jueves, 10 de diciembre de 2009

Montcorbison (2.174m) A ver si siendo más realistas...

Tras el sonoro frascazo del día anterior, en The South Face Extreme Nisio Team teníamos la moral por los suelos y queríamos hollar una cima, no tanto por quitarnos el barro de nuestro maltrecho orgullo, sino sobre todo por darle una alegría a la afición, que últimamente se lleva más decepciones que a la del Atlético de Madrid. Tras deambular por diversas carreteras a lomos de la que ya se conoce como "La Bala del Pirineo", el mítico ZX que Andrés le ha dejado a Gaspi para sus desplazamientos, llegamos a Vielha. Antes nos acercamos hasta el inicio de la ruta que sube al Turbón (2.492m) pero una vez llegamos muy tarde y decidimos seguir bajando la cota para tener más garantías de hacer cumbre. Así, con el libro 100 cumbre de los Pirineos, de Sua Edizioak, en la mano nos decidimos por Montcorbison, una cumbre asequible y más corta. La carretera de acceso a la Bassa d´Oles, inicio de la ruta, estaba cortada un kilómetro antes, así que dejamos el coche en la cuneta y empezamos a andar por el asfalto.

Este intrépido ciclista nos adelantó desafiando las placas de hielo de la carretera. "¡Ánimo valiente!", le gritamos como cuando pasa la Vuelta Ciclista.

No tardamos en llegar hasta la Basa d´Oles donde esta pista marca, ahora sí, el inicio de la ruta.

La verdad es que la cosa estaba bien para ir con raquetas, utensilios que Óscar y yo habíamos dejado en casa en solidaridad con Gaspi y Marta que no tenían. Afortunadamente, había una buena huella que iba ganando altura entre pinos.

Allí arriba, donde están esas dos antenas, está nuestro objetivo de hoy. Las previsiones para hoy eran medio malas, pero de momento aguantaba, no hacía mucho frío y las nubes altas no parecían de nieve.

La ruta bordea la base de la montaña hacia el oeste para buscar un collado. Pues nada, vamos para allá siguiendo la huella, así mucho mejor que ayer, donde va a parar...

...ahora la guía nos indicaba que teníamos que remontar en busca de la espalda de esa peña que aparece arriba. Pues eso, seguimos.

A Marta ya se le habían pasado los nervios del examen y caminaba con soltura. Recordemos que estaba en el examen final para su admisión en The South Face Extreme Nisio Team...

Al ganar nu poco de altura, iban apareciendo montañitas, esas están ya casi en Francia, y esta pareja de dos que daba una vuelta le dan un poco de color a la foto.

En un momento dado, las huellas giraban demasiado a la derecha y luego se daban la vuelta, como nosotros el día anterior, así que nos iba a tocar abrir durante un rato, con lo que nos fastidia a los nisios. Pero bueno, me tocaba a mí, así que decidí tirar derecho hacia arriba, por los pinos donde supuse, y supuse bien, que habría menos acumulación de nieve.

Así, ganamos la peña y vimos la pala que nos iba a tocar subir ahora. Comimos un poco de chocolate y seguimos adelante, yo me fundí, enseguida y le dejé a Gaspi, nuestro sherpa particular, que abriera huella, que para eso le pagamos.

También él se dirigió hacia los pinos, la verdad es que es un copión y un capitán de las sardinas.

Y ahora, tras pasar a la otra vertiente de la loma, un poco más venteada, ya teníamos la cima al alcance de los bastones.

Tras un rápido examen de las posibles vías de ataque decidimos darle un poco de nivel a la ascensión y pasando de buscar el cordal por la derecha, nos dirigimos de cabeza a la cara norte... sí ya sé que va contra nuestros supremos principios fundacionales, pero había que resarcirse del fracaso anterior.

La verdad es que desde abajo, esa pala de nieve no parecía tan inclinada...

