martes, 14 de diciembre de 2010

Un verano en Madrid I. La Maliciosa 2.227 metros, desde el Collado de QuebrantaHerraduras..

Madrid, Madrid, Madrid canta el famoso chotis que algunos atribuyen a Agustín Lara y otros últimamente no. Por el sabor que tienen tus verbenas, dice, por tantas cosas buenas…y como a Gaspar y a mi (Mr Churches) este verano no nos quedaba otra opción que pasarlo en la gran ciudad, decidimos disfrutar tanto de sus verbenas como de esas otras cosas buenas…entre ellas la sierra madrileña, bastante desconocida para nosotros ya que tenemos tendencia de ir siempre al norte, quizá para no perderlo, no lo sé. Como cantaban Cannet Heat o el mismísimo Willie Nelson, entre otros, nos gusta estar “en la carretera otra vez” y La Maliciosa se ve esbelta desde la A6 por eso rápidamente se convirtió en un objetivo que repetimos por varias rutas, hoy será desde el collado de Quebrantaherraduras es decir su cara Este. Fernando, gran conocedor de la sierra y sus nombres, nos dio unas indicaciones para llevar a cabo la ascensión con éxito…Así justo después de comer pudimos disfrutar de un clásico de Madrid y que puede ser una de sus cosas buenas siempre que te gusten los atascos…Total que al final nos plantamos en el collado a las 17:30…no son horas, pero como todo es relativo, salimos hacia nuestro destino…La parte buena de salir tan tarde es que evitamos un poco el calor, cosa importante en este caso ya que no llevábamos agua y en el camino, importante dato, no hay una sola fuente (bueno había una nada más salir, Fuente de la Culebra, pero estaba seca)…más ricas nos sabrán las cervezas después…Al poco de salir, ya teníamos una espectacular vista de la Pedriza con el Yelmo y sus compinches.



La senda discurre tranquilamente entre pinos y marcas amarillas, estamos en la PR-M16.



Atravesamos diversos parajes, algún sector de escalada en el que nos dejamos las yemas algún que otro día, y llegamos a una pista. Las marcas amarillas nos indican que tenemos que seguir directos, por el cortafuegos. Aprovechando el descanso, la vista atrás nos vuelve a mostrar el Yelmo.



El cortafuegos comienza pindio y aunque el sol pega, el aire hace que sea bastante llevadero.



Después de unos metros de ascensión, el sendero da un giro brusco a la derecha. Como nosotros vamos haciendo el mono junto a un muro de piedra, seguimos rectos hacia la cuerda…El camino no tiene pérdida, pero estando nosotros por medio eso es mucho decir…Al rato ya estamos bosque a través…



En los claros aprovechamos para mirar la Pedriza



Al poco llegamos al cordal y allí encontramos un sendero. Como sabemos distinguir los colores y este lleva marcas rojas, deducimos sabiamente que no es el mismo camino…Lo comprobamos empíricamente en el descenso. Llevamos ahora el camino que recorre la Cuerda de los Porrones.



El camino es sencillo y ya divisamos al fondo la Maliciosa. De vez en cuando trepábamos a estos “porrones”



No nos hemos encontrado a nadie en todo el camino, quizá por ello nos topamos de pronto con un nutrido rebaño de cabras. Una de ellas dando saltos acrobáticos, se encarama a una roca para verse rodeada por el avance de la civilización.



Nosotros continuamos nuestro camino hacia la Maliciosa Baja.



Nubes altas refrescan el ambiente. Se va haciendo tarde y la Maliciosa no queda cerca precisamente. Fernando me dijo que llegáramos a la Baja, que sino se nos haría tarde…



Sabemos que vamos a llegar hasta la cima, sabemos también que se nos hará de noche…es lo que tiene la experiencia, Gaspar examina los posibles cobijos…



La verdad es que estamos disfrutando de la tarde. Al fondo el Collado de las Vacas 1907m.



Desde el collado, parece que nos vamos a plantar en la cima en unos minutos, pero hay desnivel, según miro en el mapa más de trescientos metros…



Así podemos ver el atardecer desde la cima…No tenemos el pañuelo del Llamas, tampoco tenemos agua…por tanto para abajo sin homologar la cima…



Nos lanzamos al trepidante descenso…



Desde aquí podemos ver, la salida de algunos de los famosos corredores que se forman en invierno…



De momento bajamos rápido.



Ya llegando al collado de las Vacas, con la pista que recorre la pedriza y el embalse de Santillana al fondo.



Más o menos por esta altura a Gaspar se le ocurre que podemos “atrochar” por el bosque…



Y yo me doy la vuelta para sacar una última foto a esta bonita cumbre



Aunque prometimos no contarlo, supongo que con el tiempo que ha pasado la prohibición habrá prescrito. Bajamos a cuchillo a través del bosque, cuando ya teníamos las pantorrillas hechas jirones de las ramas de los pinos, encontramos el sendero bueno. Por supuesto lo bajamos con nocturnidad y sin frontales. La noche era perfecta, tanto que se nos pasó por la cabeza dormir por allí, y evitar así el calor de la capital…Animados por nuestra excelente visión nocturna y la luz del móvil, nos decidimos a bajar recto…y nuestra intuición nos llevó directos al bar de la Pedriza…eran las 10 y poco…aún había bastantes coches y fue fácil que nos subieran al collado de Quebrantaherraduras a buscar el nuestro. Después de cinco horas de pateo rápido, unos 1.100 m de desnivel y sin agua, las Mahous supieron a gloria…ah pero de eso no hay foto…

3 comentarios:

vidal dijo...

¡Buena aventura, si señores!... pero, ¿a quién se le ocurre irse a pasar el verano a Madrid?, eso es Nisio, Nisio, ja, ja, ja!!!... Un abrazo esgallero!!!...

Fallen Angel dijo...

¡Qué gozada esa Mali! Siempre será una de mis cimas madrileñas por excelencia. Le tengo un especial cariño.

¿Cómo andáis esos Extreme Nisio?
A ver si nos vemos pronto, maris jaja

Un abrazote.

ENRIQUEMONTE dijo...

BUENA ASCENSIÓN Y MAS SIN H2O!!!
DIGNA Y EXTREMA AVENTURA DEL TEAM THE SOUTH FACE, ÁNIMO, CAMPEONES.
UN SALUDO MONTAÑERO.