lunes, 8 de noviembre de 2010

Expedición Nisia al Paldor Peak (5.928m) 5: El Campo Base del Paldor

Por supuesto, al final no hubo pollo para cenar. Eso no fue grave, podíamos aguantar sin comer pollo. La cuestión fue que el inepto de nuestro sirdar nos dijo que al día siguiente no podíamos llegar hasta Somdang porque el autobús local no llegaba hasta allí. Intentamos explicarle que ése no era nuestro problema, que según nuestro programa de viaje, cerrado hacía más de un mes, tenían que trasladarnos por carretera hasta allí. Total, que tuvimos que iniciar duras negociaciones y hacer varias llamadas con el teléfono satélite de Tente. Al final, Sanga, nuestra agencia española, nos confirmó que había hablado con Thamserku, la agencia local, y que íbamos en todoterreno. Así que, a la mañana siguiente, aparecieron los coches y nos preparamos para cuatro horitas de viaje por pistas. En esta foto de Tente, estamos ya casi listos para partir.
Photobucket
Seguro que vamos más cómodos que estos nepalíes... pero no nos riamos demasiado que a la vuelta nos espera alguna sorpresa.
Photobucket
Contra lo esperado, el viaje no se hace pesado. Remontamos una sinuosa pista y tras pasar un collado recorremos pueblos llenos de actividad donde los niños pastorean orgullosos sus vacas.
Photobucket
Seguimos ganando altura y discurrimos por un bosque de enormes pinos...
Photobucket
...que cada dos por tres nos obliga a pararnos para limpiar el camino.
Photobucket
...he dicho cada dos por tres, quería decir cada tres por cuatro...
Photobucket
...lo bueno es que, de vez en cuando, te podías parar y deleitarte con vistas como ésta.
Photobucket
Y así llegamos a Somdang (3.270m), un pequeño pueblo bastante alejado de todas partes...
Photobucket
...donde encontramos este pintoresco lodge. Sólo falta que llegue el camión con los petates y nos pondremos a instalar el campamento.
Photobucket
No tardamos en descubrir que, si en el valle de Lantang el buen tiempo estaba prácticamente asegurado, aquí la cosa no pintaba tan bien. La orientación norte-sur del valle hacía de auténtico pasillo para las nubes que se agarraban a las montañas... a ver si aguanta...
Photobucket
...pues no. No aguantó. Al contrario, se puso a llover con ganas y decidimos no montar el campamento sino alojarnos en el lodge. Suponía un sobrecoste por cabeza de 200 rupias, o sea, menos de dos euros. Nos lo podíamos permitir y así no tendríamos el problema de empezar a mojar las tiendas de campaña antes de lo necesario. Pedimos una sopa, que nuestro anfitrión elaboró con espinacas cortadas de su huerto ante nuestros propios ojos...
Photobucket
...y tras hacer el reparto de habitaciones. Nos fuimos a dormir. A Andrés, a Alfonso y a mí nos tocó compartir el cuarto y juntar las dos camas para poder acomodarnos, pero la exquisita decoración hacía más llevadera esta pequeña incomodidad. Un rato de lectura y a dormir.
Photobucket
A la mañana siguiente amaneció nublado. Nos preparamos y empezamos a caminar. Sí, otra vez los últimos...
Photobucket
Vaya, la cosa no pinta muy bien valle arriba. Menos mal que llevo el paraguas a mano... aunque bueno, a lo mejor aguanta, pensábamos, ilusos de nosotros...
Photobucket
De momento, nos internamos en el bosque...
Photobucket
...y cruzamos el río por este puente. Bueno, todos menos algunos porteadores y Sergio, que decidió seguirles y pudo probar que sus botas nuevas son impermeables, pero no sumergibles...
Photobucket
Así que volvió para cruzar por el puente con un pie empapado...
Photobucket
...por fortuna, para el muy suertudo, coincidimos con el porteador que llevaba su petate en uno de sus descansos y aprovechó para cambiarse el calzado. Hábil maniobra que le iba a dar un poco igual...
Photobucket
...porque acto seguido, empezó a llover. Y, ¡de qué manera! Alfonso y yo sacamos el paraguas, creo que Tente y Memé, a los que hace tiempo perdimos de vista, también. Los demás, ni goretex ni leches, a mojarse se ha dicho. Íbamos siguiendo un camino que remontaba una empinada ladera junto a una línea de tendido eléctrico. El caso es que según el mapa ahí arriba, casi a 4.000 metros, había unas minas, ahora abandonadas.
Photobucket
No sé si fue por la llluvia, pero después de pararme a hacer la foto anterior, no fui capaz de coger ritmo. No iba cómodo y perdí contacto visual con el resto, algo no muy difícil por la lluvia y las nubes. El caso es que cuando llegué al viejo poblado minero, se habían refugiado en esta caseta de chapa...
Photobucket
Dentro las caras de la gente eran un poema. Vaya día...
video
Allí dentro, como cantaba Bob Dylan, estábamos a cubierto de la tormenta...

