viernes, 26 de junio de 2009

Del Dobra al Tibidabo: Torrelavega-Barcelona de montaña en montaña.

Este año, más bien este curso 2008-2009, me ha tocado viajar a menudo a Barcelona. Raquel se ha pasado el año allí, más bien el curso, y como a mí me gusta conducir, aunque no tenga un BMW... Además, los vuelos Santander-Barcelona estaban a precio de angulas. El caso es que he hecho varias veces el trayacto Torrelavega-Barcelona y también viceversa, que diría el gran Mario Benedetti. Pero vamos a lo que vamos. Tanto recorrer las carreteras y autovías buscando el itinerario más cómodo, rápido, económico... según el caso. Al final terminé por repetir un recorrido que me gustaba: Torrelavega-Bilbao-Vitoria-Pamplona-Puente la Reina de Jaca-Huesca-Lleida-Barcelona, sobre todo porque me permitía contemplar bonitas montañas. Desde el curro, contemplando el monte Dobra desde la ventana, se me ocurrió que podría ir fotografiando desde el coche todas las que se cruzaran en mi camino y hacer así un curioso reportaje. Esta es la primera foto.
Así, este martes, 23 de junio, el día más largo del año, como otras veces, sobre todo viernes, en cuanto salí de trabajar me cogí un bocadillo en el bar de Cipri y monté en el coche camino de Barcelona. De salida, me despido del Dobra, antes de parar a llenar el depósito, que tenemos 700 kilómetros por delante.


Pongo un poco de música en plan "road movie" y vamos para allá. Son las 14,28h. Prefiero ir por la carretera de Solares y evitar Santander. así me encuentro con Peña Cabarga, monte que domina la bahía y en cuya cima están las antenas de televisión y una cámara óscura. A mi derecha suben los valles pasiegos que culminan en Castro Valnera, pero desde aquí no me será posible fotografiarlos.



Ya en la autovía, paso por Oriñón y Sonabia, bonitas playas, con Peña Candina, que alberga una importante buitrera. Por aquí anduvieron Andrés y Gaspi el pasado fin de semana... a ver si nos cuentan cómo les fue.


No tardó mucho en abandonar Cantabria, que nos desea buena viaje, gracias, y entramos en el País Vasco.


Antes de entrar en Bilbao, la autovía está en obras. Veo la salida de Ortuella. de aquí eran mis abuelos maternos.


No hay excesivo tráfico para atyravesar Bilbao, pero he decidido no hacer fotos a las ciudades. Remontando hacia el sur, me encuentro esta cantera. Pobre monte... vaya tajo que te han hecho, compañero...



Sigo haciendo kilómetros y, tras pagar 4,90€ de peaje, ya estamos en Álava. Pido excusas por la calidad de algunas fotos, casi todas están tomadas en marcha y sin mirar. Ruego se valore su calidad de documento, más que su calidad estética, porque si no esto no pasa ni con un aprobado raspado.



Después de un rato consigo sacar una foto del Gorbea. Creo.


Y sigo hacia Navarra.



No tarda en aparecer el Beriain...


...pero, ¡cómo me gusta esta montaña!



Mira, parece que esta ha quedado un poco mejor.


Cerca de Pamplona los insectos, coleópteros y bichos varios empiezan a adornar mi parabrisas. Un cartel me indica que aquello del fondo es Punta Izaga, aunque Mikel me dice que es la Higa de Monreal y yo, por supuesto, le otorgo más credibilidad. Hasta allí me llevará la circunvalación de Iruña, para la que hay que pagar 1,90€. Pero será el último pejae que pague, je, je...


Al enlazar con los nuevos tramos de la Autovía de los Pirineos, encuentro el primer cartel que me indica lo que me queda hasta Barcelona. Nada, una tiradita. Allí está la Higa de Monreal.



Un poco más cerca. También tiene antenas en su cima.


Pronto empiezan a aparecer los carteles que nos indican algunas de las joyas que albergan los Pirineos., como la Selva de Irati...



La también anunciada Foz de Lumbier que casi se me escapa.


Y ya queda menos.



Entro en Aragón.


Y bordeo el pantano de Yesa que tiene las aguas de un azul muy especial.



Por ahí se va hacia el Valle de Roncal. Qué recuerdos de nuestra mítica ascensión al Pic d´Anie.



Ya entro en Huesca. Un tractor me permite ir muy despacito y encuadrar medio bien la foto.


Siempre me ha hecho gracia este cartel. Curiosamente hoy es martes, pero no es día 5.


Por ahí se va a Linza, buen pateo hice desde allí con el Sr.Navarro para subir a La Mesa de los Tres Reyes...



... y aquel que asoma al fondo creo que es el Bisaurín, donde The South Face Extreme Nisio Team también protagonizó una mítica ascensión.


