jueves, 16 de octubre de 2008

Selva de Irati 2. Casas de Irati-embalse de Irabia. Más otoño

El reportaje que publiqué el otro día sobre la Selva de Irati estaba, en realidad, incompleto. El caso es que después de regresar al punto de información de las Casas de Irati, nos apetecía seguir paseando, así que continuamos con otra ruta. Ésta más cortita, unos ocho kilómetros, la que lleva hasta el embalse de Irabia. Es la más transitada porque transcurre siempre por una cómoda pista.
Empieza aquí.
Photobucket
Si en la ruta anterior casi no nos encontramos con nadie, en ésta nos cruzamos con mucha gente que ya regresaba... ¿Falta mucho para el aparcamiento? preguntaban madrs tirando de niños cansados...
Photobucket
La ruta también tiene sus rinconcitos, como este del río Irati, aunque la sensación de estar en lo profundo de un bosque que tiene la anterior, aquí se pierde.
Photobucket
Los montes, coom éste de Arondoa, despliegan toda una gama de colores...
Photobucket
...aunque todavía falta un poco para que el otoño llegue totalmente.
Photobucket
El camino tiene pequeños repechos y hace curvas siguiendo el sinuoso cauce del río. De allí venimos...

Photobucket
No se tarda ni una hora en llegar al embalse de Irabia. Nosotros lo hicimos por la pista, pero el sendero SL-NA 63A va en realidad por un camino que discurre a media ladera del monte de Zabaleta.
Photobucket
El agua del embalse refleja las luces del atardecer.
Photobucket
Para regresar sí que seguimos el sendero, en lugar de volver por la pista, es más entretenido.
Photobucket
La luz entra en el bosque mientras regresamos.
Photobucket
...pero el camino no tarda en devolvernos a la pista.
Photobucket
...que nos lleva de nuevo al aparcamiento junto al río Irati. El final de nuestra segunda ruta.
Photobucket
Que en realidad terminó aquí, en el camping de Ochagavía, donde culminamos la jornada con sendas jarras de Keler. Qué rica está esta cerveza, hacía mucho que no la probaba.
Photobucket
Luego ya empezó a llover, tuvimos que refugiarnos en la sidrería, una cosa lvó a la otra y... ahora que lo pienso... tal vez esa fuera otra de las causas que contribuyó a que se me hiciera más dura de lo esperada la ascensión a la Mesa de los Tres Reyes que hice el lunes.

1 comentario:

Adrian dijo...

Hola!

El paisaje es espectacular, que envidia, que el año pasado no lo pude visitar porque me faltaron días. Con la de información que encontré en Turismo en la Selva de Irati para adentrarme en el norte de Navarra. Saludos