lunes, 16 de febrero de 2009

Expedición Ramafloja al Atlas: Prólogo

Cuando Antonio José Pereda se puso en contacto conmigo para invitarme a sumarme a la Expedición Ramafloja 2009 con destino al Atlas, no me lo pensé dos veces. Dije que sí. Más conocido como Pere, su reputación dentro de The South Face Extreme Nisio Team ha quedado demostrada ya en ascensiones como la de San Millán y La Polinosa. A través del correo electrónico fui conociendo al resto de la tropa que, como se verá más adelante bien podría competir en lo tocante a organización con el ejército de Pancho Villa. Las referencias no eran malas, los hermanos Zuazo, Pablo y Juan, han recorrido medio mundo en bicicleta desde Rumanía hasta China; Edu Frías lleva el alpinismo en la sangre, su padre realizó ascensiones como la del Cervino allá por la época de los piolets de metro veinte y Aritz Orruño es todo un mendizale euskaldun cuyo currículum montañero sólo es superado por un pasado dedicado a los explosivos y el vandalismo en campamentos juveniles.
En fin, que el plan era una expedición autónoma con tiendas de campaña y esas cosas y comida para unos diez días, que eran los que pensaban quedarse por allí arriba descubriendo los inhóspitos valles del Gran Atlas y ascendiendo a sus principales cumbres. Yo que tenía menos días disponibles me volvería antes.
Ambicioso proyecto, pensé para mí, estaría un nisio como yo a la altura de tan aguerrida propuesta montañera. No tardé en descubrir que el espíritu ramaflojista no dista mucho del nisio way of life. De hecho fue en el mismo aeropuerto de barajas, donde quedamos para coger el avión a Marrakech donde me di cuenta de que encajaría perfectamente en el grupo. Pere y yo esperábamos al resto del grupo. De pronto un grito precede a la aparción de Edu cabalgando sobre uno de los carritos para las maletas. Acto seguido, el carrito frena en seco, Edu se cae y cuando nos acercamos comprobamos que, al hacer su entrada triunfal en la terminal, una rueda pillo una de las cinchas de su mochila y rasgó una de las costuras. Empezamos bien.
En la foto que nos hizo Libertad, la compañera de Pablo, se puede apreciar la mochila envuelta con cinta de embalar. A ver si aguanta...

Sí que aguantó sí y menos de dos horas después estábamos en el aeropuerto de Marrakech con un precioso sol iluminando el día y las montañas nevadas del Atlas al fondo. Es lunes, 9 de febrero, y la Expedición Ramafloja está en Marruecos, Pere ofrece una de sus mejores poses para empezar bien el tema.

Tirando de zoom se aprecia mejor la cordillera del Atlas. La cumbre negra que sobresale es el Toubkal, su cima más alta con 4.167 metros. A ver si hay suerte y podemos hollar su cima.

