martes, 28 de abril de 2009

Laguna del Duque, una mañana bien aprovechada

Definitivamente, soy un ingenuo. Iluso de mí, pensé que durante su periodo de convalecencia el amigo Andrés se pondría al día con los reportajes que nos debe. Sí, me refiero a la conclusión de su expedición al Spantik y a la segunda parte de su estancia en los Alpes de Austria... Pero no. Así que, aquí voy otra vez, tirando de nevera. Ésta es la excursión que hicimos el pasado 12 de abril. Se trata de una ruta de senderismo apta para todos los públicos. La última antes de que Andrés se operara de no sé qué en la pierna. A ver cuando se nos recupera del todo.
Bueno, el caso es que yo tenía comida en casa de la cuñada así que buscamos una ruta no muy lejos y no muy larga y nos acordamos de nuestros tiempos mozos cuando, en los campamentos de la parroquia subíamos hasta la Laguna del Duque. Para allá nos fuimos bien tempranito com muestra la foto de aquel amanecer nublado.
Nos llegamos hasta la Central del Chorro, donde empieza el camino. Hemos estado aquí varias veces, pero la última fue hace mucho. La Junta de Castilla y León ha señalizado la ruta y ha puesto este mapita. Aunque conocemos la zona de memorieta, le echamos un vistazo.





Empezamos a caminar por el senderito y vemos que el día está un poco chungo. La nube está metida justo en la laguna. Nunca dejará de sorprenderme el tubo de la central...


...lo pasamos por debajo.



Hace fresco, pero Andrés va como un niño con zapatos nuevos. En realidad, es que se ha pillado estas zapatillas de la marca esa que nos hace la competencia, el muy desleal. De momento dice que bien, que cómodas, que agarran bien...



Al llegar a este punto encontramos una bifurcación señalizada. Nosotros escogemos el camino que siempre hemos hecho. Además es un poco más corto. 25 minutos por aquí y 45 por el otro lado. O eso pone.



Volvemos a pasar bajo el enorme tubo y subimos estas escaleras. Desde luego, ¡así da gusto ir al monte! ¡Ya podían ser mecánicas!



Desde aquí vemos el desnivel que hemos salvado. Abajo en la central está el coche.



Este tramo está protegido por un cable. Mejor, que por aquí suelen venir familias con críos.



Los de la Junta han balizado el recorrido.



Subimos por esta placa con las nubes siempre en su sitio. Me parece que no vamos a ver mucho hoy...



...desde el otro lado.



Y allí, entre la bruma, está la presa...



...y un poco más arriba, la Laguna del Duque o de Solana. Efectivamente no vamos a ver nada. Si acaso al monstruo del Lago Ness que haya venido aquí de vacaciones...



Pero en un ratín parece que empieza a abrir y... ¡oh espectáculo maravilloso!



Ahí nos quedamos un rato viendo retirarse las nubes, hasta que continuamos el paseo cruzando la laguna por encima de la presa.



Ya llegamos al otro lado.



Ahora la circundaremos siguiendo el camino que se identifica perfectamente por la marca de nieve.



Cada vez abre más el día y nos deja ver, a la izquierda, las cumbres del Cordal de los Asperones con el Turmal al fondo.


Al llegar al otro lado remontamos un poco el arroyo que nutre a la laguna...



...y buscamos un buen sitio para contemplar lo que hoy no nos dará tiempo a subir. Si siguiéramos todo el cordal llegaríamos hasta el Torreón, a la izquierda y a la Ceja a la derecha. Un camino que ya recorrimos en su día.


También miramos hacia abajo, con la laguna a nuestros pies. Al final ha salido el día medio bueno. Un poco de frío si hacía, la verdad. Por eso nos comimos la tortilla de patata y el hornzao típico de Salamanca en un pis-pas, y nos volvimos para abajo para completar la circular.


Por el camino nos encontramos con algunos excurisonistas que, cosa extraña, habían madrugado menos que nosotros.


Para volver, escogimos el otro camino, la verdad es que nunca había ido por este lado. Un poco más largo, igual de cómodo.



Y en poco tiempo y a buen ritmo ya tenemos ahí abajo la central y el coche. Esta ruta se puede hacer en unas tres horitas yendo con tranquilidad y, por lo menos a mí, me sirvió a la perfección para abrirme el apetito que no es cuestión de presentarse en casa de la cuñada y no comerse dos platos de arroz con marisco y otros dos de cochinillo.


7 comentarios:

Keducc dijo...

Thesouth muy bonito el reportaje. Tengo delito de no haberme acercado aún a patear esta laguna en persona...

Este finde me iré a conocer el Circo de Hoyamoros, que solo lo he visto desde el Torreón. Ya me fijare (de lejos) en aquellos corredores que subisteis no ha mucho tiempo...

Alucino con vuesta movilidad geográfica... ole! Haber si me pasais la máquina teletransportadora a montañas,jejejeje

Saludos!
Keducc

Ire and Silence dijo...

Muy guapa la laguna ésta. Habrá que apuntarla en: rutas para hacer!

North Face la competencia?? No, es que Andrés es un vendido!!

jajaja

Ire and Silence dijo...

Me he mudado la piel -nombre de dirección, vamos-, por si os interesa...

Besoosssshhh! ;)

teodoro Bustamante dijo...

Borja, tienes un blog que asusta de lo bueno que es. Las fotos, vuestras aventuras, sois unos verdaderos profesionales.
Agradezco que me hayas puesto en tu enlace "sensaciones en la cima",ya me dijo Carlos lo bien que te iba.Nosotros somos aficionadillos pero muy satisfechos con el contacto de la naturaleza, nuestras montañas.
Seguir así.
Un abrazo

Teo

Anónimo dijo...

Magnífico reportaje y buenas fotos. Me han servido para aclarar algunas dudas que tenía sobre el principio de este itinerario. ¿se puede subir con facilidad hasta la cuerda del Calvitero?
Un saludo.

Borja dijo...

Hola anónimo:
Para subir hasta la cuerda del Calvitero no tienes ningún problema.
Puedes hacerlo por la parte derecha de la laguna o por la izquierda por el risco de la Campana y el Turmal.
Un saludo

asglo666 dijo...

Está muy bien el sitio,aunke yo kreo ke se tarda bastante menos tiempo desde que llegas a la central,pero lo mismo es por la nieve y tal jaja
Bueno,la verdad es que la recomiendo,a ver si puedo ir alguna vez en invierno,que tiene que ser la hostia,aunque aún en julio-agosto se puede ver algo de nieve por las cumbres...no es lo mismo seguro..