sábado, 24 de noviembre de 2007

¡Ya llegó la nieve! Estreno en el Valdecebollas

Bueno, pues con este repor declaro oficialmente inaugurada la temporada invernal. Los partes meteorológicos anunciaban nieve para el fin de semana y como el mono era muy grande, nos fuimos hacia el Norte. El Sr. Navarro y un servidor salimos de Palencia pasadas las siete de la mañana con la intención de ir a la zona del Valdecebollas, en la vertiente palentina de lo que sería la estación de esquí de Alto Campoo, en Cantabria.
Llegando a Barruelo de Santullán caía aguanieve y las nubes cerraban el cielo. En Brañosera ya estaba nevando y cuando cogimos el desvío en dirección al Golobar aquello ya era una nevada en condiciones. Tanto, que el coche de Navarro se puso a patinar en una pendiente y después de quemar rueda un rato decidimos dejar el vehículo a un lado y empezar a andar desde allí y a ver hasta dónde llegábamos.
El reportaje de esta jornada está basado sobre todo en vídeos, ya que las condiciones no eran las mejores para la fotografía, pero en cambio, una pequeña película da una mejor idea de la ventisca en la que nos metimos. Por esto mismo tampoco pongo un clip de música, mejor escuchar el viento.

Total, que empezamos a andar siguiendo la carretera. Tiempo teníamos y en caso de que la cosa se pusiera muy mal, la bajada tampoco tenía pérdida. Así, fuimos caminando a buen ritmo contra la ventisca para entrar en calor. Y la verdad es que entramos en calor. Bueno, menos un pequeño apéndice de mi cuerpo que empezaba a dolerme del frío. No, no era un dedo. No, tampoco era la nariz. Era el cirulo. Sí amigos qué dolor en la punta del pijo. Hasta llegué a plantearme darme la vuelta en ese instante. Vale que uno pueda perder una falange del dedo meñique izquierdo para conseguir la Norte del K-2 en solitario, pero perder unos centímeros de pene por un paseo a ninguna parte... ¡ni harto a petit suisses!

Bueno, tras practicarme un suave y casto masaje, la cosa fue a mejor y llegamos hasta el refugio de La Collada. Emblemático lugar de la zona famoso por sus alubias blancas y su chuletón de potro, entre otros manjares.

Como decía Forrest, Forrest Gump, ya que habíamos llegado hasta allí, decidimos continuar hacia el refugio de El Golobar. La nevada era ahora intensa, pero la zona estaba protegida del viento y se caminaba muy a gusto.
No tardamos en llegar al lugar en el que un desprendimiento cortó la carretera hace... hace... hace mucho tiempo. Y así seguirá hasta que la autoridad competente decida arreglarlo.
En unos tres cuartos de hora desde La Collada llegamos a ese sin par monumento a la incompetencia, la idocia y la mediocridad de nuestros políticos que es el refugio de El Golobar. A un iluminado se le ocurrió hacer aquí una estación de esquí y se hizo un bonito proyecto. Comenzó a levantarse el chalet para cafetería y demás servicios y poco después se dieron cuenta de que en esta zona, orientada hacia el Sur, efectivamente cae nieve, pero se va en dos días. Total, que la obra se dejó a medias y se dejó ir a la ruina sin buscarle otra utilidad. Eso sí, previamente alguien ya se había embolsado su dinero por el proyecto, las obras y demás telares. Como diría Forges: "¡País!"
Al poco abrigo del edificio, comimos algo y nos animamos para seguir en dirección al Valdecebollas. Conozco bien el sitio y a pesar de la niebla no había pérdida, así que salimos diciéndonos aquello de: "Bueno, hasta donde lleguemos".
A medida que ganábamos altura la ventisca se hacía más fuerte. Hasta que, a pocos metros de llegar al collado el viento era más que importante.
Segundos después del vídeo anterior, a unos 2.000 metros de altura, nos dimos la vuelta. Sabia decisión. Pisar estaba cada vez más delicado y la ventisca iba a peor. Al fin y al cabo, habíamos estado subiendo unas tres horitas y habíamos hecho 600 metros de desnivel. Nada mal para el día de perros que nos tocó. Así que, para abajo.
Acabábamos de tomar esta decisión cuando de entre la ventisca aparecieron cuatro tipos, los de la solitaria furgoneta que habían en el aparcamiento de La Collada, que nos dijeron hola y tiraron para abajo con ganas. Nos fuimos detrás intentando no perderlos de vista aunque a veces desaparecían en cuestión de segundos.
La bajada fue rápida y sin contratiempos. Saludamos a Mario, el de La Collada, decidimos dejar la alubiada para otro día, pero al llegar a Aguilar de Campoo nos pasamos por el Cortés donde nos metimos unos huevos fritos como Dios manda entre pecho y espalda, que bien merecidos los teníamos. Y a falta de una foto de la cima, aquí va una foto de la isotónica pitanza.
Y mañana más...

1 comentario:

CésarTardáguila dijo...

Sabia decisión.
Esa bajada la hemos hecho mi "santa" y yo con una niebla que no veíamos a un metro. Impresionante.
La próxima vez teneis donde repostar en nuestra casa de Olleros, donde todos son bien recibidos. (sobre todo los bloguers palentinos)