...claro, que el viejo Bob no decía nada de un suelo lleno de conguitos de cabra, entre otras pequeñas incomodidades...
Photobucket
...por lo menos, nuestro querido Pong, había puesto su cocina a trabajar y no tardó en traernos té. Inlcuso preparó algo de comida: patatas fritas y otros manjares que nos supieron a gloria...
Photobucket
...cuando escampó un poco, exploramos el poblado y encontramos otra pequeña casa con el suelo de madera, más seca, más cómoda, aunuqe con alguna que otra gotera. Esta foto es de Memé, que nos inmortalizó tratando de organizarnos.
Photobucket
Llovió casi toda la noche, pero a la mañana siguiente, amaneció medio bueno... bueno, a ver si hoy aguanta un poco la lluvia... A la luz del día las instalaciones de la mina de zinc tenían un aspecto muy peculiar.. Tente, que ya salía hacia el Campo Base, junto con Periko y Valeri, habían ido el día anterior a echar un vistazo al túnel. Nosotros, si eso ya lo haríamos a la vuelta...
Photobucket
...que otra vez salíamos los últimos. Aunuqe sólo fuera por no perder la costumbre...
Photobucket
El sendero ascendía rápidamente y parecía que el cielo, por arriba, quería aclarar un poco...
Photobucket
...aunque por detrás de nosotros las nubes venían pisándonos los talones... no si al final hoy tampoco aguantará...
Photobucket
Bueno, parece que la pendiente se acaba, ya queda poco para el Campo Base y esta vez ni siquiera hemos llegado a adelantar a los porteadores...
Photobucket
...se trata de una vieja técnica nisia. Así cuando llegas ya está el campamento medio montado. La etapa de hoy ha sido corta, muy breve, casi ridícula. Apenas una hora y media caminando. Eso nosotros, que vamos despacio, pero el resto habrá caminado poco más de una hora... En fin, que ahí estamos llegando al Campo Base, situado a 4.470 metros, y al fondo, oculto entre las nubes, está o debería estar el Paldor Peak. Por lo menos, el cielo está con nubes y claros...
Photobucket
...nos despedimos de los porteadores locales. Son habitantes de Somdang, el pueblo de abajo que el inepto de nuestro sirdar ha contratado como refuerzo. Gente dura la de estos parajes, obsérvese el pedazo puñal que se gastan algunos... les dimos una buena propina y nos inmortalizamos con ellos. Si nuestra expedición tiene éxito, ellos también merecen su parte de gloria.
Photobucket
Decía que a ver si guantaba sin llover... bueno, pues no llovió... nevó. Por lo menos le daba un poco de ambiente al Campo Base...
Photobucket
...y nos obligó a refugiarnos en las tiendas todo el día. Los nisios nos metimos todos en una a jugar a las cartas. Yo acabé con dolor de cabeza y además perdí. En fin, la dura vida en el Campo Base, aunuqe también tiene sus momentos...
Photobucket
...como la hora de cenar. Mientras fuera seguía nevando, nosotros celebramos el cumpleaños de Periko con un pastel que nuestro querido Pong amasó con sus propios pies utilizando una técnica milenaria. ¡Felicidades Periko, un placer subir montañas contigo!
Photobucket
Y luego, otra vez a la tienda a dormir mientras fuera seguía nevando...
Photobucket
...al día siguiente tocaba jornada de descanso para mejorar la aclimatación y después hacia el Campamento de Altura. La hora de la verdad se acerca...
Sigue aquí

2 comentarios:

vidal dijo...

Ese Paldor ya esta temblando, pensando en que en pocos días unos nisios se le van a subir encima, ja, ja, ja!!!... Menudo "tiempo de hombres", que diría un perro, je, je, je... abrazos esgalleros nisios!!!... Vamos p'al Paldor!!!

El FOX dijo...

Aupa Nisios!!!! Que tiemblen todos porque el Equipo Nisio llega al Paldor.
Por cierto, muy tranquilo el Gaspi en este capitulo.