lunes, 11 de enero de 2010

"Raquetada" por Alto Campoo: Las Cervalizas. Pues yo creía que una raquetada era otra cosa...

Parecía que el domingo el temporal, la ola de frío polar, vamos lo que toda la vida ha sido el invierno, daba una tregua. Los compañeros del rocódromo, unas simpáticas gentes que se hacen llamar "Los Arañones", decidieron organizar una raquetada y sin pensármelo dos veces me apunté. A ver si me quito el mono de monte. Tras unas idas y venidas de correos electrónicos se decidió ir a Alto Campoo, a la zona de La Lomba. Así que, tras varios retrasos, nos juntamos una buena muchachada, ya los iréis conociendo. Una vez más, mi propósito era múltiple: como ya he dicho quitarme el mono de monte, pero además estrenar mi cámara nueva y, por supuesto, seguir con mi demostración empírica de que todos llevamos un nisio dentro.
Empezamos a caminar desde Riaño por una pista que había limpiado una quitanieves, el día había salido magnífico, aunque con -6º al salir. Yo no tenía ni idea de a dónde íbamos, pero bueno, con seguir a los arañones, mirad que tropa, con perro y todo, si parecemos Los Cinco o Los Siete Secretos o Los Hollyster, que para mí eran todos iguales.

Nos alejamos de la carretera donde los esquiadores suben hacia Alto Campoo. Allí está el Cuchillón.

Pronto se acaba la pista y seguimos un presunto sendero en el que, al menos hay huella abierta. Entre lo bajo de forma que estoy y lo que tardo en aclararme con la cámara nueva, a ver si me leo las instrucciones, cuando quiero sacar una foto me quedo un poco atrás, así que ésta será una imagen habitual para mí durante toda la jornada y ya aviso que no será corta.

Hemos salido pasadas las diez y media, una hora bastante nisia por cierto, pero los arañones patean a buen ritmo, esto les puede restar unos valiosos puntos en la evaluación final. Seguimos la huella y, de momento, no nos ponemos las raquetas...

...la verdad es que siguiendo esta trinchera, que no huella, y en el estado de la nieve, tampoco hubiéramos adelantado nada.

Caminamos remontando el río por zona umbría curiosamente, Jordi me cuenta que el perro se llama Ubac, que en catalán quiere decir ubago, zona de sombra.

La verdad es que el sitio es bonito, bonito y la nevada es importante...

...los árboles están así de guapos.

Vale, ya sé dónde estamos, el paraje en cuestión se llama Las Cervalizas. Interesante acumulación de nieve sobre el cartel. Y Jordi que parece un personaje del Mario Bros

Otro árbol sugerente...

...y otro más, éste con agujero para el gnomo y todo...

...y otro, éste sobre el cortado en plan árbol del ahorcado, y fijaos en como cuelgan los carámbanos...

Ahí está Pili, una de mis mentoras en el rocódromo, probando la consistencia del hielo, creo que en u momento dado escuché la palabra drytooling y todo.

Justo después cruzamos el puente. Yo acaba de preguntar:"¿Hasta dónde vamos a portear las raquetas en la mochila?". La respuesta fueron unas risas generalizadas. Pero so yo hablaba en serio, creía haber entendido que esto era una raquetada..

En fin, continuamos y voy comprobando que estos arañones también emplean la técnica Düffler para atravesar la maleza...

El camino está siendo duro, pero bonito también. Poco a poco me voy apañando con la cámara y voy soltando el todo automático.

Á falta de cumbre, aquí hay una foto de grupo. Falta Edu Simal, el fotógrafo, que es de los que juegan en otra liga, iba abriendo huella y nos dejaba atrás. De izquierda a derecha: Pili, Jordi, Edu, yo mismo, JAP y Mario.

Ahora íbamos ganando altura por el hayedo...

...Pili me sacó esta foto bien concentrado en no salirte de la huella, porque al hacerlo, te hundías hasta el corvejón.

Poco a poco el grupo se iba disgregando.