Tras negociar con un taxista y bajarnos del taxi cuando ya estábamos todos arriba porque nos quería cobrar más que lo apalabrado, decidimos coger el autobús (20Dh=2€/persona) y vamos hacia la medina. Pasamos por la torre de la Koutoubía, minarete que sirvió de modelo para la Giralda de Sevilla.
Y llegamos a la plaza de Jmaa el Fna, corazón de la ciudad que a medida que pasa el día gana en actividad de todo tipo.
Encontramos un hotelito muy cerca, en una callejón donde hay varios de parecidas características y precios (60Dh=6€/persona) aunque gracias a la habilidad para regatear de Edu, que ha estado por aquí más veces, recorriendo Marruecos en bici, acabamos pagando 50Dh=5€/persona en una habitación cuadrúple y otra doble con ducha común de agua caliente. Éste es el patio del hotelito, Provence, se llamaba.
Salimos entonces a pasear por la ciudad para hacer compras de última hora como cartuchos de gas para cocinar, algo de pan, bueno mucho, pero que mucho pan, cus-cus, agua... pero como dicen por allí: "prisa mata" así que paramos en una especie de cantina a comer algo, nos sirven harira una sopa de verduras, con lentejas y muy especiada...
...y tomamos el té mientras conversamos con los parroquianos en un idioma medio francés medio español en el que el hilo conductor es, cómo no, el fútbol.
Allí, preguntamos si conoce a alguien que nos pueda coser la mochila de Edu y, bueno, en el zoco de Marakech lo que sobran son artesanos. A la vuelta de la esquina este hombre de dedos hábiles y sonrisa franca hace el trabajo en un periquete. A ver si resiste el peso que le vamos a meter a la pobre mochila...
Seguimos paseando por el zoco entre puestos de babuchas, artesanía, joyas, dulces, marroquinería, ropa de marca falsificada... todo un universo para los sentidos, olores, sonidos, colores que no se pueden describir con palabras... al menos yo no puedo. Lo mejor es acercarse a Marrakech y comprobarlo uno mismo.
De vuelta en la plaza de Jmaa el Fna los puestos de especias y de zumos de naranja ofrecen sus productos...
...pero a nosotros la vista se nos va hacia las no tan lejanas montañas cubiertas de nieve. Ha estado nevando hasta hace cuatro días y las previsiones para esta semana son de buen tiempo. A lo mejor estos del comando Ramafloja tienen suerte con la meteorología.
Empieza a caer la tarde y en la plaza empiezan a proliferar los puestos de comida destinados sobre todo a los turistas, pero que también son frecuentados por los lugareños.
El sol baja y convierte el minarete en un faro...
...nosotros volvemos al hotel para organizar la comida y distribuir el peso. En la azotea encontramos el sitio ideal. Allí descubro sorprendido la afición de los ramaflojistas por las latas de caballa en aceite y por los embutidos en general y el fuet en particular, animales muertos lo llaman...
Una vez organizado todo y preparadas las mochilas, salimos a cenar. nos metemos entre pecho y espalda un par de tagine cazuelas de barro donde se cuecen carne y verduras y otra de cus-cus de pollo. Y... sí, la foto que está colgada en la pared es de las Spice Girls, no me pregunten por qué. Al otro lado del restaurante estaba el omnipresente retrato del rey Mohammed VI. Qué cosas.
De camino al hotel, pasamos de nuevo por la plaza de Jmaa el Fna donde ahora, de noche, aparecen todo tipo de actuaciones callejeras, desde viejos hombres del desierto contando historias hasta músicos bereberes y acróbatas.
El ruido de los tambores se escucha a lo lejos mientras nos metemos en la cama. Hemos apalabrado un taxi para que a las 8,00h nos lleve hasta Imlil, punto de partida de las ascensiones en la zona del Toubkal. Pero eso será otro día.

20 comentarios:

Hinterstoisser dijo...

Que hambre me acaba de entrar, que rico...me voy a cenar. Mientras voy esperando la continuación de vuestra aventura, me deleito con los aromas que deben de salir de esa rica cazuelita...jejeje...un saludico.

Keducc dijo...

Pinta bien esta aventura nisia por tierras marroquinas... más... XD

vidal dijo...

Como mola Ramafloja!!!... así que andabas desaparecido estos días... Vamos sigue que nos has dejao intranquilos camino de Imlil... a mi esto me huele a cumbre!!!

Sonia dijo...

Al loro ando de vuestra aventura! Dentro de 7 semanas me voy pa ya!

Seguire leyendo que esto tiene muy buena pinta..!!!

:D

Borja dijo...

-Hinterstoisser: Está bien la comida marroquí, sí, pero al final acabas echando de menos las alubias de casa...
-Keducc: Pinta, bien, pinta bien... en breve empieza lo bueno a ver si saco tiempo y no demoro mucho la segunda entrega.
-Vidal: Allí si que había montañas a esgalla!!!! compañero. Huele a cumbre.. y a cus-cus.
-Sonia: Pues aquello te va a encantar, si necesitas cualquier tipo de información no dudes en preguntarme.

igertu dijo...

y....

Sigue! sigue!

Queremos másssss :P


Salu2

Tanis dijo...

Aaaaaaaaaaaaaaleeeeeeeeeeeee, y eso que solo es el prologo. Sigue por dios!! que tengo unas ganas de volver a Marruecos... al menos asi puedo leerlo

mikel dijo...

vamos que nos vamos y que ganicas que tengo yo tambien lexes!!!!!!!
como sigue,como sigue????
y que de nieve!!!!!!!!!!!!!

enhorabuena xavales!!!!!!!!

Raúl dijo...

