sábado, 5 de mayo de 2007

Hielo Sur, Patagonia. Enero 2005. 4ª Parte: El Paso del Viento

Después de unos ajetreados días por la capital palentina, por fin he sacado un hueco para continuar relatando el paseo que nos dimos por el Campo de Hielo Sur en lo que hasta la recién nacida infanta Sofía conoce ya como
La Vuelta al Hielo Sur con orejas
Nos habíamos quedado en el refugio de la laguna del Refugio, valga la redundancia, después de una jornada agotadora. Pues bien, a la mañana siguiente, calzados ya con la botas de trekking, aunque con las de plástico en la mochila, desandamos parte del camino recorrido el día anterior y tras una no muy larga, pero sí empinada subida, nos asomamos al Paso del Viento. Al otro lado nos esperaban unas vistas magníficas, con el Cerro Solo al fondo. Pero antes de seguir, la última foto con el Campo de Hielo a nuestras espaldas, por donde soplaba un fortísimo viento. El que le puso a este collado el nombre de El Paso del Viento no se estrujó mucho la cabeza, no.
A nuestra izquierda se abrían dos impresionantes glaciares: primero el de Quervain, que presentaba este laberíntico aspecto, repleto de azuladas grietas...

...más abajo, el glaciar Túnel. Hace no mucho los dos glaciares estaban unidos, pero el calentamiento global hizo retroceder tanto al primero que ahora entre ambos ha quedado esta laguna conocida como la del Guanaco. Nosotros caminábamos por la pedregosa pendiente de la derecha. Si podéis ampliar la imagen veréis que los puntitos negros son en realidad personas humanas, con sus orejas y todo.

No tardamos mucho en llegar hasta los pies del glaciar Túnel, el agujero de la parte inferior izquierda de la foto es por donde se cuela el río Túnel, que viene de la laguna del Guanaco y pasa por debajo de toda la masa de hielo.


Poco después nos subimos al glaciar por donde anduvimos en fila india, buscando el camino entre las grietas...

...su superficie estaba tan sucia que no hizo falta ni utilizar crampones, sólo un poco de cuidado.

Tras abandonar el glaciar y comer algo, llegó la parte más divertida de la jornada: franquear el río Túnel por medio de una tirolina.


Pero todavía nos quedaba un buen rato de caminata, bajar hasta la Laguna Toro y rodearla por la parte izquierda hasta llegar al campamento.
Allí, la empresa organizadora del trekking, nos había preparado una pequeña sorpresa, una cena a base de cordero, que supo a gloria bendita después de una semana comiendo pasta, arroz o polenta con la misma salsa antes de meterse en el saco. La sola visión de unas latas de Quilmes llenó nuestros ojos de lágrimas. Después, la ingesta de su contenido en dosis demasiado elevadas nos hizo alcanzar el estado de embriaguez hasta la fase de "Exaltación de la amistad", momento recogido en esta instantánea.

Prudentemente, algunos nos retiramos a tiempo, pero otros llegaron hasta el nivel de "Cánticos regionales"...

... y lo pagaron a la mañana siguiente con un bonito dolor de cabeza que les acompañó durante todo el día. Pero, como decía aquel libro: "...esa es otra historia", que será contada en la quinta y última parte de este folletín digital que ya tiene más adeptos que el en su tiempo afamado culebrón de Cristal.

9 comentarios:

El Guanaco Volador dijo...

Hola Borja

¡¡¡Una caña vuestro paseo!!!

Gracias por compartirlo

JB500 dijo...

me ha encantado vuestra expedicion y simpatizo mucho con tu comentario inical, yo tambien soy de los de cara sur ;-)))
por cierto he sido el visitante numero 1000, birras para celebrarlo
buen blog, muy entretenido y con info interesante, pasare a menudo.
v'sss

El Guanaco Volador dijo...

Hola Borja

Gracias por la visita

Por lo mucho que nos gusta Patagonia te puedo decir que tus fotos son como un regalo y además muy bueno el texto, me encanta tu sentido del humor.

Con permiso una pregunta:

¿Has visto El Grito de Piedra?

Borja dijo...

Estimdo compañero Guanaco:
Al final me vas a hacer sonrojar, pero, en cualquier caso, se agradecen los cumplidos.

Y, contestando a tu pregunta: no, no he visto el Grito de Piedra, cuando estuve por allí, sí que me habló alñgún compañero de ella, a la vuelta la busqué un tiempo, pero luego se me olvidó, pero ahora que me lo recuerdas, lo mismo la busco en Emule.

Gracias.

Patagonialink dijo...

"Los verdaderos montañeros suben por la cara norte, la cara sur está reservada para los torpes como yo..."
Error estimado Borja. Hay muchísimas sur que son un desafío permanente a la voluntad de espíritu humano. Sin ir más lejos... la Sur del Aconcagua.
Una vez más gracias por tú blog y las espectaculares imágenes. No es facíl obtener imagenes como la del Cordón Adela... Si el clima nos acompaña, bien... pero no es habitual. Por lo mismote solicito autorización para usar esa foto.
Y para los que ya colgamos la botas, dos paginas maravillosas para soñar o recordar tiempos maravillosos.
http://www.tecpetrol.com/patagonicos/default.htm
http://www.andeshandbook.cl/
Sigan adelante... que el camino al exito está plagado de unos cuantos fracasos.
Saludos y felicitaciones

Borja dijo...

Hola patagonialink:
Ya sé que hay muchas caras sur que son la leche de difíciles, el tema era hacer unas risas con el slogan de la marca The North Face, que sólo patrocina a los montañeros más profesionales y como yo soy todo lo contrario...

Claro que puedes pillar la foto, lomúnico que no creo que esté a mucha resolución. Si quieres un con más calidad, me la pides y te la mando por e-mail al módico precio de que si alguna vez vuelvo por allí te invites a una cerveza.
Un saludo, compañero.

Patagonialink dijo...

Gracias Borja... Lo de la cerveza me parece un valor marginal...La foto esta bien así, es bastante mejor que las nubes que logre fotografías hace algunos años...
Si quieres información sobre cerros de Chile, escribe a ruma1255@gmail.com
Después de 20 años subiendo cerros, con alguna información podré ayudarte si regresas.
Un abrazo fraterno..

Matvi. dijo...

Gracias por la magníficas fotografías y un ameno relato. Envidio la juventud de ustedes, que aún pueden hacer todo eso. Yo anduve también muchos senderos, y te garantizo, lo mejor que atesorarás son los recuerdos y las amistades.

Sr. Antolin dijo...

Estimado Sr. Domínguez. Le transmito que he votado favorablemente a la aparición en este blog de imágenes femeninas que completen las de tipos duros y ¿altas? montañas. Por otro lado, me gustaría saber si conoce usted algún juego para la Wii en el que yo desde el salón de mi casa pueda emular sus recorridos y gestas por las cumbres del Cerrato palentino. Por último, voy a hacerle una propuesta. Consideraré abonar unas consumiciones a los expedicionarios si en su siguiente cumbre muestran el cartel que al correo electrónico le remito. Espero de corazón que la campaña electoral palentina no acabe con su paciencia. Agur!