Pili, Edu y Mario se van a ver no sé que cascada, pero yo, la verdad no tengo el cuerpo para dar rodeos y sigo. EduSimal dice que en cuanto salgamos a la pista que hay en el fondo del valle todo irá mejor. Mira, ahí va Nilo, ¡anda!, pero si en la foto de grupo faltaba Nilo...

En una pendiente un poco más dura nos reagrupamos. La foto es de EduSimal...

...y por fin, salimos a la pista. Ahí me retrata Edu en pleno esfuerzo.

Y la pista es esto, Sí más llanito pero con cerca de un metro de nieve en algunos tramos...

Efectivamente, los más observadores se habrán dado cuenta de que seguimos llevando las raquetas a la chepa, Edu probó a ponérselas en esta parte, pero se resignó a la evidencia, demasiada nieve y demasiado reciente.

Llegamos a esta cabaña, son más de las tres de la tarde y estamos en el punto más alejado, o sea, a mitad de camino...

...paramos a degustar diversas viandas, incluso un caldito reparador, que llevaba EduSimal, otro de mis pacientes profesores particulares del rocódromo.

Se hace tarde y hay que continuar. ahí va Edu abriendo huella como una locomotora, creo que fue la última vez que lo vi antes de llegar al coche. Nos dijo, "nada, nada, subimos esa loma y luego es todo bajada, a las cinco y veintisiete llegamos". Nisia predicción, he de decir.

Bueno, tal vez él sí que hubiera llegado a esa hora, no tardó nada en hacernos esta foto...

La nieve estaba cada vez más pesada, ¿o eran nuestras piernas?, y esto no paraba de subir...

La tarde iba cayendo y, como en el Tour de Francia, se fue haciendo la selección, diversos problemas físicos en el grupo fueron ralentizando nuestro ritmo...

...hasta que, por fin, ahora sí, ya era todo bajada hacia el valle de Campoo, al fondo veíamos las luces de Reinosa.

Al llegar a este pueblo, Mazandrero, ya era de noche y todavía quedaban dos kilómetros hasta el coche. La primera salida que hago con estos arañones y ya me hacen sentirme como en casa, pero ¡qué buena gente!

Al llegar al coche no pude por menos que reconocer las incontestables aptitudes para hacer el nisio, calcular mal el tiempo de la ruta y volver de noche, cargar con las raquetas a la espalda todo el día... grandes, muy grandes. Se ganaron su camiseta y un ejemplar de mi libro.

El compañero Nilo ha subido la ruta a wikiloc, si quieres repetirla, que parece que en primavera u otoño puede ser muy bonita y menos dura pincha aquí. Al final salieron algo más de 15 kilómetros y más de ocho horas y media de pateo.

7 comentarios:

Kepa dijo...

jejejejje, yo también tengo esa camiseta....

Kepa dijo...

Lo del libro no sabía!!!!!!!! hay manera de conseguirlo? Pago si es preciso lo que sea

Cienfuegos dijo...

No conocía yo esa utilidad para las raquetas. Ahora, que si se trataba de hacer pierna, podíais haber probado a meter un par de piedras en la mochila. Menudo paquetón de nieve. La cámara es casi igual a mi Olympus SP-570UZ, van genial ya verás, no pesan como el ladrillo de una reflex y da casi tanto juego en cuanto le cojas el punto, y ese zoom!!!. Y por cierto curioso nombre el del grupo. Se yo de uno al que hace años le llamaban precisamente "Arañón", porque era "todo patas", pero va a ser que no forma parte del grupo, no.
Un saludo

karkajadas dijo...

Me gusta como esta la zona de Alto Campo,este año esta impresionante,haber si dentro de poco me dejo caer por alli,porque viendo tus fotos se ve lo que hay de verdad.
Me imagino que mucho frio...

Saludos.

ana dijo...

ohhh vaya fotos más chulas

vidal dijo...

Guapa ruta Arañonisia!!!... Menuda cámara que te has pillao amigo y vaya fotos que saca más buenas!!!... Saludos Esgalleros!!!

fosi dijo...

¿Donde se puede hacer uno con tu libro?.Saludos.