viernes, 11 de diciembre de 2009

Turbón (2.492m) ¿Intento?: Sacando a pasear las raquetas

Las previsiones para el lunes no eran las mejores de todo el puente,pero había que aprovechar. Con la moral de la tropa de nuevo recuperada, Óscar y yo, decidimos acercarnos al Turbón para hacer un intento. Ya sabíamos como llegar, más que nada porque el día anterior, antes de dirigirnos a Vielha para subir el Montcorbison, estuvimos deambulando por la zona para ver si hacíamos esa cumbre, pero también nos levantamos tarde, tardamos en encontrar el sitio y bueno, que al final cambiamos de planes.
Pero esta vez estábamos decididos. Bueno, Gaspi y Marta no tanto, de hecho se quedaron durmiendo en una actitud bastante nisia por cierto, aunque visto el resultado de nuestra excrusión, ahora me pregunto quién es más nisio de los cuatro. En fin, que Óscar y yo, nos levantamos a las 7,30h y tras desayunar cogimos el coche de Óscar y nos fuimos para allá. Esta vez las previsiones se cumplían y había amanecido lloviendo. El segundo inconveniente del día llegó en una curva en cuesta que hacía la carretera. El día anterior "La bala del Pirineo" pasó sin problemas, pero esta vez, nos quedamos a la mitad y, tras varios intentos fallidos, nos tocó poner las cadenas. Así perdimos un buen rato y cuando nos pusimos a andar eran casi las diez. Por cierto, que como pensábamos que arriba habría la misma nieve que el día anterior, nos colgamos las raquetas de la mochila. Nisia decisión, como se podrá comprobar más tarde.

Al poco de empezar a caminar, me asaltó una duda. Yo estaba convencido de que no íbamos a conseguir subir al Turbón. No íbamos bien de tiempo y la meteorología no acompañaba. La verdad es que empezamos a andar por aquello de que nos habíamos levantado de la cama a dar un paseo sin mayores pretensiones. Entonces, ¿se puede considerar esto un intento? Lo digo por el tema de las estadísticas que para el currículum de un montañero siempre son importantes. A ver si vamos a bajar puestos en el ranking mundial y para la próxima expedición al Himalaya o la Antártida, llaman a un kazajo por esta tontería.

Tras esta reflexión que dejo abierta para el debate, diré que la pista no era fea del todo, caminábamos bajo una fina lluvia por un pinar intentando descifrar la reseña de la guía "100 cumbres de los Pirineos", que si el día anterior nos llevó sin problemas hasta la cima hoy la cosa estaba un poco más complicada...

...tanto que empezamos a dudar y nos dimos la vuelta para coher otro ramal de la pista, así, entre una cosa y otra, estuvimos caminando como una hora hasta que nos encontramos un todoterreno del 112 que nos indicó la ruta correcta. Era por donde íbamos al principio. Nos dimos la vuelta otra vez y volvimos a remontar la pista por grandes revueltas. Llegados a un punto nos encontramos con las huellas del coche que hacían una cruz en la nieve. Al lado había un mojón. Era el desvío que había que coger y el compañero del 112 nos lo había indicado perfectamente porque tampoco estaba muy claro, no. Desde aquí, muchas gracias.


Así que, tras andar un rato por la pista que se iba estrechando y empinando, acabamos en esta senda que subía por el pinar en busca de la coladeta de sa Feliú.

La verdad es que este tramo fue bonito.

Ya salimos del bosque y queda menos para el collado que da paso a un valle que hay que remontar hasta otro collado que gana la arista sur del Turbón...

...en esta foto se ve claramente. O no. Cuando llegamos, la niebla se había metido. Tuve tiempo de ver la imponente cara norte de la montaña, pero cuando quise hacer la foto ya no se veía nada.

Así que, media vuelta y a casa, que empezaba a soplar el viento con más fuerza y a caer más agua. Por cierto, que el valle superior, llamado la Coma de San Adrián, estaba totalemente pelado de nieve. Y las raquetas a la espalda.

Empezaba a hacer fresco y la lluvia amenazaba con fastidiarme la cámara...

...pero ya en el bosque, la cosa estaba mejor...

...menos por esto. ¿A quién se le ocurre subir un bidón de este calibre hasta aquí y luego dejarlo tirado? Por educación, omitiré algunos calificativos que se me ocurren.

No tardamos en volver a la pista y, apremiados por la lluvia, hicimos el descenso a buen ritmo. Después de haberle dado un buen paseo a las raquetas de nieve. Luego, coche y huevofritada de campeones con Gaspi y Marta que por fin se habían levantado.

En fin, que dimos un paseo por la mañana y por la tarde aprovechamos para hacer un poco de turismo. Más que nada por conocer las maravillas románicas de la zona, como esta magnfícia iglesia de Sant Climent de Taüll.

1 comentario:

vidal dijo...

Vamos, es que si triunfais dos días seguidos yo me borro de este blog y del Nisio Team, ja, ja, ja!!!... Con lo guapo que es el Turbón, mira que no madrugar... Bueno, entonces vamos empate a 1, vosotros el Montcorbisson y yo el Turbón, ja, ja, ja... Un Abrazo Esgallero Nisios!!!