miércoles, 3 de noviembre de 2010

Expedición Nisia al Paldor Peak (5.928m) 3: Cumbre en el Yala Peak, "¡Somos un equipo. Si sube uno subimos todos!"

Viene de aquí

Bueno, nos habíamos quedado con la sin par estampa de estos dos zánganos sesteando bajo el Yala Peak. La imagen, poco edificante para las nuevas generaciones de montañeros, nos viene sin embargo, pintiparada para explicar la ruta prevista para la ascensión. Sí, he dicho "prevista", así que el audaz lector ya se habrá dado cuenta de que, para variar, en una expedición de estas nisias características algo tenía que fallar. Y no, malpensados, no tuvo nada que ver con la resaca de nuestro amigo Dendi, el sherpa.
Photobucket
El despertador sonó a las 2,30h y a las 3,30h ya estábamos caminando por la pedrera. Para los habituales a deambular a esas horas de la noche por los garitos más infectos, caso de nuestros queridos Andrés, Gaspi, Sergio y Alfonso, o para los que se habían tomado en serio lo de la preparación física para subir montañas en el Himalaya, o sea, el resto, no había problemas. Por eliminación, el que no carburaba bien era yo, que soy un mediastintas. Ni hice el crápula nocturno como dios manda ni me entrené como dios manda. En fin, que no iba a gusto...
Photobucket
...a ello contribuían unos terribles retortijones, tal vez consecuencia de los primeros alimentos salidos de la cocina de nuestro querido Pong. Por fortuna, este tiempo de caminar a la luz del frontal suele pasarse rápido y, cuando quisimos darnos cuenta, ya estábamos a los pies del glaciar. Tocaba ponerse los crampones y sacar el piolet. Momento que yo aproveché para aliviar mis más perentorias necesidades, lo que contribuyó en gran medida a mi mejoría, tanto física como mental.
Photobucket
El espectáculo del amanecer sobre el Naya Kanga era digno de contemplación... tanto que se me debió de ir el santo a cielo; porque entre el alivio de mis más perentorias necesidades, ponerme el arnés y los crmapones y la mencionada contemplación, cuando me quise dar cuenta los nisios estábamos sólos y retrasados... una vez más. Pero el amanecer es bonito, ¿eh?
Photobucket
En efectivo, Tente y el resto del grupo habían ido tirando y Dendi nos esperaba un poco más arriba, allí ¿le veis?, mientras nosotros dábamos los primeros pasos por el glaciar. Venga. Otro ejercicio de agudeza visual. Obsérvese la foto inferior y descúbrase en menos de diez segundos, cuál de estos avezados montañeros está cometiendo un gravísimo error de seguridad... ... ...
...
...y ¡tiempo! Efectivamente, el penúltimo miembro de The South Face Extreme Nisio Team, cuyo nombre permancerá en el anonimato para evitar la mofa, la befa y el escarnio públicos, ¡¡¡Ha empezado a andar tan campante con un sólo crampón!!! En fin, echémosle la culpa a la altura...
Photobucket
...en un arrebato de compañerismo, uno baja a buscar el crampón del pie derecho, olvidado un poco más abajo, mientras el resto se afana por colocarlo en su sitio...
Photobucket
Tras solventar este pequeño contratiempo que nunca prometimos expresamente y por escrito no contar a nadie, reanudamos la marcha. Dendi nos espera y nos mira atónitos como pensando: "pero con quién me he ido yo a subir montañas...". Más o menos lo mismo que pensábamos nosotros cuando él apareció haciendo eses... Creo que por eso terminamos formando un buen equipo.
Photobucket
¿He dicho ya que amanecía? Pues amanecía sobre el Lantang Lirung y Andrés ya había sacado la cámara para empezar a hacer de las suyas. Como esta foto, que es tan buena que casi parece de las mías...
Photobucket
La verdad es que al meternos en el glaciar, yo empecé a ir más cómodo. La temperatura era fresquita, llegó a los -10º, pero no había viento y ya faltaba menos para que el sol empezara a calentarnos. Así que ahí vamos, el Nisio Team en formación en pos de la cumbre. Más arriba, Periko tira hacia arriba mientras José Ramón empieza a tener problemas, está cansado y por lo que supimos después, era la primera vez que se calzaba unos crampones. Tente no lo vio claro y lo sacó a descansar a la zona de rocas. Esta situación generaría una cierta desorganización en el grupo que traería diferentes consecuencias, afortunadamente, ninguna grave.
Photobucket
Pero de momento, ignorantes de lo que había de suceder, caminábamos viendo la cima del Yala cada vez más cerca mientras su sombra se proyectaba sobre el Lantang Lirung.
Photobucket
La nieve estaba perfecta, el glaciar no superaba los 45º de inclinación, íbamos bien de tiempo y las vistas eran inmejorables. Es en momentos como éste cuando uno se dice a sí mismo: "Por esto es por lo que yo subo montañas".
Photobucket
Seguro que lo mismo estaba pensando Andrés.
Photobucket
Son algo más de las siete de la mañana y llega uno de los momentos clave de la ascensión. Ya vemos la cumbre, a la derecha, coronada por un gran mástil y banderas de oración. Pero, tal y como se intuía desde el Campo Base, no hay mucha nieve. El problema es que esa nieve que falta debería permitirnos subir a la cresta cimera. En su lugar, una amalgama de tierra hielo y piedras hacen impracticable la ruta habitual, hacia la que miramos todos. Dendi intentó trepar por ahí dando pioletazos en la arena congelada, pero le dijimos que se bajara, que se nos iba a matar...
Photobucket
Vaya, ahora que la cima estaba tan cerca...
Photobucket
Más lejos la veían Tente, la foto es suya, y Periko que intentaron subirse a la arista por esta parte. Pero el terreno era igual de peligroso y finalmente desistieron y regresaron junto a José Ramón, que esperaba más abajo.
Photobucket
Más abajo todavía, tirando de zoom, veíamos el Campo Base...
Photobucket
Ante sesta situación, Gaspi decidió explorar un poco, se bajó del glaciar para tratar de darle la vuelta al aparentemente inaccesible castillete cimero para buscar una punto más débil por otra vertiente.
Photobucket
No tardamos en verle buscando un camino entre las piedras...
Photobucket
....parece que por ahí puede pasarse...
Photobucket
...está justo debajo de la cima por el otro lado, lo veis allí abajo a la derecha, que no os deslumbre el sol, que ya asoma.
Photobucket
Memé y Valery, que esperaban con nosotros no lo ven claro y deciden darse la vuelta. Ahora nos vemos. Photobucket
Al poco de irse, Gaspi reaparece y nos grita que ha visto un hito. Los nisios, que nos quedamos como elemento de vanguardia de la expedición, convocamos una reunión de urgencia para decidir qué hacer. Veamos:
Tenemos tiempo para intentar subir por otro lado.
Las condiciones meteorológicas son inmejorables.
Y hemos venido aquí a subir montañas, ¿no?
Sí, pero, el resto del grupo no sabe nada de nuestras intenciones y ya han iniciado el descenso.
Finalmente, optamos por una solución salomónica, Alfonso, que creo que tampoco estaba muy convencido de seguir, y yo, que he de reconocer que tenía mis dudas, nos ofrecimos para bajar y avisar a Tente, que a fin de cuentas era nuestro guía de que el resto, acompañados por Dendi, iban a intentar la cima por otra ruta.
Así que nos despedimos al grito de: "¡¡Somos un equipo. Si sube uno, subimos todos!!" y nos dimos un abrazo. Qué bonito, como Los Tres Mosqueteros.


