jueves, 18 de febrero de 2010

Una vez más, hielo en Béjar. Estreno por partida doble.

Aprovechando el fin de semana de los enamorados y que Gaspar tenía nueva pareja… de piolets, quiero decir…Decidimos estrenarlos en los hielos de nuestra zona, además estrenaríamos nosotros también la temporada de hielo, del hielo externo al vaso, porque el del vaso siempre lo tenemos de temporada. Unas llamadas de teléfono me sirvieron para enterarme de lo desperdigado que estaba The South Face Extreme Nisio Team por la península y que nuestro material se limitaba a una gorda y vieja cuerda, que fue la comidilla después, unas cuantas cintas y varios mosquetones. Total, que a las 7 horas pasaba a buscar a Gaspar, fuimos más o menos puntuales, básicamente lo de llegar tarde lo hacemos para hacer rabiar Borja… Mientras metíamos las cosas en el coche recibimos la llamada Foxi, se apuntaba también, en el aparcamiento de La Covatilla nos veríamos, además vendría Nana, la diversión estaba asegurada. Total que con mar de nubes comenzamos la caminata.



Una huella partía del aparcamiento en nuestra dirección, justo hacía el este. Pero a los pocos metros se bifurcaba. Dos opciones, cincuenta por ciento. Hacía mucho tiempo que iba por allí y sólo recordaba que el error nos llevaría directos a las escobas. Una huella mantenía la altura, era más ancha, la otra subía rápidamente, había que elegir, lo hicimos y acertamos. Acertamos, es decir, mantuvimos nuestra tradición, directos a las escobas. Demasiado altas para Nana, junto a la nieve blanda se le complicaba el avance. Ahí va feliz a hombros de Foxi. Por cierto, había que subir por el nevero para evitar las escobas altas.



Después de nuestra ración de escobas, salimos a un nevero que nos permitió ponernos en situación. Si os fijáis en las paredes del fondo, por uno de sus corredores subiríamos luego



Nana saltaba, corría y disfrutaba en la nieve contagiándonos su alegría. No paraba, así que no sale en la foto.



El circo de Hoya Hornillos lucía así de bien, mostrando todas sus posibilidades.



Habían dicho que sería un día helador, pero con el sol empezábamos a sudar.



Ahora sí, siguiendo la huella, en un momento estábamos sobre la cascada. A Nana le dio un poco de yuyu esto del hielo y nos costó una larga conversación convencerla para que bajara a la base.



Al llegar, una cordada había madrugado más que nosotros. Como Salamanca no es Nueva York, Gaspar conocía a uno de ellos, Mikel… Nos dieron el parte de hielo. Un poco justo en algunos sitios para tornillos, había dos capas, la reciente que estallaba bastante, pero en general estaba mejor de lo que aparentaba.



A nosotros siempre nos falta algún tornillo por lo que montamos por arriba y al lío. Mientras Foxi y Nana se despidieron, tenían compromisos. Habrá que repetir con más tiempo.



Cuánto nos queda por aprender…



Al poco, otro grupo llegó y luego otro. Se montaron varias reuniones y fuimos utilizando todas las cuerdas, no parábamos de subir y bajar. Nuestra vieja cuerda, con su parecido a una maroma de bergantín, se llevó varios comentarios, solamente entraba en las cestas más anchas.



Gaspar le pilló el truco en un momento.



Y llegaron unos conocidos de Palencia, habían tenido problemas con la furgoneta y llegaron bastante tarde, aún así aprovecharon el día. Aquí, Alberto gestionando un paso, éstos juegan en otra liga.



La niebla se empezó a meter dando imágenes curiosas...





Nosotros ya repetíamos algunas vías, aquí Gaspar contento con sus nuevos piolets.



La gente de Palencia aprovechaba el día hasta el final.



Tras dejar la zona como la cubitera de "Instinto básico", decidimos probar con algún pequeño corredor. Nos contaron que unos días antes cayó una pequeña avalancha por aquel que hicimos la última vez que anduvimos por aquí, desmontamos y nos fuimos en busca de otro.



En medio de la niebla vimos que un grupo estaba haciendo uno estrechito más a la derecha, lo iban asegurando. Nosotros, en nuestra línea, no llevábamos cacharros pero no nos pareció complicado y decidimos probar.



Bajo una fina capa de nieve encontramos hielo en buenas condiciones para progresar, que dirían los expertos. Además estaba tumbadito, nos preparamos para disfrutar.



En los laterales había más hielo y los piolets entraban perfectamente.



El paso más complicado estaba en la parte superior, pero llevábamos todo el día dándole y el hielo era bueno, simplemente subir pies y fácil para arriba.



La última parte estaba más pindia.



Salimos del corredor, metidos en la niebla para variar y para darle más ambiente.



Un bonito colofón para una jornada entretenida. Sólo quedaba bajar en la niebla de la Sierra de Béjar, como tantas otras veces.

6 comentarios:

Zieft dijo...

Un dia muy bien aprovechado

Borja dijo...

Yo quierooooo!!!!!

Bejaragüi dijo...

Nisios, nunca picais hielo en la zona de Hoya Mayor? Subiendo al Travieso por Candelario, las cascadas mas grandiosas...

Cienfuegos dijo...

Puff, yo no es que juegue en otra liga, yo es que debo jugar en otro deporte, porque eso me viene muuuy grande. Las fotos muy chulas, eso si.
Un saludo

Keducc dijo...

Que bueno Mr. Churches, estuvimos cerca ese sábado solo que haciendo cosas a años luz de dificultad (yo subiendo a la humilde Peña Negra, jeje)

Muy chulas vuestras cascadas, ese circo es precioso, estuve ayer por allí y había muuuuuchísima nieve.
Saludetes

Mr Churches dijo...

Bejaragüi: Pues varias veces hemos estado por allí y de hecho era nuestro objetivo para ese día, pero nos habían comentado que todavía les quedaba un poco para formarse y que estas tenían más grosor.