Y aquella creo que es la peña Oroel, justo encima de Jaca. Pero no llegaré hasta allí. Aquí en Puente la Reina, me desviaré hacia el puerto de santa Bárbara que me llevará más directo a Huesca.



Paso por este puente con un camión delante que le da más sensación de peli tipo Thelma y Louise...


...y bajando hacia Huesca me encuentro con esto. Los Mallos de Riglos. Aquí, rompo con mi intención inicial y aparco el coche a un lado de la carretera para poder bajarme y retratar a estos señores como dios manda.



Un poco más cerca.



Ahora del otro lado. Pero queé guapos son. A ver si un día... currándose un poco lo de la escalada podemos venir aquí a hacer alguna vía facilita.



Sigo tirando millas y antes de llegar a Huesca me llama la atención aquella peña que aparece a mi izquierda. Si hay algún oscense entre los presentes que puede arrojar algo de luz sobre su nombre... El amigo Mikel me dice que es Peña Gratal. Gracias compañero.


Paso Huesca y en dirección a Lérida atravieso la región vinícola de Somontano. ¡Vaya bodegas se han hecho por aquí, oye! A lo Guggeheim.



Ahora voy por carretera nacional, la N-240, y me cruzo con un grupo de corredores. Disparo sin mirar y, cuando veo la foto en casa, me fijo en que uno leva una antorcha... pero ¿dónde son los próximos Juegos Olímpicos?



Después de más de 500 kilómetros, me distraigo y no puedo fotografiar el cartel de entrada en Cataluña, pero lo había, ¿eh? que estos chicos son bien hospitalarios. Ya en la autovía A-2 y tras varios intentos fallidos/desenfocados consigo hacer una foto a lo que me queda para Barcelona. Nada en poro más de una hora me planto allí, que por lo visto hemos quedado para cenar.


Ahora sí que no queda nada.



Antes paso por Montserrat, donde se han metido las nubes. También nos dimos un buen paseo por allí, sí.

de regreso, al día siguiente, Raquel sacó esta foto, para que quedara esto un poco completito.


Y por fin, a las 21,42h entro en Barcelona por la diagonal. Es la noche de San Juan y veo fuegos artificiales y oigo petardos por todos lados.



Para variar y confirmando mi eterna potra para estas lides. Consigo aparcar justo debajo de casa de Raquel, en la calle Balmes. Total 697,3 kilómetros en algo más de siete horas.


A la mañana siguiente, desde el balcón, me asomo para ver el Tibidabo, también hice una excursión por allí.

Tras cargar el coche hasta atrás. Pobre Clifford... emprendemos el viaje de vuelta. Esta vez por la autovía A-2, veremos el el Moncayo, las Bardenas... pero, como decía el libro: eso será otra historia.

8 comentarios:

jefoce dijo...

Joder, vaya repor más guapo y qué kilometrada... Un par der apuntes; la cima navarra es la Higa de Monreal, no la Peña Itzaga. Y la oscense que preguntas es la Peña Gratal.

Me ha parecido una experiencia muy de película.

Kepa dijo...

madre mía que estrés

Carles dijo...

Bonita ruta, aunque un poco larga. No se te quedaron las posaderas cuadradas?

vidal dijo...

Joder Borja eres un fenómeno!!!... de cualquier cosa te sacas un reportaje, ja, ja, ja... Vaya listado de cumbres que te has marcao en un momento, ¡estresante!... Los de Martes 5 buenísimo, creí que era el único que se partía la caja con ese letrero, ya habría sido la monda que el pueblo estuviera a 13 kms. ¡yuyu!, ja, ja, ja... Un Abrazo Esgallero Nisiao!!!

Borja dijo...

Gracias por las aclaraciones Mikel, pero, entonces, ¿el cartel de la autovía está mnal? o es que me confundo de monte...

jefoce dijo...

Buenos días Borja, no es que esté mal el cartel. Lo que ocurre es que las dos cimas son bastante prominentes, se parecen desde ese ángulo, y están cerca una de la otra. Una simple confusión, sin más.

Jordi_CB dijo...

Hola he visto tu reportage a partir de la página de Mendiak, y solo un comentario, y también con relación a una montaña, el Canigó.
Al ser noche de Sant Joan, en Catalunya, la víspera se sube a la cima del Canigó, para encender la "flama del Canigó", a partir de madera, traida por excursionistas, y durante la víspera, se reparte, esta llama, por todo Catalunya a pié. O sea que los que corrian con una antorcha de olimpiadas nada, llevaban la "Flama" para su ciudad, pueblo, ...

http://translate.google.com/translate?js=n&prev=_t&hl=ca&ie=UTF-8&u=http%3A%2F%2Fflamadelcanigo.omnium.cat%2Fwww%2Fflamadelcanigo%2Fca%2Fque-es.html&sl=ca&tl=es&history_state0=

Borja dijo...

Que curioso Jordi, pues gracias por la aclaración, mira, nunca te acostarás...