lunes, 6 de octubre de 2008

Torre de los Horcados Rojos (2.506m)... lo que viene siendo aprovechar la primera nevada de la temporada

Cuando el viernes me dijeron que se suspendía el curso de escalada que tenía pensado hacer, me puse a pensar a dónde podía ir. Casi por casualidad miré en la cámara web de Fuente Dé y, ¡oh sorpresa!, estaba nevando. Estaba claro, ¿no? a empezar la temporada de invierno. Saqué todos los trastos y dejé preparada la mochila para salir prontito y pillar el primer teleférico. Ya desde la autovía, cerca de San Vicente de la Barquera, pude ver las cumbres nevadas... ¡qué emoción! y al pasar Potes ya no me pude resistir, paré un momento y tiré una foto.
Photobucket
Llegué a la estación del teleférico a las 9,00h. Sólo había dos coches más. Qué raro... y aquí llega el primer momento nisio del día. Como ya están con el horario de invierno, el primer viaje es a las 10,00h. Para un día que llego bien de tiempo, resulta que me he pasado, no si por algo somos el Nisio Extreme Team... Pero ahí no quedó la cosa, no. Viendo la horita que tenía por delante, decidí echarme una cabezadita en el coche... cuando abrí el ojo aquello estaba lleno de gente y en lo que me puse las botas me tocó esperar hasta el cuarto o el quinto viaje... en fin. sin comentarios.
Cuando llegué arriba estaba todo nevadito, medio metro habría por Horcados Rojos me dijo el del teleférico. Yo de momento le saqué una foto a Peña Remoña, una montaña que me atrae.. un día de estos, me voy por los Tornos de Liordes...
Photobucket
A todo esto, con la emoción del momento, la verdad es que no tenía nada claro hacia donde iba. Me apetecía subir a Peña Vieja, pero es una cuenta pendiente que tenemos Jorgito Andrés y yo, y es de ley que la saldemos los tres juntos... así que decido acercarme hasta Horcados Rojos y probar con la torre del mismo nombre. Allá vamos.
La nieve se pisa bien, hay buena huella y caminar por aquí es, una vez más, una pasada. Voy a buen ritmo aunque al rato empiezo a notar que llevo las botas de plástico, y hace quince días estaba con las zapatillas de trekking... Allí tengo ya la Torre de los Horcados Rojos y tres montañeros vascos que llevaban mejor ritmo que yo.
Photobucket
Vista hacia atrás, con un pequeño rosario de montañeros que habían subido en el mismo viaje que yo.
Photobucket
Y vista hacia la izquierda, con la Torre del Hoyo Oscuro, otra que me tiene embobado. Me la apunto en la casilla del "Debe" y continúo la marcha. No hace mucho frío, pero el color plomizo del cielo le da al paisaje un aspecto más invernal. He pasado varias veces por aquí pero nunca me canso de admirar este sitio.
Photobucket
Ya estoy bajo la Aguja de la Canalona, de infausto recuerdo... tú espera ahí que otro día volvemos... Photobucket
Ahí va un pésimo autorretrato a mitad de camino...
Photobucket
...y allí, arriba a la derecha, ya asoma Cabaña Verónica, vigilante sobre un telón de cumbres.
Photobucket
Enfrente aparece el Tesorero. Qué bonito triángulo desde aquí...
Photobucket
...y justo sobre mi cabeza, la Torre de los Horcados Rojos. Prepárate que voy...
Photobucket
...antes me dirijo hacia el collado, donde llegan esos tres montañeros...
Photobucket
...desde donde las vistas son impresionantes. El Naranjo de Bulnes, sobre la Vega de Urriellu.
Photobucket
El Picu tirando de zoom. Sin palabras.
Photobucket
Y tras charlar un rato con los tres euskaldunes, este otro trío decidió tirar hacia la Torre de los Horcados Rojos. Qué bien, pensé ladinamente, voy a poder subir al más puro estilo The South Face, dejando que otros abran huella...
Photobucket
...pero mis astutos planes fallaron, al ganar un poco de altura y ver lo que quedaba, los compañeros no lo vieron claro y decidieron darse la vuelta. mientras pensaba qué hacer tiré un par de fotos de la Montaña Palentina y, por primera vez en mi vida he intentado montar una panorámica. De izquierda a derecha, Curavacas, Peña Prieta, Tres Provincias, Cuartas y a la derecha el Espigüete, con el Coriscao un poco más adelante.
Photobucket
Finalmente decido tirar y si la cosa se pone mal, ya tendré tiempo de darme la vuelta. De momento, no hay mucho problema. Bueno, uno pequeño: la perspectiva me engaña y compruebo que la peña que veía enfrente no es la cima. Está ahí arriba sobre este terreno de nieve y piedras que no tiene mucho problema, la nieve está recién caída y no hace frío, así que sólo hay que mirar donde se pone el pie para que debajo de la nieve no haya una roca lisa que te haga resbalar.
Photobucket
Cuando llego a ese punto, ¡mi gozo en un pozo!, tampoco es la cumbre. Sigo la cresta evitando acercarme al filo por si las cornisas... y aparece un chico que había seguido mi huella. Aprovecho para hacerle una foto, bastante molona, por cierto, y charlo con él sobre cómo llegar a la cima...
Photobucket
...hay que hacer un destrepe, luego hacer una trepada y luego caminar por la arista. El chico me cuenta que él la hizo en verano, pero que ahora... ni harto a patatas bravas. Me paro a pensar, trazo líneas en la nieve y en la roca buscando la forma de franquear este paso. Miro a los dos lados y la caída es, sencillamente, de matarse. Dudo. En un momento casi me doy la vuelta, ya volveré otro día... pero, está tan cerca... Al final decido probar. Es fácil, la cuestión está en no arriesgar nada. Doy un paso, luego otro y en el momento en que no lo vea claro, me doy la vuelta. Yo no soy de los que me juego la vida en estas cosas.
Dejo los bastones y empiezo. El destrepe, que en estilo culero no tiene complicación, me lleva a una pequeña terraza nevada que me deja en el inicio de la canaleta. Son sólo unos tres metros, aparto la nieve con la bota y encuentro un par de apoyos buenos. Golpeo una capa de hielo y se cae. Bien. Estoy en el quinto punto rojo. Limpio la repisa de nieve y encuentro buenos agarres y con el clásico paso de rodilla me encaramo a la parte superior. Ya estoy en la arista. Saco el piolet y camino pon ella con sumo cuidado hasta llegar a la cima.
Photobucket
¡¡¡Yuuuuupiiiii!!! Lo hice. Pego un par de gritos de victoria y para soltar la tensión acumulada, que por el careto que tengo en la foto oficial todavía no se me había ido del todo. Eso sí, disfruté de unas vistas y una soledad... recordando el popular, y un poco ñoño, tema de los Carpenters, me sentía en lo más alto del mundo:
Photobucket
Vídeo desde la cumbre. Cuando digo Padiorna, en realidad es Párdida, ignorante que es uno, ustedes sabrán disculparme.
Y ahora una rondita de fotos. Peña Vieja y debajo el camino que viene desde El Cable...
Photobucket
...el Tesorero...
Photobucket
...Peña Vieja...
Photobucket
...Picos de Santa Ana...
Photobucket
Tras comerme un sandwich y un poco de chocolate en la cima emprendí el regreso. He de decir que en el rato que estuve en la cumbre me entraron otra vez las dudas sobre cómo desandar el "paso complicado". No es lo mismo subir que bajar. Incluso llegué a agobiarme un poco. Pero después me tomé las cosas con calma, respiré hondo y otra vez un paso, luego otro... Esta vez, bajé un poco por la nieve para evitar el destrepe del paso de rodilla, en la imagen anterior está marcado en azul. Y de vuelta a donde dejé los bastones hice otra foto, bueno, en realidad es la misma de antes, pero unos minutos después, con mi huella. Puede parecer una tontería, pero me sentí satisfecho de haber tomado la decisión de seguir, de haber conseguido la cumbre y de haber hecho las cosas bien. Así que ahí va una pausa publicitaria homenaje al compañero bloguero Marc.
Photobucket
Con esa alegría que le da a uno el trabajo bien hecho hice el descenso de forma saltarina, lo que me supuso un par de revolcones en la nieve, cada vez más blanda, sin consecuencias. De bajada, me despido de Cabaña Verónica, otro día me acerco por allí...
Photobucket
...y en menos de una hora estoy casi abajo. Me acerco a la Horcadona de Covarrobres para asomarme a las praderas de Áliva y al macizo de Ándara...
Photobucket
...y una mirada atrás para ver la bonita torre que me he subido, ahora con un cielo azul y un buen calorcito.
Photobucket
Antes de montar en el teleférico, otra foto a Peña Remoña. Qué tendrá este pico...
Photobucket