Así que, mientras Alfonso y yo bajábamos, Andrés, Sergio, Gaspi y Dendi fueron bordeando la rocosa cima y trepando en busca del punto más alto. Todas estas fotos son de la cámara de Andrés.
Photobucket
Desde la otra vertiente de la montaña se veían estos picos, uno de ésos debe de ser el Morimoto (6.750m)
Photobucket
Parece que Gaspi ya está en la cima...
Photobucket
...y por detrás llega Sergio...
Photobucket
...nada, nada que ya está ahí...
Photobucket
Efectivamente, cimaaaaaaaaaa!!!!! Tres nisios y un sherpa, que está haciendo la foto, en la cumbre del Yala Peak (5.500m) Fue cuestión de media hora y de una trepada que no pasaría de III. Míralos qué majos con el Lantang Lirung a su espalda...
Photobucket
Y desde arriba, estas vistas...
Photobucket
...y éstas...
Photobucket
...mientras Alfonso y yo llegamos a donde estaba el resto. Tente estaba preparando los aperos para asegurar en corto a José Ramón en la bajada del glaciar... luego con cuidado, despacito y buena letra...
Photobucket
...hasta llegar a la parte de roca. Bastante más incómoda, pero bueno, de bajada...
Photobucket
Una vez en el Campo Base, yo echaba miradas a la cumbre por si veía a alguien, pero nada.
Photobucket
Hacia rato que habían destrepado el tramo más complicado...
Photobucket
...habían desandado el glaciar...
Photobucket
...que a tramos tenía su pendiente...
Photobucket
...y habían visto a lo lejos el Campo Base donde les esperábamos.
Photobucket
Llegaron como una hora después que nosotros, con la alegría en la cara y la cima en la mochila.
Photobucket
Pero poco tiempo hubo para celebraciones. Comimos un poco, recogimos los petates, desmontamos el campamento y a seguir caminando hacia abajo. Había que llegar a Kyanjin Gompa. Otros mil metros de desnivel negativo para las rodillas. Esta vez salimos todos bastante juntitos...
Photobucket
...pero no tardamos en quedarnos atrás, contando los pormenores de la ascensión, recreándonos en los detalles y, por supuesto, disfrutando del paisaje con calma...
Photobucket
...parando a fotografiar a los yaks...
Photobucket
...y cuando nos quisimos dar cuenta, ya veíamos al fondo el pueblo.
Photobucket
Poco antes de llegar recogimos a José Ramón, que no sabía muy bien por dónde cruzar el riachuelo y de charla llegamos a Kyanjin Gompa...
Photobucket
...donde al parecer ya habían llegado las noticias de la última hazaña de The South Face Extreme Nisio Team, abriendo nuevas vías en las montañas del Himalaya. Hasta Dendi felicitó al trío de cima por su audacia. No es de extrañar que las chicas del lugar nos lanzaran sonrisitas cómplices...
Photobucket
...y como no podía ser de otra manera, nos fuimos a celebrarlo al garito de Lakhpa que nos sirvió cervezas aceptablemente fresquitas y accedió a hacerse una foto con nosotros en compañía de su señora. Un placer, compañero.
Photobucket
Sigue aquí

