lunes, 24 de noviembre de 2008

Morezón (2.393m) Un mal día lo tiene cualquiera...

Hay días en los que es mejor no levantarse de la cama. O como dice mi cuñado: "Hay días de desdicha en los que te caes de espaldas y te rompes la picha". ¡Qué sabias palabras!

En The South Face tenemos una reputada experiencia en todo tipo de circunstancias extrañas, rocambolescas, torpes, y un largo etcétera de adjetivos que, no en vano nos han hecho merecedores de un apelativo tan reconocido como es el del Extreme Nisio Team.
Pues bien, todas estas pequeñas desventuras, que vamos recogiendo bajo el epígrafe de Al filo de lo impresentable, tuvieron su colofón este fin de semana. Concretamente el día 22 de noviembre, festividad de Santa Cecilia, que ya ha quedado asociada en nuestro subconsciente a la palabra problemas.
Pero entremos en materia. El caso es que viendo el mal tiempo que hacía en el norte, decidimos programar nuestra salida montañera por la Sierra de Gredos. Tras la última buena experiencia en Picos de Europa, le hemos cogido el gusto a lo de dormir en las alturas con la tienda de campaña y la idea era subir a Cinco Lagunas desde Navalperal, intentar hacer alguna cima por allí, pasar la noche y al día siguiente, otra cima y para casa. Tras consultar el estado de la nieve en el foro de Sistema Central y reclutar a la forera Marta-Silence, que se unió a nosotros, y después de no pocos cambios de planes, finalmente, quedamos en Navalperal a las 9,00h. Empezamos mal el día porque 10 kilómetros después de salir de casa, me di cuenta de que se me habían olvidado las gafas de sol. Media vuelta y retraso de media hora. Pero ése fue sólo el principio de nuestros problemas.
Sobre las 8,40h, me llama Marta-Silence y me dice que ha pinchado una rueda. Por supuesto, no tiene ni idea de cómo cambiarla. Bueno, cuando estemos llegando miramos a ver qué hacemos. Al final, consigue que un paisano le cambie la rueda, pero la de repuesto no tiene aire. En un alarde de caballerosidad, en lugar de dejarla tirada a la espera de una grúa, nos acercamos hasta donde está. Gaspi, experto mecánico, desmonta la rueda, y se la llevan hasta Navarredonda de Gredos, a unos 25 kilómetros a repararla.
Photobucket
Mientras, los miembros más veteranos del grupo nos ocupamos de la organización y la logística. Un trabajo agotador, así que nos metemos entre pecho y espalda una ración de patatas revolconas acompañada de sendos chatos de vino peleón mientras hojeamos la prensa diaria. A todo esto, son más de las 11,30h.
Photobucket
Finalmente, vista la hora que es, cambiamos de planes y decidimos ir a la plataforma de Gredos, que es el punto de acceso más rápido. Entre ponte bien y estate quieto, entre lleva tú esta comida y déjame a mí esa parte de la tienda de campaña y espera a que Ángel, a quien hemos rescatado del mundo de la noche para la causa montañera, haga sus estiramientos...
Photobucket
...cuando salimos eran más de la 13,00h y tenía toda la pinta de que iba a ser un mal día:
Photobucket
La nieve escasea, vamos que no hay nada de nieve en la parte baja, bueno, esto está ya a 1.800 metros...
Photobucket
...a pesar de lo que diga mi altímetro. No, no es que volviéramos a cambiar de planes y nos fuéramos al Everest. No, es que ya metidos en complicaciones, mi barómetro se volvió loco y empezó a indicar cada vez menos presión hasta que se quedó en unos 230mb, lo que el altímetro interpreta en términos de desnivel. De todas formas sí que empecé a notar la falta de oxígeno, pero era del cabreo que empezaba a llevarme. Joder vaya día llevamos.
Photobucket
La idea era caminar hasta donde fuera, plantar la tienda y mañana ya veríamos. Aquí, por el Prado de las Pozas camino de Los Barrerones.
Photobucket
En un momento dado decidimos tirar hacia el Morezón, donde Mr.Churches y un servidor estuvimos hace justo seis meses. A Andrés el Circo de Gredos no le gusta demasiado por la cantidad de gente que suele haber. Además, así hacíamos una cima y luego ya improvisaríamos...
Photobucket
Por fin, empezamos a pisar un poco de nieve. Andrés y yo, que habíamos salido con las botas de plástico desde el aparcamiento, lo agradecimos. Me voy a pillar unas semirrígidas ¡pero ya!
Photobucket
Ángel, llevaba unas zapatillas de trekking y decidió entonces ponerse las botas de plástico. Eran las primeras que se compró Andrés hace más de diez años, se las había dejado hasta que renueve el material, si es que después de este día le quedan ganas de volver en serio a estas cosas...
Photobucket
...sin embargo, a los doscientos metros sucedió esto.
Photobucket
Yo ya había oído hablar de que las botas de plástico, con el tiempo, se degradan y que llegan a romperse como el cartón, pero la verdad es que al ver esto nos quedamos todos a cuadros. Una vez más se cumplió la Ley de Murphy acerca de que todo es susceptible de empeorar.
Photobucket
El desánimo cundió entre la tropa. Comenzaron los chistes sobre el gafe de Marta. Incluso se planteó seriamente la posibilidad de abortar la expedición para evitar males mayores... pero al final, el espíritu de The South Face Extreme Nisio Team primó por encima de todo. Ángel se calzó otra vez sus zapatillas, "son nuevas y el Goretex aguantará" y decidimos hacer cumbre en el Morezón como homenaje póstumo a las botas de Andrés que tantas alegrías le han dado desde la Sierra de Béjar hasta los Alpes. Ahí va Ángel, abriendo huella y todo.
Photobucket
El siguiente inconveniente fue ver cómo Gaspi se iba quedando. Le estaba entrando una pequeña pájara. Normal, nos habíamos levantado a las 7,00h, eran casi las 15,00h y prácticamente no habíamos comido nada. Todavía no les habíamos contado lo de las patatas revolconas...
Photobucket
Así que, paramos a comer unas galletas, un poco de chocolate y a hacer unas fotos a la zona de Galayos y La Mira.
Photobucket
Ya puestos a sufrir pequeños contratiempos, a Gaspar se le salió el tope del camelbag y empezó a chorrear agua, tardó en darse cuenta.
Photobucket
Tras reponer fuerzas, continuamos, todo parecía indicar que intentaríamos llegar al Morezón y volveríamos para casa...
Photobucket
...la subida se me estaba haciendo durilla. No tiene nada, pero con la moral algo baja y con el peso de la mochila prevista para dos días: saco de dormir, ropa de abrigo, ropa de recambio, infiernillo, comida, tienda... Pensamos dejarlas por allí y recogerlas a la bajada, pero nos dijimos, "con el día que llevamos, seguro que pasa algún desalmado y nos las roba..."
Photobucket
...así que tiramos para arriba, cada vez con un poco más de viento y frío...
Photobucket
...hasta que por fin llegamos a la cima. Eran las 16,15h. Todo un récord. He aquí la foto de cima. Es la segunda, la primera no salió porque una ráfaga de viento me tiró la cámara. No, si tenía que pasar... por suerte siguió funcionando después de tres botes en la roca.
Photobucket
Y el vídeo de cima.
video
Las nubes jugaban a taparnos y mostrarnos las cumbres del Circo de Gredos. Muy bonito desde aquí. La otra vez que estuvimos no se veía nada.
Photobucket
Después de un ratito en la cumbre iniciamos el descenso. Si no íbamos un poco ligeritos a lo mejor hasta se nos hacía de noche para terminar un día redondo.
Photobucket
De momento apareció un elemento que ya estábamos echando en falta: la niebla. Siguiendo las huellas no tendríamos problemas.
Photobucket
Ya cayendo la tarde llegamos de nuevo al Prado de las Pozas...
Photobucket
...y casi de noche terminábamos de recoger los trastos. Era el momento de hacer entrega de su camiseta a Ángel que con esa rotura de botas entró en el Extreme Nisio Team por la puerta grande...
Photobucket
...y a Marta, que con ese pinchazo ha batido todos los récords nisios que había hasta el momento. Compañera nos ha encantado conocerte, pero si algún día quieres volver a quedar con nosotros para ir al monte y te ponemos alguna excusa... no te lo tomes a mal, ¿eh?
Photobucket