7 comentarios:

Kepa dijo...

y yo perdiendo el tiempo de vacaciones en Mallorca.....

ALREPECHO PECHO dijo...

pero que envidiaaa ( y no de la sana...) buena pateada. Y para otra llevate un psp y asi no te duermes, que cosas pasan.
Saludos
http://alrepecho.blogspot.com/

Johnnie Walker dijo...

Hola The South,

Vaya ambientazo mas alpino, impresionantes las fotillos.

Un salu2¡

Oscar dijo...

Ahí, ahí, "abriendo huella camino de la cima", vaya chulada, esta me la apunto, que no la conozco en invernal y aunque tengo poco nivel con los "pinchos" parece asequible para mí.

Enhorabuena!!!!

JoseMi dijo...

Brrrr, una de las cosas buenas de vivir en el Norte es que puedes aprovechar las primeras nieves enseguida... Fantastica ascensión, con ese puntito de aventura que te has marcado al final, abriendo huella como un campeón. Esas cimas saben especialmente bien...

Un abrazo

Zieft dijo...

Mmmmmmmm.... que envidia!!! Y yo de boda en el pueblo...

A ver si nieva pronto y organizamos algo juntos!!!

fer dijo...

Qué pasada! Geniales las fotos :)

Como siempre digo en estos casos, espero algún día poder hacer rutas así... en Alicante es muy difícil que nieve!

Saludos!