...y sí que lo estaba, sí. De hecho, aunque sólo fuera por un tema psicológico y por ayudarnos un poc más, Óscar y yo sacamos el piolet, es que cada uno le habíamos prestado un bastón a Marta quien, por cierto, se comportó como una auténtica campeona teniendo en cuenta su nula experiencia en montaña invernal y el pésimo estado de la nieve unido a la inclinación de la rampa y a lo que resbalaba la hierba que había debajo. Ahí está Gaspi, ya en la arista, y el resto en los últimos metros de esta vía que, tras consultar los archivos de la FEDME y la certificación de Miss Himalaya, hemos certificado que se trata de una nueva vía, más que nada proque no hay nadie tan idiota como para subir por aquí. Creo que presentaremos esta actividad a la próxima edición de los Piolet d´Or.

Pues nada, un paseíto hasta la cima, fácilmente identificable...

...y foto de cima. Yupiiiiiiii!!!

Y vídeo.
video
La verdad es que se estaba a gusto allí arriba, las vistas no eran muy extensas pero se respiraba una paz... así, obnubiladito me quedé durante un rato... por allí debe andar el Aneto y las Maladetas...

Dedicamos un rato a comer diversas viandas, embutidos, quesos, chocolate, fruta y, como colofón unas nueces bañadas en chocolate que hemos descubierto recientemente, manjar de dioses, y que ya nunca faltan en nuestra mochila. Con esa caseta de los bomberos y esas antenas no es la cima más bonita en al que he estado, pero bueno...

...en fin, que ya tocaba irse para abajo. La verdad es que este descenso con Vielha a nuestros pies estaba chula.

...bajando nos dio por pensar que tal vez lo mejor hubiera sido subir por aquí, pero bueno.

Ya que estábamos, durante el descenso, empezamos a darle a Marta unas nociones sobre el uso del piolet y hasta Gaspi se animó a hacerle una demostración de lo que es una autodetención. La verdad es que la nieve te paraba sola de lo que te hundías, pero bueno, mejor menos problemas. Esta es la segunda toma, que en la primera no puse carrete, pero Gaspi encantado, así estrenaba su piolet nuevo, para sus nuevos crampones, tendrá que esperar un poco me parece...
video
El descenso era agradable, sólo un par de culadas de esas que pagan cervezas, y sin pérdida. Había que seguir recto hasta el pequeño laguito que hay en la Bassa d´Oles. ¡Anda! si con esa sombra que hace la montaña de hoy hasta parece algo...

...además el tiempo nos respetó, incluso, salió un poco el solecito para hacernos más agradable el paseo.

Guiados por nuestra intución, que con la inusual presencia femenina, se veía reforzada y echando algún que otro vistazo a la guía fuimos perdiendo altura...
...con unas vistas así de bonitas...

...hasta que llegamos de nuevo a la base de la montaña en una ruta perfectamente circular.

La laguna helada ofrecía esta gélida estampa a la que nos asmomamos antes de retomar la carretera y subirnos de nuevo a "La Bala del Pirineo"...

...que nos dejó primero en Vielha, donde tomamos una merecida cervecita, y luego en casa donde el tribunal examinador no pudo hacer otra cosa que conceder a Marta por unanimidad su camiseta de The South Face. Así de contenta recibió la codiciada distinción. A preguntas de la prensa internacional especializada, entre sollozos, respondió con un original: "que sean ellas mismas", a la no menos original pregunta: "¿Qué le recomendarías a las miles de chicas que quieren ser como tú?".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

me pagais en carne, no?

Anónimo dijo...

por cierto, la "bala del Pirineu" ha deshojado uno de sus folios azules...

Cienfuegos dijo...

oooooOOOOOOEEEEeeeeeeee
Es que no encuentro la tecla de "la ola" en este ordenata. Mierda pecé, de verdad. Enhorabuena por esa Primera de la Temporada
Un saludo

vidal dijo...

Niiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisi@s... ¡BIEN!... Niiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisi@s... ¡BIEN, BIEN, BIEN!... Guapo, guapo ese Montcorbisson, el año pasado estuve a punto de echarle un tiento mañanero desde el Camping Verneda que pilla ahí cerca, pero amaneció lloviendo... cachis diez!, otra vez que se me han adelantado los Nisi@s, ja, ja, ja!!!... Enhorabuena por un día tan guapo compañer@s!!!... Saludos Esgalleros!!!

Fox dijo...

Bien subido, ole por Marta y su nueva inclusión en el Nisio...Pero sin duda lo mejor de todo es el nuevo concepto de "autodeceptión" del Gaspi...Cuñaooooo!!