lunes, 15 de junio de 2009

Vizcodillo (2.121m) Festival de colores en La Cabrera

El sábado no pude ir al monte, al final se me fastidió el plan de ir a Pirineos con el Kepa, con las ganas que tengo yo de volver por allí... en fin. Buscando qué hacer el domingo, me decidí por ir a León a hacer una visita a mi hermana. Bueno, en realidad lo que hice fue secuestrarme al cuñado y llevármelo al monte, que últimamente le ha dado por esto y había que probar si era apto para ingresar en The South Face Nisio Extreme Team. Para ello escogí una montaña a la que le tenía ganas desde hace tiempo, el Vizcodillo. Está haciendo frontera entre Zamora y León en la Sierra Negra, justo entre Sanabria y La Cabrera. Vamos el culo del mundo, dicho sea con todos mis respetos, que hay culos preciosos, ¿eh? Tras obrar prudentemente y abstenernos de tapear por el Húmedo, nos levantamos más o menos pronto y, también más o menos pronto, llegamos a Truchillas. Un poco más adelante la Junta de Castilla y León ha adecentado un aparcamiento y ha señalizado parte de la ruta. La verdad es que últimamente me estoy encontrando bastantes de éstas, con sus paneles, sus postes con las marcas de PR...
El camino empieza por esta pista que nos llevará hasta el Lago de Truchillas, una pequeña laguna glaciar. dos horas y media hasta allí pone el cartel de la Junta y dos horas pone la reseña de Mendikat que nos sirvió de guía. Ahí va Luis.


La pista, muy cómoda, empieza a remontar el valle junto al río del Lago, que baja directamente pues eso mismo, del lago, que está allí arriba. No en ese circo que aparece a la derecha como pensé en un principio sino detrás de las peñas que se ven a la izquierda.


Tras encontrarnos con un par de salmantinos que nos habían adelantado con su todoterreno por la pista y que ahora se dedicaban a cambiar una rueda pinchada, se abandona la pista y empieza el camino, perfectamente balizado y que atraviesa un par de puentes de madera.


A pesar de que caminábamos junto al arroyo, el calor empezaba a apretar y estas cuestas arriba no ayudaban, no. Y menos con el ritmo que me imponía el cuñado. Ahora el sendero avanzaba entre el sotobosque que a veces cerraba un poco el camino.



Visto que no podía seguirle, como es habitual mí, pues me dedicaba a buscar excusas para pararme a recuperar el resuello... ¡andá, un sapo!


Al salir de entre la maleza, el camino bien marcado sigue subiendo y empiezan a aparecer los brezos en flor...


...cada vez más, ahora el sendero baja un poco y me da un respiro...



...pero mira esta ladera, un escándalo...


...el camino vuelve a subir, ahora más tranquilamente eso sí, y por este sitio, en fin...


...cuando queremos darnos cuenta estamos en el Lago de Truchillas. Hemos tardado una hora y media, ¿no os decía yo que me traía a matacaballo?



Cruzamos el arroyo por donde desagua la laguna...


...y paramos un poco a contemplarla. Hasta aquí puede ser una bonita excursión apta para hacerla incluso con niños.



Pero nosotros continuamos. Hay que seguir esta ladera herbosa...


...una última miradita atrás...



...si es que en cuanto me descuido éste se me escapa. Ahora remontamos entre las piedras de un torrente...


...y venga el festival de colores. Es curioso, una ladera era toda amarilla y la opuesta violeta/morada. Si alguien con estudios conoce la explicación científica a este fenómeno estaría eternamente agradecido si nos dijera el porqué. Gracias eternas por adelantado.


Seguimos caminando. Ahora aparecen balizas y restos de cinta de plástico, deduzco que por aquí ha habido alguna carrera de montaña. ¿Por qué no retirarán luego todas estas cosas que dejan por aquí? me pregunto aguantándome el cabreo.


Al final el cauce del arroyo se abre y al fondo vemos aquellas peñas. Pensamos que puede ser la Peña Negra que indica la reseña de Mendikat y seguimos hacia allí guiándonos por algún hito pero sin seguir ningún camino bien marcado.

Al llegar arriba y echar un ojo alrededor, consultamos el mapa e identificamos el Vizcodillo, aquel de la izquierda, ahora pensamos que la Peña Negra, tal vez sea esa de enfrente y nosotros nos hayamos ido demasiado a la izquierda.



Bueno, pues vamos para allá. La verdad es que esto tiene más pinta de ser Peña Negra, sí.


Desde allí ya sólo nos queda remontar el cordal hasta el Vizcodillo.


Ya casi llegamos...


...ya casi llegamos...


...¡ya estamos arriba! Unas tres horitas hemos tardado.

Tras la foto oficial, aquí está el vídeo oficial.

video
Nos resguardamos del viento y damos buena cuenta de embutidos ibéricos varios, que para eso procedemos de Salamanca. Después de mirar al cielo y comprobar que se va oscureciendo por momentos decidimos dejar la sobremesa y la siesta para otro momento y empezamos a bajar. Lo haremos, como sugiere la reseña de Mendikat, por la vertiente norte, que mirando el mapa parece que podemos encontrar un lugar sin demasiada pendiente y luego buscar un camino que nos lleve a una pista paralela a la de subida. Vamos allá.


