobucket
...seguimos la pista hasta que, en este punto, nos encontramos con unos pastores que nos dijeron que nos habíamos pasado el desvío hacia la ermita. Nos tocaba desandar el camino... Fue entonces, al darnos la vuelta, cuando, tras sacar esta foto, mientras le explicaba a Álvaro lo que era una vaca me miró con una cara como la del niño del anuncio aqule del Atlético de Madrid, así como diciéndome: -"Papá, ¿por qué somos nisios?".
-"Hay cosas en este mundo que no se pueden explicar, cuando seas mayor lo entenderás", le constesté.
Photobucket
Ya en el camino bueno, echamos la vista atrás, hacia la autovía y el monte Santullán a la derecha...
Photobucket
...y Raquel nos saca a nosotros en las últimas rampas...
Photobucket
...bueno, las penúltimas, que las últimas son éstas...
Photobucket
...nada, que ya estamos arriba.
Photobucket
Las vistas sobre Castro urdiales eran como preveíamos, perfectas.
Photobucket
Un poco de zoom y vemos la iglesia, el castillo-faro y el puerto donde a esta hora la gente se toma la caña y las rabas...
Photobucket
...y antes de bajar nos hacemos la foto oficial para The South Face Extreme Nisio Team, que ya tiene un nuevo miembro de manera oficial. Dentro de poco éste y su primo Mateo nos abrirán las vías de escalada... y si no ¡al tiempo!
Photobucket

4 comentarios:

Vidal dijo...

Aupa esa familia Nisia!!!... una elección inmejorable para una "primera", si señores!!!... abrazos y besos de la familia esgallera nisia!!! =D...

SARITA dijo...

Felicidades por ese bautizo montañero!! Espero que ésta sea la primera cima de muchas para el peque de la casa... por cierto, no te imaginas la morriña que me ha entrado al ver las fotos...

Un fuerte abrazo para los tres!!

sherpa dijo...

Bienvenido al mundo ese nuevo nisio...aunque más mérito tiene el porteador, de buena tinta se lo que se sufre con el invento.
Saludos.

Cienfuegos dijo...

La muestra palpable de que el verdadero nisio no se hace. Se nace. Curiosa tambien la evolución del padre montañero. Primero llevamos la mochila a la espalda. Después la llevamos delante. Yo también he pasado por esa etapa. Verás como se ensancha tu orgulo paterno cuando el crío suba por sus propios medios su primera montaña (que dará igual si tiene 30 o 3000 metros, eso será lo de menos). Enhorabuena papis.
Un saludo