martes, 6 de abril de 2010

De guía por Pirineos 3: Valle de Pineta-Llanos de Lalarri, cabalgando sobre los aludes.

Viene de aquí
Viernes. Tercer día en Pirineos con las aspirantes a ingresar en The South Face Extreme Nisio Team. Las cosas van bien: se levantan tarde, remolonean, se quejan de dolores en distintas partes del cuerpo... vamos, lo que hacemos los nisios normalmente. Como la idea es, ya que hemos venido hasta aquí, conocer un poco la zona, hoy toca acercarse al valle de Pineta, otra de las maravillas de este Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Casi mejor, porque parece que por aquí están las nubes un poco rebeldes...
Photobucket
Cogimos el coche, tras contemplar con agrado la enorme cola para esperar al autobús que lleva a la pradera de Ordesa. ¡Qué bien hicimos en subir el miércoles a hacer la ruta de hasta la Cola de Caballo cuando o había tanta gente y se podía llegar con el coche! Una hora y pico después llegábamos hasta Pineta donde esta vez sí, había más gente que en la guerra. Parecía que regalaban algo. Coches aparcados a lo largo de toda la carretera... demasiada gente... intenté calmarme, que al fin y al cabo la montaña es de todos, hasta de los que se dedican a pegar voces o tirar latas de Coca Cola Light por el monte. En fin, que nos pusimos las botas y las polainas y tomamos el camino que sale justo al ladito de la ermita de la Virgen de Pineta.
Photobucket
El camino se pone pindio enseguida y las chicas llevan buen ritmo. Incluso van demasiado deprisa, cada vez que me paro a hacer una foto me hacen sacar la lengua para alcanzarlas. Lo bueno es que pronto empieza a perderse el griterío aunque a menudo te cruzas con gente que baja. siempre me ha parecido curioso eso de saludarte con todo el mundo cuando vas haciendo una ruta de éstas, seguro que si te cruzas con la misma gente por tu ciudad en una calle desierta, ni siquiera levantan la cabeza para mirarte. No sé, debe de ser que la montaña nos hace mejores personas.
Photobucket
Bueno, sigamos, que me pongo a filosofar... No tardamos en superar la cota del bosque, que en otoño debe de estar precioso, y salir a un par de grandes revueltas del camino ya cubiertas de nieve. Carol se para a hacer una foto y la inmortalizo con el circo de Pineta a su espalda. Y eso que asoma por encima del balcón ¿es el Perdido?
Photobucket
Susanita y Raquel van a lo suyo, encantadas con el descubrimiento de las polainas...
Photobucket
Venga una rampa más con este impresionante telón de fondo...
Photobucket
...y ya casi estamos en los Llanos de Lalarri. Lo mejor es que el día nos vuelve a respetar, vaya suerte estamos teniendo estas vacaciones.
Photobucket
Sin embargo, cuando enfilamos la huella hacia la cascada, hay demasiada nieve, no está demasiado pisada y esta vz no hemos traído raquetas...
Photobucket
...mis chicas se hunden, se cansan y además es la hora de comer. Parece que no están muy por la labor de continuar... algo típicamente nisio, por otra parte... En la foto siguiente, Susanita amenaza a Carolina: "¡¡Levanta, recluta Patosa!!", le grita parafraseando al sargento Hackman de "La chaqueta metálica". Aquí tienes la foto por si quieres emprender acciones legales, Carol.
Photobucket
En fin, que nos quedamos junto al refugio para comer, que entre unas cosas y otras eran ya las dos de la tarde, con estas bonitas vistas a un lado...
Photobucket
...y con las de la cascada al fondo. Eso sí, tirando un poco de zoom.
Photobucket
Por poco se nos olvida la foto para el patrocinador: Ahí va el banderín del Bar Llamas, recorriendo el mundo como los enanitos de Amélie, y con la nieve por las rodillas, bueno menos Susanita, que es como los elfos y no se hunde.
Photobucket
Después de reponer fuerzas emprendemos el regreso. Vaya parece que las nubes que había en Ordesa se quieren meter a nuestro valle y ya van tapando el Soum de Ramond y el Perdido.
