miércoles, 3 de diciembre de 2008

Raquetada por la Montaña Oriental Leonesa 2. La Uña-Puerto de Ventaniella

Decíamos ayer... que, después de la raquetada, nos habíamos quedado tomando una cerveza en la terracita de invierno de La Vegalión, donde nos íbamos a quedar a dormir. Cenamos con fundamento en Crémenes y, tras arreglar el mundo hasta eso de la medianoche, nos fuimos a dormir los tres juntitos pero no revueltitos. A la mañana siguiente, al abrir la ventana, el paisaje y, sobe todo, el relativamente buen tiempo, nos auguraba un gran día de montaña. Por favor, absténganse los más jocosos de hacer comentarios sobre el color de la pared en combinación con el diseño de las cortinas.
Photobucket
Como suele pasar cuando se juntan dos amantes de la conversación y la filosofía como Andrés y Manuel, el desayuno se alargó y, a pesar de que nos levantamos a las 8,30h, no salimos de la casa rural hasta bien pasadas las 10,00h. Sin tener muy claro, para variar, el objetivo del día, remontamos la carretera N-621 hacia Riaño y continuamos por la N-625 hacia Asturias. Allí no pudimos por menos que pararnos, otra vez, a hacerle una sesión de fotos al Gilbo. ¡Ay! pero que bonica es esta montaña...
Photobucket
Junto a la carretera había unos caballos buscando un poco de hierba bajo la nieve y chupando la sal que habían esparcido las quitanieves. A ellos también los retratamos. ¡Guapos, más que guapos!
Photobucket
Después, debatiendo sobre a dónde ir, optamos por dirigirnos hacia el Puerto de tarna, por la CL-635 y a lo mejor dar un paseo por la zona del Mampodre. Pero en Lario vimos que había un punto de información, la Casa del Parque Regional de Picos de Europa de Valdeburón. Allí, nos dieron información sobre rutas de senderismo que hacer por la zona y al final, nos decidimos por acercarnos a la zona de Peña Ten. Mientras Andrés hacía fotos del pueblo como ésta, yo buscaba la información, que por algo me había dejado la guía de 50 Montañas de la Cordillera Cantábrica en casa.
Photobucket
Bueno, pues entre pitos y flautas, pasamos el pueblo de La Uña y paramos cerca del área recreativa de Los Carbellares, para seguir desde allí la ruta señalizada hasta el Puerto de Ventaniella. Eran las 12,00h cuando empezamos a andar.
Photobucket
Andrés quería alir directamente desde la carretera, pero yo le dije que era mejor acercarse hasta el área recreativa para desde allí buscar el puente de madera por el que iba la ruta. Además, allí había un panel informativo, en el que pone lo mismo que en el mapita que nos dieron en la Casa del Parque. Muy útil, la verdad.
Photobucket
Tras ver las indicaciones, sobre todo la última, decidimos que ésta era una ruta a la altura de lo que se espera de The South Face Extreme Nisio Team...
Photobucket
¡Cómo no! Empezamos con mal pie, bueno, con mala raqueta, porque bajamos hasta el río para buscar el puente y nada, que el condenado no aparecía. Después de tres cuartos de hora dando vueltas, decidimos volver a la carretera y empezar desde donde decía Andrés...
Photobucket
Allí, en la curva de la carretera vieja, apoyé mi bastón en la nieve y, en lugar de hundirse, sonó "clock". Retiré la nieve con las manos y allí estaba la primera baliza de la ruta... no, si por algo no aconsejan hacer esto con nieve...
Photobucket
Pues nada, vamos para allá. Andrés como siempre abriendo huella...
Photobucket
...y Manuel y yo chupando rueda.
Photobucket
Otra vez solos, otra vez por un paraje espectacular y, un poco mejor que ayer porque el desnivel era casi nulo y no hacía tanto frío, no bajamos de -2º en todo el día. Empezamos a seguir el curso del río en busca de la pasarela...
Photobucket
...a ver si está por aquí...
Photobucket
...por aquí no hay nada, nos dice Andrés...
Photobucket
...mientras, nosotros nos planteamos cruzar el río utilizando la técnica de vadeo Düffler, o sea, a la mecagüendios...
Photobucket
...dicho y hecho. ¡Tanta tontería por un puente de mierda! ¡Hombre!
Photobucket