8 comentarios:

Historias de montaña dijo...

Ah vale, asi que hay que ganrsela!

Por cierto, soprendente lo de las botas!

Salu2

Borja dijo...

Sí, sí, hay que ganársela, pero para ello hay que ser muy nisio... No está al alcance de cualquiera, eh?

Anónimo dijo...

yo ya tengo la camiseta "by the face... the south face"
Guapos, más que guapos... que da gusto veros en mallas

Zieft dijo...

Yo no hubiera dudado en desahacerme, ladera abajo, de Marta (sera gafe?¿? ;)), que obviamente ha entrado por la puerta grande en el Extreme Nisio Team, jejejejejeje.

Al menos no os lesionasteis....y ya teneis abierta la delegacion en Madrid del ENT

Yo no voy al monte contigo, ni borracho!!!

Anónimo dijo...

Que casualidad, el año pasado haciendo el Morezón mi bota se comportó igual, recuerdo que Andrés y yo nos las compramos juntos y han durado casi lo mismo. Miré la posibilidad de algún tipo de reparación que me comentó Roberto Alonso a base de resinas pero desistimos...
Bonita foto del Almanzor entre la niebla.
Andrés Castaño

Ira & Silence dijo...

No sé yo si seré gafe o no, pero doy fe y por sentado, que al menos antes nooooo!! :D

Un placer chicos, muchas gracias por todo: la compañía, las reparaciones mecánicas, las idas y venidas de un lado a otro buscando ruedas y aire, las birras, las risas, la cima final contra todo lo que pudiéramos empezar a pensar...

Nos vemos en otra!! (me negaré a conducir...? definitivamente??)

Ciaoooo!!

juan dijo...

yo doy fe de que Marta (silence) antes no era gafe. Ahora, despues de leer esto, no se yo si volver a salir con ella. Preocupao me habeis dejado, que este finde lo mismo comparto cuerda con ella en la pared.
Lo de la rueda,pa vivirlo. jajajaja

JUNO

Keducc dijo...

Joder amigos, si montais un circo os crecen los enanos...

Yo tengo intención de ir por allá el segundo finde de diciembre... espero tener más suerte,jeje.

Que ricas las patatas revolconas... dios...

Saludos!