10 comentarios:

Anónimo dijo...

ZORIOOOONAAAAAAAK!!!!!!

vidal dijo...

Aupa Nisios!!!... Enhorabuena por ese primer montañón!!!... y además, parece que igual algo si que se puede esquiar ¿no?, ja, ja, ja... Venga, a ver pa donde vamos ahora, estoy to picao!!!... un Abrazo Esgallero!!!...

sherpa dijo...

No se si será edificante o no, pero esa imagen sesteando me da mucha envidia, la parte contemplativa siempre es importante en una expedición, enhorabuena por la cima!!!
Un saludo.

Kunzuilh dijo...

Eso es lo que se llama llevar la montaña en las venas!
Incluso a casi 6000 m. buscando vías nuevas, jejeje.
En serio, qué envidia de fotos!
Bueno bueno, a ver mañana qué pasa en este serial que nos estás dando...

alber dijo...

Bravo!!!
Qué gran final feliz!

rafatorollo dijo...

Enhorabuena por esa cima del Himalaya, para morirnos de la envidia, despues de haberlo leido unas cuantas veces, yo cuando sea mayor quiero ir alli, me ha gustado mucho el chisme automatico de la religión y esos pedazos de cervezones del lugar, a seguir asi compañeros, un fan.

Cienfuegos dijo...

Ahí es nada, Tente dándose la vuelta y los nisios abriendo via para hacer cumbre. Enhorabuena al Nisio Extrem Team por esa cumbre "by the group".
Un saludo

dron dijo...

Enhorabuena chavales!!!!!

El FOX dijo...

Vaya via "Nisio Extrem Yala" o como la conocen alli "Si quieres Gas vete a cumbre", en fin envidia sana por abrir nuevas rutas que pasan a los anales de la historia montañera (aunque sea la nuestra)

Keducc dijo...

Pues enhorabuena a todos los nisios. Quitan el hipo todas las imagenes, impresionantes paisajes.
¿¿¿Eso existe de verdad???
Gracias por compartirlo.
Sois muy grandes.