martes, 2 de noviembre de 2010

Expedición Nisia al Paldor Peak (5.928m) 2: El Campo Base del Yala Peak

Viene de aquí

Con Sergito totalmente recuperado para la causa y tras ascender por encima de los 4.000 metros todo parecía ir sobre la seda. Demasiado bonito para ser cierto. Cuando regresamos, mientras tomábamos una cerveza y un poco de pastel de manzana en la German Bakery del singular Lakpah, nuestros compañeros nos contaron que se había caído un puente y que no podíamos seguir avanzando en el valle, al menos, por la ruta inicialmente prevista. Lo mejor de todo es que el puente se había roto hacía dos meses y el inepto de nuestro sirdar se enteraba ahora. A todo esto, Dendi, nuestro sherpa de altura no aparecía por ningún lado y había que cerrar definitivamente la ruta de ascenso al Yala Peak. El tío cachondo apareció apestando a vino y contando que tenía muchos amigos allí que hacía tiempo que no veía y que si tal y cual... Cuando Tente, con gesto serio, le preguntó: "¿Por dónde vamos a subir a la montaña?" y el tío contestó con la mirada perdida: "¿Qué montaña?", yo pensé que me caía de espaldas de la silla...
Al final pudimos arreglarlo gracias a que Alfonso, cuando se pone, parece un tipo serio. Total, que perdíamos un día de aclimatación, pero ganábamos uno por si acaso... y al día siguiente, otra vez los últimos, por supuesto, abandonamos Kyanjin Gompa en dirección al Campo Base del Yala Peak.
Photobucket
Al principio, el camino es cómodo. Vamos remontando el valle por una suave pendiente y una vez más la temperatura es agradable, así que nos dedicamos a la charleta, a arreglar el mundo "sorprendidos de lo estúpidos que son todos los demás", que dice la canción de Mamá Ladilla.
Photobucket
...al poco rato nos tocó vadear este ríachuelo. Nada que un nisio no pueda arreglar con un salto.. lo raro es que nadie metió el pie en el agua, por lo menos en esta ocasión, ¿verdad Sergito?
Photobucket
Parece que no, pero poco a poco vamos ganando altura y, también poco a poco, vamos avanzando en el valle...
Photobucket
...nos vamos acercando a las montañas que antes veíamos tan lejos. Las tenemos casi al alcance de la mano... una mano muy pequeña... como Tente y Memé con sus cubremochilas amarillos.
Photobucket
Sólo nos ha tocado sudar en un repecho fuerte. El resto del camino recorre describiendo las amplias curvas que le marcan las laderas del Tsergo Ri, el monte con los torrentes de arena que veíamos ayer. Una vez más, las cámaras echan chispas. Alfonso con el Naya Kanga (5.884m) detrás.
Photobucket
Así, hasta que al volver una de las curvas del camino vemos esto. Si no nos equivocamos, el Yala Peak, la montaña que venimos a subir en este valle, es ésa del fondo. De momento, lo primero que pensamos es que tiene poca nieve... después empezamos a comentar que nos ha ido a tocar la cima más fez de estos contornos...
Photobucket
Pero en fin, parece que toca hacer un descanso para comer un poco. No llevaremos andando más de tres horas, pero ya digo que es lo que toca. Nos refugiamos del viento, que levanta dolor de cabeza, en esta casa en ruinas. Tomamos té, un piscolabis y nos deleitamos con las vistas mientras comentamos sobre el Yala...
Photobucket
Después de estar un rato tirado a la bartola siempre cuesta un poco volver a ponerse en marcha. Los nisios, para no perder la costumbre, lo hacemos los últimos. Nos han adelantado hasta los porteadores y sólo el inepto de Dorje, el sirdar, parece agradecer que vayamos tan despacio. Ahí está a la cola del pelotón.
Photobucket
Apenas hemos calentado las piernas cuando vemos las tiendas del campamento. En unos tres cuartos de hora hemos llegado y eso que nosotros vamos lentos. El resto habrá echado un paseo de media horita. En fin, reservemos fuerzas y sigamos con calma por aquello de la aclimatación. Eso sí, el lugar a 4.800m, es impresionante con los paredones del macizo del Lantang Himal como telón de fondo. Las nubes nos tapan el Lantang Lirung...
Photobucket
...anda! Si no éramos los últimos, todavía faltan algunos porteadores por llegar...
Photobucket
...y todavía no son ni las tres de la tarde. Nos lo tomaremos con calma, como hacen Gaspi y Alfonso, que mañana habrá que levantarse muy de madrugada. Parece que habrá que subir por la izquierda, remontando la pedrera y luego subirse al glaciar que nos lleve hacia la derecha, hacia la cima... pero eso será mañana, ahora a preparar nuestra primera noche en tienda de campaña. Eso sí, antes probaremos, también por priemra vez, los manjares de Lucman, nuestro cocinero, a quien Tente no tardará en rebautizar como Pong, ya os contaré, ya os contaré...
Photobucket
Sigue aquí

9 comentarios:

dron dijo...

Pero que guapo.....venga,masssssss!!!!

Pere dijo...

Aupa Borjita!
Vaya montañones perretes!
Oyee, un saludo a vuestro sirdar favorito, se ve que le cogísteis cariño!!

Ale, esperando próxima entrega...

vidal dijo...

Bueno, bueno, pues, de momento, parece que el Yala ese no se va a poder esquiar, ja, ja, ja!!!... Peazo montañones se ven por ahí!!!... Aupa esos Nisios!!!... bueno, ya no grito más que creo que tenéis que madrugar, ja, ja, ja!!!... un abrazo esgallero!!!

Zieft dijo...

Este capitulo se me ha hecho muy cortito... queremos mas!!!

Kunzuilh dijo...

Menuda chulada de fotos!!!
Ya estoy deseando que continúe...

alber dijo...

Qué tensión. Hasta ahora habeis tenido mucha suerte con el clima. Pero algun dia os tendrá que pillar una buena chuza.

Escurial en Red dijo...

Qué corto este capítulo, pero qué pedazo de paisajes. Envidia sana que dais.
Esperamos con ansias el siguiente nisio-capitulo.

Keducc dijo...

Al pelo. Pues pinta todo muy bien. Gracias por compartirlo y no escatimes en el desenlace.
que ganas!!!

Rafatorollo dijo...

Yo sigo leyendo el próximo capítulo....