Una vez al otro lado, no tardamos en encontrar la pista y, de vez en cuando, alguna marca que nos indicaba que íbamos bien encaminados. Al fondo, ya veíamos la Peña Castiello (1.352m).
Photobucket
Aquí Andrés nos muestra la difícil tarea de los abridores de huella. Metió el pie en el hoyo. No sería la primera vez, no. Luego se quedó en esa posición un rato, no sé si es que estaba muy a gusto o que esperaba a que nos acercáramos a practicarle el boca a boca... pues ahí puede esperar...
Photobucket
Frente a la Peña Castiello, que en el folleto con mapa que nos dieron aparece en primavera. Habrá que volver entonces.
Photobucket
Una miradita atrás de la parte de valle que llevamos remontada. Por cierto, el río es el Esla.
Photobucket
Vamos para allá, diciendo alguna que otra tontería para mantener bien alta la media.
Tras rodear la Peña castiello, por la izquierda, llegamos a esta puerta...
Photobucket
...que pasa sobre este tamo más encajonado del río...
Photobucket
...que pronto se abre en este valle, conocido como la Vega de Valdosín.
Photobucket
Al fondo, entre las nubes, se adivina la silueta de Peña Ten. Espéranos ahí quieta que no tardamos en volver para hollar tu cima.
Photobucket
Cruzamos otro arroyo. Éste se llama de Las Corvas.
Photobucket
Y llegamos a este edificio, un gran establo para vacas...
Photobucket
...con su redil. Andrés, compañero, hicimos la misma foto.
Photobucket
Hemos comido un poco de chocolate y galletas y decidimos continuar hasta el puerto que el día se está dando bien.
Photobucket
Andrés vuelve a caer en el hoyo, pero con el pulgar hacia arriba parece decirnos que está bien. Manuel y yo ni nos planteamos darle relevo, quita, quita, qué miedo... y qué cansado...
Photobucket
Volvemos a cruzar otro arroyo, el Del Puerto y nos colocamos en la parte derecha, más despejada, para ir ganando altura poco a poco. Ya vemos al fondo el Puerto de Ventaniella.
Photobucket
Ahora sí que no queda nada...
Photobucket
Andrés tiene ganas de asomarse a Asturias...
Photobucket
...y Manuel ya está llegando también. Hemos tardado casi cuatro horas, aunque habría que descontar la horita que tardamos en encontrar el camino...
Photobucket
De hecho, Andrés tiene tantas ganas de ver Asturias, que se interna en sus tierras, las del concejo de Ponga, allí abajo en línea recta.
Photobucket
Mientras, aprovecho para hacer un vídeo...
...y Andrés que cogido algo de altura, nos retrata a Manuel y a mí en medio del puerto.
Photobucket
Como empieza a soplar el aire empezamos el descenso. Parece que Manuel tiene ganas de llegar a merendar a algún sitio...
Photobucket
En lugar de volver por nuestras huellas, decidimos hacerlo por la otra vertiente del arroyo y cruzar el pequeño bosque. A ver qué tal.
Photobucket
Ahora que es cuesta abajo, ya abro huella yo...
Photobucket
Pronto empieza el espectáculo. Caminamos entre los robles desnudos y cubiertos por una capa de nieve es un lugar de cuento...
Photobucket
Creo que ahora me callaré y os dejaré disfrutar de las vistas. Las cámaras echaban humo, la mía...
Photobucket
...la de Andrés...
Photobucket
...la mía...
Photobucket
...la de Andrés...
Photobucket
Pero tampoco podímos estar allí todo el día, aunque nos hubiera o hubiese gustado, la verdad. Así que seguimos para abajo, ahora sí sobre nuestras huellas, primero hasta el redil de Valdosín. Allí, Manuel recibió una llamada de Jonás Cruces, con quien Andrés y él estuvieron en el Spantik. Decía que a ver si nos pasamos este invierno por Pirineos que estará haciendo unos cursos... puede ser un buen plan.
Photobucket
Después nos acercamo de nuevo hasta Peña Castiello...
Photobucket
...y ahora sí, por el puente, que de regreso encontramos a la primera. Ya caía la tarde...
Photobucket
...como diría el tan poco reconocido filósofo Peter Griffin: "Es la hora mágica, el día todavía no ha terminado, la noche todavía no ha comenzado y en algún lugar del mundo Roco Siffredi se estará tirando a una mujer que no ama".
Photobucket

