lunes, 26 de mayo de 2008

Morezón (2.393m) ¿Última invernal de la primavera?

Hacía mucho que no nos acercábamos por el Circo de Gredos. La verdad es que suele haber mucha gente. Sin embargo, este fin de semana las previsiones meteorológicas eran pésimas, pero paradójicamente también óptimas para nosotros. Así nos encontraríamos con poca gente. Dos fines de semana seguidos sin salir al monte y la obligación que tenía de hacer unas fotos de esta zona terminaron de decidirnos.
Así que nos plantamos en la Plataforma, nos pertrechamos y salimos. Para variar, nos habíamos olvidado el mapa en casa, aunque la verdad es que esta zona la conocemos bastante bien. Sin embargo, Mr.Churches le echó un vistazo al panel confiando en que su prodigiosa memoria pudiera ayudarnos en un momento de apuro.
Con calma, sobre todo porque las dos semanas de inactividad y la leve alergia al polen que padezco hacían que me pitara la garganta al poco de comenzar... y el Ventolín en casa.
Por lo menos la mañana iba aguantando. Las nubes eran de lluvia segura, pero mientras aguantara... Allí, al fondo, vimos el Morezón y pensamos que era un buen día para subirlo. Mejor que bajar hasta la laguna y volver...
Andrés, que le ha cogido el gusto a esto de la cámara me hizo esta bonita foto con Los Barrerones al fondo.
Y esta otra cruzando el puente sobre el arroyo de las Pozas...

...y en un rato nos plantamos en el collado. El Almanzor nuestro objetivo fotográfico del día empezaba a taparse, parece que no íbamos a tener suerte.
Efectivamente, las nubes venían con ganas y pronto empezaron a envolver todo el circo. Muy bonito, la verdad.
Hacia el Morezón, parecía que no entraba tanto la nube y, tal y como habíamos planeado unos minutos antes. Cogimos el camino que lleva al Refugio del Rey y, según caminábamos, lo vimos claro, en lugar de seguir el sendero hasta ganar el cordal, ¿por qué no subir por ahí? Sí, hombre, sí, por esa pala de nieve... seguro que echamos un buen rato... cómo que ¿cuál?...
¡Esa de ahí!
Y para allá que nos fuimos. En ese momento y para darle un toque épico a la jornada empezó a nevar... peor a nevar de verdad... Pues nada, ¡que nieve, que nieve! La verdad es que no hacía frío y con las prendas de Goretex íbamos tan felices.

En un ratín nos plantamos bajo la pala de nieve y paramos a comer un poco de chocolate y a calzarnos las botas de plástico.

La nevada iba y venía. Ahora había parado un poco y para allá que nos íbamos...
...turnándonos a la hora de abrir huella. Volvía a nevar.
Y allí teníamos la parte final de esta corta pero, como pronto se podrá comprobar, divertida ascensión.
Otra vez un servidor de primero...

...y luego, otra vez Andrés...
En la salida, la cosa se ponía pindia y tuvimos que cambiar un bastón por el piolet.
La verdad es que entre la ventisca y la pendiente que iba creciendo, la cosa tenía su ambientillo.

Mr.Churches seguía abriendo huella. Lo hizo sin crampones porque la nieve se pisaba bien.
Yo, detrás, prefería ponérmelos, no me costaba nada y me iba a dar mayor seguridad.

Allá voy.

Desde arriba, Andrés me hizo un auténtico book de fotos...
...pero es que la situación lo merecía...

...incluso un bonito "vidrio"...

...hasta la salida. Como decía la canción: "¡Nunca olvidaremos lo que disfrutemos y lo bien que lo pasemos!"
Además, parecía que la nevada nos daba una tregua...
...y podíamos ver el cielo. Con un poco de suerte, abría un poco más al llegar al Morezón y podríamos contemplar una de las vistas más bonitas de la Sierra de Gredos...
...pero nada, no tardó en meterse otra vez el marrón mientras nosotros seguíamos el cordal hacia la cumbre.
Ahí estamos. Con el banderín de nuestro patrocinador y, aunque no se aprecia bien, con una estampa de María Auxiliadora que Andrés llevaba en la cartera. Su festividad se celebraba ese mismo día, 24 de mayo, y nos salió la vena de antiguos alumnos de los Salesianos donde esta advocación es muy venerada.
En el vídeo de cima se aprecia bien, la huella que la educación salesiana dejó en nosotros.

Y cantando a dos voces el himno del colegio, que reza: "¡Salve Don Bosco santo, joooooooooven de cooooraaaaaazóóóóón...!!!" iniciamos el descenso entre la niebla. Aunque no se veía mucho y a pesar de perder varias veces los mojones, nunca nos desorientamos...

Eso sí, en un día de tan intensa actividad, decidimos completar la jornada practicando una de nuestras especialidades y que, últimamente, teníamos un poco abandonada. Con un poco de suerte todavía nos clasificamos para el próximo Campeonato del Mundo de Escobing... No tardamos en llegar al camino del puerto de Candeleda, ahora ya bajo una fina pero persistente lluvia...

...y un poco más tarde ya estábamos de nuevo en el camino empedrado que nos llevaría hasta la plataforma.
No tengo foto del momento Mahou de la jornada, pero he de decir que se completó con un momento jamón ibérico realmente antológico.

6 comentarios:

ldiegoes dijo...

Yo suelo llamarlo "hacer piorning", pero claro eso es cuando llegan los piornos a la altura del pecho o por encima de la cabeza.

Divertida descripción de una de las rutas más famosas de gredos.

Seguro que Verto(SC) os vería desde el Ameal de Pablo.

jefoce dijo...

Eres un genio Borja, me lo paso teta con tus reportajes.

Luis dijo...

Felicidades por la ascensión. Me ha hecho mucha gracia lo de los salesianos, xk yo tambien salgo de alli. Y igual que a ti mi pasion x la montaña me nacio gracias a ese colegio, que organiza campamentos en pirineos todos los veranos.

Un saludo y felices ascensiones.

Carlos dijo...

Muy bueno, sigues dandole a la nieve como sea. Buena actividad, curiosa de realizar al menos en Mayo.

A ese picacho tengolo yo cazado para el snow...tendra que esperar el año que viene.

Hasta elproximo reportaje!

Fernando GS dijo...

Joer, que chulo...

En verano subí por una canal cortita que hay a la izquierda de la que hicisteis vosotros, creo que por donde iba antes el camino del rey (o eso es lo que buscabamos), y me fíje en la canal por la que subísteis vosotros, pero joer... No me pareció tan vertical.

¿No visteis una salida alternativa menos pollúa?

Borja dijo...

Antes que nada, gracias a todos por esos inmerecidos comentarios. Entre todos vais a conseguir que mi ego se hipertrofie.
En fin.
Fernando: Si que se ponía un poco pindio al final, sí, pero tampoco era complicado. Otra opción era seguir la canal de frente, sin hacer el giro a la derecha, que parecía más sencillo, menos empinado vamos.