martes, 16 de septiembre de 2008

Pico del Lobo (2.272m) Walking the line

Después de la excursión del día anterior a Siete Picos, dormí en Mangdril, como dice Geme, y al día siguiente, fiesta en Cantabria, me levanté dispuesto a subir una montaña antes de regresar al norte. La elección fue el Pico del Lobo, punto culminante de la Sierra de Ayllón. Es, además, la cima más alta de Guadalajara y de Castilla-La Mancha y, como tenía un poco olvidado el proyecto 50 provincias-50 montañas. Pues nada, para allá me fui con el libro de Los techos de España en la mochila. Primero me acerqué a la estación de esquí de La Pinilla, pero finalmente decidí hacer la ruta desde el puerto de la Quesera, menos desnivel, un poco más largo y, siguiendo el cordal, seguro que más bonito. Antes de decidirme, saqué una foto. Allí arriba estaré en unas horas.

Photobucket
Después de unas cuantas curvas y atravesar un hayedo, de los más meridionales de Europa por lo que pone en la guía, llegué al puerto de la Quesera, a unos 1.700 metros. Hace frontera entre las dos Castillas como se puede ver en el pequeño cartel. Por ese cortafuegos que sube empezaré a caminar y luego, por arte de birlibirloque, apareceré por la pista que cierra esa barrera que hay abajo a la izquierda de la foto.
Photobucket
¡Vamos allá! Joder con la cuestecita. Además hace frío y viento. Me pongo los guantes y camino a buen ritmo para entrar en calor.
Photobucket
Según corono este primer alto ya veo todo lo que me queda, no parece que esté muy lejos, la verdad.

Lo malo es que como seguiré el cordal me toca hacer más sube y baja que en una montaña rusa. Pero en fin, yo todo derechito caminando por la línea. Anda, sin habérmelo propuesto he parafraseado al gran Johnny Cash. Esto me viene pintiparado para ilustrar musicalmente la ascensión:
Claro que la línea por la que el hombre de negro deambuló media vida no tenía nada que ver con ésta.
Photobucket
Ya estoy arriba, lo cual quiere decir que ahora me toca seguir hacia abajo. El camino, más bien el cortafuegos, no es incómodo del todo.
Photobucket
Llego al collado que veía desde arriba, hay un vallado para ganado, pero sin ganado. También hay una pista, de regreso la cogeré, en sentido contrario claro, para volver al coche evitando los desniveles positivos y negativos que me estoy metiendo.
Photobucket
Ahora es inevitable volver a subir por esta pendiente. Me paro a comer algo y a esperar a que me entren ganas de subir cuando oigo un extraño ruido. Qué raro mugen las vacas por aquí... me digo. ¡Ah, no!, que es un tipo en moto que pasa junto a mí sin mirarme. Claro estará disfrutando de la naturaleza y no se ha percatado de mi presencia. En ese momento creo recordar que había una señal que ponía algo así como "prohibido el paso excepto vehículos autorizados". Bueno, pues será un vehículo autorizado.
A mí me cuesta un poco más que al motorista subir este tramo. Con la excusa de hacer una foto de lo que llevo recorrido me paro a descansar. De ahí vengo, sólo hay que seguir la línea. Y se ve a la derecha la pista que seguiré a la vuelta.
Photobucket
Llegar arriba tiene premio. Parece que el cordal no va a perder mucha más altura y la cumbre se ve más cerca. Bueno, en realidad no se ve, está justo detrás de ese collado al que llega la pista.
Photobucket
Esta parte es la más bonita. No hay cortafuegos sino un sendero disfrutón que salta a un lado y otro de la cresta.
Photobucket
Así, llego al lugar donde mi camino se junta con la pista que viene de la estación de esquí. Creo que hice bien al escoger esta ruta. Me parece que por el viento no se oye bien, pero vamos, vengo a decir que de ahí viene la pista y que ahora voy y la sigo, que ya falta poco para la cumbre.
Efectivamente, tras superar el repecho, veo la cima del Pico del Lobo, adornada por las ruinas de una estación de teleférico.
Photobucket
Tomo un sendero que sale a la derecha de la pista para no perder altura y me asomo para hacer una foto. Esas paredes en invierno tienen que tener unas vías acongojantes, sobre todo para el que se atreva a hacerlas, claro.
Photobucket
Tercer autorretrato del día, y a la primera Mikel, y a la primera...
Photobucket
...y ya casi estoy en este fantasmagórico lugar. La verdad es que me dio entre pena y rabia. ¿Cómo es posible que se permita esto? A que si voy yo, me subo a una montaña y tiro dos carretillos de mierda aparece un tío del Seprona y me pone una multa de órdago, y con razón. Pues esto es lo mismo pero a escala industrial. Ignoro quién construyó eso, pero si un día le dejó de ser rentable, pues que lo quite, ¡coño! Mira que no me gusta enfadarme...
Photobucket
Bueno, un poco más calmado, llego arriba. He tardado justo las dos horas y media que dice la guía. Puntual que es uno. Me hago la foto de rigor. Increíblemente también a la primera...
Photobucket
...y después un vídeo con la vista circular...
...y para abajo. De nuevo en el collado bajo el pico Las Peñuelas y lo que me queda por andar.
Photobucket
Al volver, una vez pasado el desvío que baja hacia La Pinilla, en lugar de ir por la cresta, tomé un sendero que iba un poco más abajo y que sale aquí, entre esos dos mojones. Si alguien se quiere ahorrar un poco de desnivel es una opción, pero se perderá las vistas del otro lado.
Photobucket
Ya casi llego al collado donde me desviaré. ¡Anda! parece que esta vez sí hay alguien...
Photobucket
...buenas... qué tal señora... es que no me he encontrado a nadie en todo el día, salvo al motorista, claro...
Photobucket
...sigo la pista de abajo entre pinos. Empieza a apretar el calor. ¡Toma! Como que son las dos de la tarde... pero bueno, como voy a gusto, la última parte de la pista me la hago corriendo, primero hace un ligero ascenso, luego un descenso más pronunciado y finalmente sube otra vez.
Photobucket
Y en media horita desde donde estaba la señora vaca, corriendito, ¿eh?, llego de nuevo al coche por aquí. Si ya decía yo que había visto lo de los vehículos autorizados en alguna parte.
Photobucket

5 comentarios:

Kepa dijo...

la verdad es que está en la lsita, por lo de los techos provinciales, pero ya me había advertido Geme que no era muy bonito. Lo de Walking the line ni que pintado jejejej

Marc dijo...

El proyecto de laos techos nacionales lo tengo yo también un poco abandonado, más que nada porque los cercanos a casa están tachados.

ldiegoes dijo...

otia... si eras tú... el bicho ese negro con cuernos que te encontraste era yo!!!! con mis muletas, ves, cuatro patas.

Borja dijo...

Kepa: la verdad es que este sitio en invierno tiene que ganar mucho.
Marc: A mí me pasa algo parecido, he hecho los de Castilla y León (bueno, me falta el Cerredo) y poco más...
Geme: Claro! ya decía yo que esas tetas me sonaban de algo...;)

vidal dijo...

¡¡¡DINAMITA PA LOS MAMOTRETOS!!!... Pero primero al del Golobar!!!... ¡¡¡Never Stop Exploding Fucking Mamotrets!!!... vaya, ya me enfadé yo también... Aupa Nisios!!!