10 comentarios:

jefoce dijo...

Bueno figura, me encantan tus entradillas. Todos solemos entrar a saco en el relato, y tú contándonos el desayuno y vuestras filosofías baratas:-)

Ya veo que te lo pasas bomba con la nieve. Me ha gustado el picacho del principio. ¿Tiene acceso fácil?

Anónimo dijo...

De verdad que me lo paso pipa con las aventuras del Nisio Team, seguid plase

Andrés

Borja dijo...

-Aupa Mikel! El Gilbo se sube fácil, sólo que tiene una cresta en la que es mejor no resbalarse. Si pinchas en la palabra Gilbo tiene un link al repor de cuando lo subimos.
-Andrés me alegro de que te lo pases pipa, esa es la idea.

Fernando dijo...

Sois la caña, no paréis de escribir estos posts tan divertidos, que menuda envidia me dáis.

Un saludo desde Noruega :)

Borja dijo...

Desde Noruega!!!
Qué dices de envidia, pero si allí sí que tendrás nieve, compañero!!!

figura dijo...

mientras, nosotros nos planteamos cruzar el río utilizando la técnica de vadeo Düffler, o sea, a la mecagüendios...

JAJAJA
que grande!

Liliana Martín Martin dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Excepcional reportaje!!!
De algún modo nos sentimos hermanados con "The South Face", puesto que nosotros también elegimos, siempre que podemos, la cara más facilita de la montaña.
Formamos hace un par de años el afamado GRAT (Grupo Rendimiento Alto Torrebruno) y tenemos como divisa "Montaña+Entrecot" y como guía espiritual al afamado entretenedor de niños.
Nuestro grupo está formado por varios españoles, un vasco, tres dominicanas, media docena de argentinos, una portorriqueña y una italiana, aunque estamos intentar "fichar" miembros de Asia, Africa y Oceanía (que nos faltan).
Podeis ver las fotos en el facebook
http://www.facebook.com/home.php#/group.php?gid=99708080081
Nos encantaría tener un informático en el GRAT para poder hacer report como los de los Nisio's.
Enhorabuena por vuestros relatos.
Nos vemos en la montaña...o en el bar!!!!
Alon

Borja dijo...

Me he pasado por vuestro sitio y, la verdad es que la filosofía sí que es la misma, sí.
He visto botas de vino, tipos barbudos en mallas, risas... la única diferencia es que nosotros no logramos engañar a mujeres para que se vengan con nosotros al monte...
Por cierto, también soy fan de Torrebruno y de los entrecots...
A ver si coincidimos por las montañas, compañero!

Anónimo dijo...

Pues nuestra filosofía se resume en que "una fabada sabe mejor después de todo un día pateando por la montaña".
Algunos miembros del grupo hasta a mí mismo me asombran, en la primavera nada más llegar a Hoyos del Espino la mayoría de los "montañeros" se pidieron unos huevos revueltos ANTES DE LA RUTA. Eso sí, nos hicimos el Morezón y todo, un pelín tarde claro.
Lo de tantas chicas en la montaña, ni yo me lo puedo explicar.
En la próxima ruta, prometen apuntarse una veintena de dominicanas amigas de Maricha. ¿Qué habremos hecho para merecer esta cruz?
Saludos.