Photobucket
Cuesta abajo y con el estómago lleno vamos más rápido. Mi idea es tomar ahora la pista que rodea el circo. En el cruce un grupito de dos parejas nos dicen que sólo se puede llegar hasta la cascada, que depsués hay unas avalanchas y que no se puede seguir. Mis chicas se me ponen un poco nerviosas y me dicen que por allí no vamos. Yo trato de explicarles que la experiencia me ha demostrado varias cosas.
1.-Que está bien preguntar a otros montañeros sobre el estado de la ruta que vas a seguir si es que ellos vienen de allí.
2.-Que siempre hay que tener en cuenta quién te da la información. No es lo mismo si es un máquina quien te dice que se pasa sin problemas por una trepada expuesta, a lo mejor para él no es difícil pero para mí sí, que si es un dominguero que no sabe ni lo que es un piolet. Los que nos encontramos tenían más bien esta pinta.
3.-Que lo mejor es llegar al sitio en cuestión y valorar las cosas por uno mismo, que para darse la vuelta siempre hay tiempo.
Así que seguimos con mi promesa de que si la ruta está peligrosa nos damos la vuelta. Todavía lo entiendo, ¿de verdad pensarían que sería tan imprudente como para meterme, y meterlas a ellas, en un sitio mínimanente peligroso? En fin, gajes del oficio de guía. La pista baja primero hacia la cascada...
Photobucket
...ésta. Así de de impresionante. Allí nos encontramos con una pareja que nos dijo que había subido por donde nosotros íbamos a bajar. Deducción lógica, si se puede pasar subiendo, se puede pasar bajando.
Photobucket
Así que seguimos aunque mis chicas aún albergaban ciertas reticencias...
Photobucket
...y aquí estamos, al legar al alud. Efectivamente, una avalancha de tres pares, pero con huella bien pisada para atravesarla. Les explico que las posibilidades de que esa nieve vuelva a moverse son bastante remotas y les digo que me sigan sin salirse de la huella pisada.
Photobucket
A mitad de camino me paro a hacer un vídeo.
video
Y ya con más confianza las chicas terminan de pasar por el alud que la verdad impresiona...
Photobucket
Desde aquí la vista del valle de Pineta es extraordinaria... Vaya, parece que al final se estan metiendo las nubes...
Photobucket
Bueno, nosotros seguimos. Nos tocó atravesar otras dos avalanchas, la última enorme, ants de coger la pista que definitivamente nos conducía hacia el valle...
Photobucket
...y hacia el Parador...
Photobucket
...donde, como unos señores, nos sentamos en la terraza para tomar unos cervezotes. Eso sí, a 3,50€ la unidad. El sobreprecio merece la pena por el lugar privilegiado en el que te refrescas el gaznate, es lo que tiene.
Photobucket
Ya atardeciendo, con una luz así de bonita, llegamos a Torla...
Photobucket
...donde hoy tocaba degustación de productos típicos de Salamanca. Primero un poco de jamón ibérico de bellota Denominación de Origen Guijuelo, por supuesto...
Photobucket
...y luego unos huevos fritos con farinato, chacina típica de Ciudad Rodrigo que hay que probar antes de morir, porque yo soy incapaz de describir su delicioso sabor.
Photobucket
Otra prueba superada por mis chicas que me seguían el ritmo hasta con las cervezas, y eso suma muchos puntos para ingresar en el selecto The South Face Extreme Nisio Team.
Aquí está el mapa de la excursión, al final nos salieron poco más de tres horas de marcha. Y, pinchando aquí, el track, aunque una vez más la cosa no tiene pérdida. Si te animas a repetirlo en verano, no tiene excusa no llegar hasta la Cascada de Lalarri.


Sigue aquí

2 comentarios:

Carzum dijo...

Jo, dan ganas de ir ya mismo!!!

Diego dijo...

Petadísimo de nieve el piri !!!!

Buena compañía te buscas, pero claro, con esos menús a ver quien es el guapo o la guapa que se niega, jajaja.

Saludos.