Hola! Siempre me ha llamdo muho la atención el atlas y Marrakech, aúnn o eh ido pero los tengo en la lista del debe.
Cuanto vale ir desde la ciudad hasta el punto de partida de la excursion? cuanto se tarda? salen buses? cuanto vale?
Un saludo, y sigue asi con estos reportajes, que nos tienes entregaos jaja.

Borja dijo...

A ver, compañeros:
La segunda entrega se va a demorar un poco porque el pendejo de mi casero no ha pagado la luz (otra vez) y me la han cortado (la luz).
Sacar un momento en el curro para escribir esto puedo, pero ponerme a hacer el repor, no.
Así que, por favor un poco de paciencia a ver si el lunes puede ser..
Raúl, aunque lo contaré detallado en la próxima entrega, te adelanto que, un grand taxi Mercedes desde marrakech hasta Imlil cuesta unos 250Dh=25€. nosotros íbamos seis personas+taxista+maletas. Se tarda algo menos de dos horas. Autobuses sólo hay hasta un pueblo intermedio que se llama Asni, así que es mejor coger un taxi e irse directo a Imlil. Espero haberte ayudado.
En fin, a ver si vuelve la luz y sigo pronto con esto, que yo también tengo ganas de contarlo!!

Miliuco dijo...

Desde Hinojedo, tambien estamos impacienterrssssss....
Ah! y parece mentira, que tengas problemas con la luz onde vives. Pidele prestao al vecino de arriba (si, el que tu y yo conocemos)un poco de corriente, que seguro, te la da.

Raúl dijo...

Gracias por la info Borja. :)

Anónimo dijo...

ejejeje aquí el ramaflojo Orruño, qué guay qué expectación levanta nuestra odisea globera!! por cierto alguien sabe cómo puedo registrarme para salir del anonimato? quizá pueda tomarle el relevo a Borja para el relato de lo acontecido tras su partida POR CIERTO BORJA UN ABRAZO MUY FUERTE!!! Y NO ES POR DARTE ENVIDIA PERO SI EN EUROPA HACEMOS TANTO EL GANSO COMO HICIMOS LOS ULTIMOS DIAS NOS METEN AL TRULLO FIJO JAJJAAJA. Venga a ver si se te reestablece pronto la luz que la afición se muere por saber cómo íbamos en el taxi jajajaja saluuuuuuud!!!

Ire and Silence dijo...

Tiene buena pinta el repor chavaleeees!! Poned la siguiente parte yaaa!!

Se os echa de menos, a ver para cuando la siguiente no?? :P

Angel dijo...

Que ganas de ir!! Os sigo de cerca, en semana santa nos toca!!!

Mario dijo...

Hola Borja, mira, somos tres paisanos tuyos que queremos ir en Mayo para el Atlas e intentar hacer el toubkal y alguno más si se deja.
Quería hacerte una pregunta, ¿vosotros os preparabais la cena en la cocina del refugio?

¿Podiais utilizar su menaje, llevasteis hornillo?

Muchas gracias.-

Borja dijo...

Hola Mario:
Respondiendo a tu pregunta, Sí, preparábamos la cena en al conica del refugio, levamos hornillo y cazuelas, pero creo recordar que alguna vez utilizamos alguna que había por allí.
Suerte en vuestro viaje, aquello os va a encantar!!

Mario dijo...

Muchas gracias por la respuesta en tiempo record, je,je.

Una preguntilla más, recuerdas si era posible utilizar su fuego o es necesario llevar el hornillo, por cierto, nosotros habíamos pensado ir un poco a la aventura, sin reservar ni refugio ni nada de nada, ¿crees que sería recomendable al menos reservar el refu?

Gracias Borja, ahh y enhorabuena por tus actividades y sobre todo como las reflejas.

Borja dijo...

Hola otra vez Mario:
Cocinamos con nuestro fuego, pero la verdad es que no recuerdo si alguna vez utilizamos alguno de sus quemadores...
Y sobre lo de reservar, nosotros no lo hicimos. Eso en febrero, no sé si en mayo como hace mejor tiempo la cosa estará más complicada...
De nada, compañero y suerte otra vez!!

mario dijo...

Veo que la forma que tienes de disfrutar la montaña (en sin prisas) no se comparte a la hora de contestar preguntas y dudas, je,je.

Mil gracias por todo.-