Atrás dejamos la cumbre del Vizcodillo...



...y no tardamos en asomarnos a la pequeña Laguna del Malicioso que Luis retrata aquí.



La verdad es que la bajada no se hace mal del todo, no. Además, Luis encuentra una traza de sendero...



...que finalmente nos lleva a este pedregal. Vemos la pista allí abajo y decidimos que si buscamos la parte superior de aquella loma, nos llevará directamente hasta ella. En el canchal le iba a explicando al cuñado que yo prefiero andar a saltos entre esta grandes rocas porque voy más rápido... cuando me tropecé y protagonicé una caída de lo más estética. Es que como estoy acostumbrado a los tropezones he llegado a perfeccionar la técnica de mis caídas para que resulten de una belleza inusitada. Nisio que es uno...


Ya estamos en la loma por la que, a pesar de los brezos a la altura de las rodillas, no se anda mal del todo. Eso sí, empezó a llover un poco, lo cual lejos de ser un contratiempo nos vino hasta bien para mitigar un poco el calor. Allí al fondo, creo que aparece la cima del Teleno, la primera montaña que recuerdo haber subido con unos nueve años y que curiosamente da nombre a una marca de ropa interior femenina... ¿será por eso que le cogí yo afición a esto de las montañas? Tendré que consultarlo con mi psicoanalista...


Ahora toca otro poco de pedrera. Por aquí se me debió de acabar la batería del GPS, así que si alguien se baja el track y decide seguirlo, cosa que dudo, que sepa que a partir de aquí tendrña que buscarse un poco la vida. Ya lo siento.


...y tras un tramo en el que todo tipo de matorrales habían hecho desaparecer cualquier traza de senda dedicimos bajar hasta cauce del arroyo que había a nuestra izquierda y que un poco más cómodamente...



...nos llevó, por fin hasta la pista. Ahí vamos, con el Vizcodillo al fondo, en realidad la cima no se ve, está un poco más atrás. Tal y como vimos en el mapa, la pista llega hasta la carretera a poco más de cien metros del aparcamiento donde dejamos el coche para completar una bonita circular.


Allí, le hice entrega a Luis de su merecida camiseta oficial de The South Face Extreme Nisio Team, no sólo es barbudo y feo como el resto, sino que me llevó con la lengua fuera casi todo el camino y además soportó estoicamente mis anécdotas de viejo montañero y mis imitaciones de Chiquito de la Calzada. Quédense con su cara porque este tipo dará mucho que hablar en este blog.



Aquí está el perfil de la etapa, recuerdo que el final está cortado porque se acabó la batería del GPS.


Y aquí está el mapita de wikiloc, en él se ve cómo el track acaba poco antes de la pista que lleva a la carretera. Si a pesar de todo, y bajo su cuenta y riesgo, alguien quiere descargarse el track, sólo tiene que pinchar aquí.


9 comentarios:

vidal dijo...

Ahí estamos!!! Nisiando a los cuñaos como debe de ser!!!... guapa ruta en una zona que desconozco totalmente... gracias por dar ideas!!!

Saludos Esgalleros!

Anónimo dijo...

muy buena labor didactica, montaña totalmente desconocida para mi.
oye y que hay que hacer para conseguir la camiseta?

Oscar dijo...

Joe que bonito está el lago!!!! Vente a repetirla en invierno, merece la pena el lago helado y ver las cascadas de hielo que se forman.

Saludin "zamorano"!!!!!

Borja dijo...

-Qué pasa esgallero!! Ya sabes hay que extender el espíritu nisio sobre la faz de la tierra...
-Anónimo: De momento tengo que encargar más, porque de las 30 de la primera remesa sólo me queda una. Para conseguir una sólo hay que aguantar una jornada de montaña y demostrar que se posee el espíritu nisio para ser digno portador de la marca The South Face o bien encontrar una de las tarjetas que vamos dejando en los buzones de las cumbres. Que por cierto, en el Vizcodillo no hay porquie se me olvidaron en casa.
-Zamorano: Pues habrá que volver, habrá que volver...

SARITA dijo...

Y en qué cumbres habéis dejado tarjetas?? Porque nosotros también queremos una!

Saludos.

Borja dijo...

Hola Sarita:
Creo que de las que fuimos dejando por ahí, la única que no ha encontrado y reclamado nadie es la de La Mesa de los Tres Reyes...

raf dijo...

ok borja, era anonimo porque la tecnologia y yo estamos reñidos, jajaja.
aver si tengo la ocasion de superar las pruebas para conseguir la camiseta.
saludos y animo.
excelente trabajo

Kunzuilh dijo...

Pos vaya colorido tan chulo, sí señor... la explicación a ese "bicromatismo"... ni idea, pero muy guapo.
Saludos!

Keducc dijo...

Pues la ruta me ha molao. Que colores y que lago tan bonito. Has hecho bien en aleccionar al cuñado en el arte. Enhorabuena!!!